El Campello entre los peores ayuntamientos en su control interno según la Sidicatura

Catarroja y Almassora, Ayuntamientos de hasta 30.000 habitantes con mejor control interno, y El Campello, Calpe y Novelda, los peores

La Sindicatura de Comptes de la Comunitat Valenciana ha publicado el Informe Global sobre el Control Interno de los Ayuntamientos con Población entre 25.000 y 30.000 habitantes correspondiente al ejercicio 2015, del que se desprende que los consitorios de Catarroja (Valencia), Almassora y Vinaròs (Castellón) son los que tienen mejor control interno, mientras que los que han presentado peor puntuación han sido Calp, Novelda y El Campello (Alicante)

El conjunto de ayuntamientos fiscalizados han sido Algemesí, Almassora, Benicarló, Calp, El Campello, Catarroja, Crevillent, Novelda, Oliva, Onda, Quart de Poblet, Sueca, Vinarós, Xàtiva y Xirivella, según ha informado la Sindicatura en un comunicado.

El documento fiscaliza la eficiencia de cuatro aspectos dentro del día a día de los citados consistorios: el área de Gestión Administrativa, el área de Gestión Económico-Financiera, el Área de Intervención y el Área del Entorno Tecnológico.

El informe pone de manifiesto que ninguno de los ayuntamientos analizados estima ni el coste ni la financiación del mantenimiento de las inversiones que planifican. Asimismo, todos ellos incumplen la obligación de suministrar la información a la Base Nacional de Subvenciones.

La Sindicatura ha encontrado además que ninguno de los ayuntamientos fiscalizados tiene un Plan Estratégico que regule sus Sistemas de Información.

ENTORNO TECNOLÓGICO, PEOR EVALUACIÓN

Otras incidencias generalizadas han sido la existencia de valores prescritos o en riesgo de prescribir y la ausencia de un plan estratégico de los sistemas de información.

Por áreas, la mejor evaluada ha sido la de Gestión Administrativa, mientras que la de Entorno Tecnológico ha sido la que ha obtenido la peor calificación como consecuencia, en general, de la falta de un plan estratégico o de un plan anual de proyectos, o la falta de una relación escrita y aprobada adecuadamente de personas autorizadas para acceder al Centro de Proceso de Datos (CPD).

En el Área de Gestión Administrativa, las subáreas que presentan peor puntuación (con unos porcentajes sobre el total del 55,4% y el 58,3%, respectivamente) son la de ‘Secretaría, registro y actas’ y la de ‘Subvenciones’. En el primer caso se debe fundamentalmente a que los libros de actas y resoluciones no cumplen los requisitos legales o se cumplimentan con retraso, y también a la no adaptación de los ayuntamientos a las obligaciones impuestas por la Ley de Transparencia.

En el segundo caso es consecuencia de: un control insuficiente en la justificación de las subvenciones, la existencia de importes pendientes de justificar por subvenciones concedidas que ha vencido el plazo y el incumplimiento de la obligación de suministrar la información a la Base de Datos Nacional de Subvenciones.

INCUMPLIMIENTO DE PLAZOS EN CICLO PRESUPUESTARIO

En el Área de Gestión Económico-Financiera destacan como subáreas más problemáticas las de ‘Presupuestos’, ‘Recaudación’, ‘Contabilidad’ y especialmente la de ‘Gastos de inversión’, con unos porcentajes sobre el total del 66,3%, 63,8%, 64,7% y 29,0%, respectivamente. En el caso de la subárea de presupuestos, esta situación se explica por el incumplimiento de los plazos del ciclo presupuestario o la existencia de gastos que tuvieron que ser reconocidos como extrajudiciales.

Por otra parte, la falta de planificación de las inversiones y la previsión del coste y financiación para el mantenimiento posterior de éstas, son las causas de la debilidad que muestra la subárea de inversiones. La existencia de valores prescritos o en riesgo de prescribir explica la situación de la subárea de ‘Recaudación’.

