La Generalitat recuperará Ciudad de la Luz para convertir este espacio en un ‘atractivo’ de Alicante y la Comunitat Valenciana

El President anuncia que la Comisión Europea ha aceptado la cesión de todos los activos y pasivos de Ciudad de la Luz, que supuso una inversión de 343 millones de euros, al Gobierno valenciano

El Consell colaborará «de forma estrecha» para garantizar el cumplimiento de los compromisos alcanzados, que se concretarán en una próxima reunión entre ambas instituciones

El President de la Generalitat, Ximo Puig, ha avanzado que la Dirección General de la Competencia de Comisión Europea ha aceptado la cesión global de todos los activos y pasivos de Ciudad de la Luz al Gobierno valenciano, a través de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV).

El acuerdo permitirá recuperar las instalaciones de este complejo, que supuso una inversión pública de 343 millones de euros, y convertirlas «en un espacio vivo», que actúe como «instrumento para la promoción, el desarrollo y el empleo» y sea «un atractivo de la ciudad de Alicante y de toda la Comunitat Valenciana» ha explicado.

El jefe del Consell ha realizado estas declaraciones tras mantener una reunión de trabajo con el consejo de administración de Ciudad de la Luz en Alicante, donde ha asegurado que la Generalitat «colaborará de forma estrecha con la Comisión Europea en la gestión de Ciudad de la Luz para que se cumplan los requisitos que finalmente se alcancen» a la hora de emprender dicha operación.

En ese sentido, Puig ha explicado que ambas partes del procedimiento mantendrán próximamente una reunión en Bruselas con el objetivo de negociar algunos aspectos de los compromisos que ha fijado la Comisión Europea para garantizar que la operación, contribuya a restablecer la situación que existía en el mercado antes de la concesión de las ayudas destinadas al complejo.

«La definición final de los requisitos de la operación queda pendiente de la negociación final con la Comisión Europea», ha subrayado el President, quien ha añadido que el Consell «confía en que se logrará un acuerdo». En concreto, la Generalitat quiere convenir cuestiones relativas a los usos de las instalaciones de Ciudad de la Luz o a los plazos de prohibición a la realización de actividades económicas en dicho enclave.

Por su parte, la Comisión Europea ha fijado como requisitos que en el complejo solo se puedan desarrollar actividades no económicas durante un periodo de 15 años, tras el cual ya se podrán realizar actividades de este tipo; pero, para ello, la Generalitat deberá vender las instalaciones o alquilarlas.

Tal y como ha recordado el jefe del Consell, que ha expresado su satisfacción por el resultado de las gestiones realizadas por el Ejecutivo valenciano, «hace dos años, Ciudad de la Luz estaba destinada a desaparecer y, con ella, el patrimonio de los valencianos y las valencianas, lo que suponía tirar a la basura 343 millones de euros». «Era fundamental desactivar esta mina, producto de la gestión del anterior Ejecutivo», ha agregado.

Bajo esa premisa, el President ha asegurado que el Consell va a continuar impulsando una negociación con la Comisión Europea con el fin de plantear «un proyecto integral» para Ciudad de la Luz que contemple cuáles son los objetivos que asignarán este espacio. Y para dicha propuesta, ha señalado, el Gobierno valenciano tendrá en cuenta «a las autoridades locales y al resto de actores que puedan participar, como universidades y sectores empresariales».

En cualquier caso, Puig ha calificado la decisión adoptada por la Comisión Europea como una «muy buena noticia» para la ciudad de Alicante y el conjunto de la Comunitat Valenciana, y ha hecho hincapié en que este hecho demuestra que la Generalitat «es un gobierno fiable y creíble, que ha sido capaz de negociar y de decir la verdad».

Ciudad de la Luz es «un proyecto de toda la sociedad», ha aseverado el President, quien por ello se ha comprometido a trabajar para «relanzarlo» con una visión diferente, ha concluido.

Puig: ‘Hemos conseguido que se pase de la discusión del cambio del modelo de financiación a poner el 2017 como fecha para ese cambio’

El President de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado que la VI Conferencia de Presidentes Autonómicos ha permitido que «se pase de la discusión del cambio del modelo de financiación a poner el año 2017 como fecha para ese cambio».

«Hemos acordado que el 2017 sea el año del gran acuerdo por la financiación autonómica», ha indicado Puig en su comparecencia tras reunirse con el resto de presidentes de las comunidades y ciudades autónomas españolas.

El nuevo sistema de financiación autonómica deberá garantizar, tal y como ha explicado el jefe del Consell, la suficiencia económica de los territorios recogida en la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA). Se trata, ha dicho Puig, de «dar cobertura a la equidad entre los ciudadanos y al conjunto competencial transferido a las comunidades autónomas».

El President ha indicado que, durante su intervención, ha querido dejar patente la existencia del «problema valenciano: infrafinanciación, infrainversión y deuda». «Eso es lo que estamos visibilizando durante este tiempo, pero no desde la mirada únicamente de la Comunitat Valenciana, ya que pensamos que con nuestro modelo de financiación podemos ayudar a hacer del problema la solución», ha aclarado.

Para el President, la clave del nuevo modelo de financiación reside en lograr un sistema que permita «solucionar los problemas de la sociedad y garantizar singularidad entre territorios e igualdad entre ciudadanos». Según ha defendido, en la actualidad en España hay «asimetrías profundas» entre las comunidades autónomas que generan «problemas de competitividad» entre estas, «también en lo que se refiere a los ingresos desde el punto de vista fiscal».

Propuestas valencianas

La Conferencia de Presidentes ha aprobado, asimismo, dos de las propuestas realizadas por la Comunitat Valenciana en materia de violencia de género y ayuda a los refugiados, medidas que el President ha calificado como «especialmente importantes» para el Consell de la Generalitat.

Por un lado, se ha aprobado la creación de un pacto de Estado contra la violencia de género. A este respecto, Puig ha avanzado que, próximamente, tendrá lugar una comisión de las comunidades autónomas en el Senado con el objetivo de impulsar «todas las medidas posibles para, desde una estrategia común, intentar acabar con este drama que estamos viviendo».

Por otro lado, el jefe del Ejecutivo valenciano ha celebrado la puesta en marcha de su propuesta para la elaboración de un plan conjunto de todas las administraciones públicas que dé respuesta a la emergencia de los refugiados. Además, este proyecto permitirá buscar fórmulas para poder acoger en la Comunitat Valenciana a refugiados que, «en estos momentos, están muriéndose de frío».

Puig también ha destacado la voluntad de los presidentes autonómicos de que haya un acuerdo por la educación en el que intervengan la comunidad educativa, los grupos políticos y las comunidades autónomas.

Asimismo, ha destacado el acuerdo alcanzado sobre políticas activas de empleo que, según ha dicho, significará que las políticas derivadas del Fondo de Garantía Juvenil se residencien en las comunidades autónomas.