El incumplimiento de los principios contables públicos destaca en la subárea de ‘Contabilidad’. En el Área de Intervención sobresale por su baja puntuación la subárea de ‘Control financiero y de eficacia’, con un porcentaje sobre el máximo posible del 52,1%, debido a que estos controles, en general, no se han
implantado.

Todas las subáreas del Área del Entorno Tecnológico presentan unos porcentajes inferiores al 50,0% sobre el máximo posible, destacando la de organización del área informática (con un 35,2%) y la de operaciones en los sistemas de información (con un 39,7%). Esta baja puntuación tiene su origen en la falta de un plan estratégico o de un plan anual de proyectos y la ausencia de una relación escrita y aprobada de personas autorizadas para acceder al Centro de Proceso de Datos, han indicado.

VINARÒS, MEJOR GESTIÓN ADMINISTRATIVA

Destacan por su mayor puntuación global los ayuntamientos de Catarroja y Almassora con 38.605 y 38.300 puntos, respectivamente.

Cuando se compara la valoración de los ayuntamientos por áreas, el de

Vinaròs ha obtenido la mejor puntuación en el Área de Gestión

Administrativa (un 79,9% sobre el máximo posible).

El de Catarroja en el Área de Gestión Económico-Financiera (un 82,7%), mientras que el de Almassora obtiene un 85,8% en el Área de Intervención y el de Crevillent un 72,7% en el Área del Entorno Tecnológico.

Esquerra Unida denuncia a la Sindicatura de Comptes 7 años de irregularidades en infracciones urbanísticas.

Esquerra Unida denuncia a la sindicatura de comptes las irregularidades detectadas en las liquidaciones municipales en la partida de infracciones urbanísticas desde hace más de 7 años.

SindicLa formación de izquierdas denuncia que la partida de deudas pendientes de pago en concepto de infracciones urbanísticas desde hace más de 7 años no reflejan la totalidad de lo que se adeuda al consistorio, sino solo las sanciones realmente pagadas. Una cantidad pendiente de pago de 350.000€ que no esta contabilizada en ninguna parte. Este procedimiento de contabilización, aunque no es legal, si se basa en el principio de prudencia. Es decir, no se legitiman estos importes para poder ser gastados, y no se estaría obligado a autorizar pagos contra esos ingresos, algo coherente si no se desea contraer préstamos bancarios.

Sin embargo, el departamento de intervención, encargado de la elaboración de las liquidaciones presupuestarias, desconoce las sanciones urbanísticas interpuestas y no tiene registrado extra-presupuestariamente estas deudas como ingresos futuros no datables (sin fecha). En las memorias de las liquidaciones desde el año 2007 intervención tampoco se ha referido en ningún momento a esta metodología, acogida al principio de prudencia.

El plazo de prescripción de las sanciones en infracciones urbanísticas es de 4 años, por tanto se desconoce si existen algunas de estas ya prescritas, pues no se tienen registradas en las liquidaciones entregadas a la sindicatura de comptes. También resulta bastante sospechoso que en los años del “boom inmobiliario” 2007 y 2008 no exista ningún decreto de resolución de sanción urbanística, además de que en estos últimos 7 años tampoco se ha cancelado ningún derecho de deuda.

La portavoz del grupo municipal de Esquerra Unida en el Ayuntamiento de El Campello, Raquel Pérez señala que creemos necesario que la Sindicatura de Comptes tenga conocimiento de estas estrategias contables y por ello lo hemos puesto en su conocimiento. Tener 350.000€ pendiente de cobro en el limbo contable es extraño y oscuro, durante los últimos dos años se ha tenido un abultado superavit y el principio de prudencia no lo entiendo aplicable, la ley es clara y transparente en su regulación y no permite estas tramitaciones. Este ayuntamiento precisa urgentemente una auditoria interna que esclarezca no solo esta partida sino otras con ingresos estimativos que puedan haberse contabilizado de la misma forma.