FGV iniciará este año la rehabilitación del viaducto del Barranco de Aguas de la Línea 1 del TRAM d’Alacant en El Campello

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) iniciará en el presente año el proyecto de reparación, rehabilitación y mejora del viaducto situado en el barranco de Aguas de la Línea 1 del TRAM d´Alacant (Luceros-Benidorm), en el término municipal de El Campello. El importe de la actuación es de 2.124.578 euros, IVA incluido.

Como parte del proyecto está prevista la sustitución del actual tablero metálico por otro nuevo con losa superior de hormigón y actuar sobre diferentes elementos de la subestructura. A su vez, se instalarán nuevos equipos de superestructura de vía y de comunicaciones.

Esta acción forma parte de los trabajos que realiza FGV en el conjunto de la red del TRAM d´Alacant para mejorar las condiciones de seguridad y calidad del servicio que se presta a los usuarios de FGV en Alicante.

El viaducto metálico del barranco de Aguas fue construido entre los años 1912 y 1914, como parte de la primera fase de construcción de la línea Alicante-Dénia, con materiales propios de aquella época.

La actual red del TRAM d´Alacant tiene su origen en esta línea que se inauguró entre Alicante y Altea el día 28 de octubre de 1914, y entre Altea y Dénia el 11 de julio de 1915, con una longitud total de 92,7 kilómetros.

En su momento, se construyeron 2,5 kilómetros de túneles, 7 viaductos, 17 puentes metálicos de más de 8 metros, 38 pasos inferiores o superiores, 25% del trazado en curvas de radio inferior a 500 metros, 35 kilómetros del trazado en terraplén y 40 kilómetros en trincheras, de vía única en su totalidad.

FGV licita las obras de rehabilitación y reparación del viaducto del barranco de Aguas de la Línea 1 del TRAM d´Alacant en El Campello

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha iniciado el proceso de licitación del proyecto de reparación, rehabilitación y mejora del viaducto situado en el barranco de Aguas de la Línea 1 del TRAM d´Alacant (Luceros-Benidorm), en el término municipal de El Campello.

El importe de licitación, según publica hoy el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV), es de 2.999.968 euros, con un plazo de ejecución de siete meses tras la adjudicación y firma del contrato. A su vez se ha licitado también la dirección de obra y asistencia técnica del proyecto.

Como parte del proyecto está prevista la sustitución del actual tablero metálico por otro nuevo con losa superior de hormigón y actuar sobre diferentes elementos de la subestructura. A su vez se instalarán nuevos equipos de superestructura de vía y de comunicaciones.

Esta acción forma parte de los trabajos que realiza FGV en el conjunto de la red del TRAM d´Alacant para mejorar las condiciones de seguridad y calidad del servicio que se presta a los usuarios de FGV en Alicante.

El viaducto metálico del barranco de Aguas fue construido entre los años 1912 y 1914, como parte de la primera fase de construcción de la línea Alicante-Dénia, con materiales propios de aquella época.

La actual red del TRAM d´Alacant tiene su origen en esta línea que se inauguró entre Alicante y Altea el día 28 de octubre de 1914, y entre Altea y Dénia el 11 de julio de 1915, con una longitud total de 92,7 kilómetros.

En su momento se construyeron 2,5 kilómetros de túneles, 7 viaductos, 17 puentes metálicos de más de 8 metros, 38 pasos inferiores o superiores, 25% del trazado en curvas de radio inferior a 500 metros, 35 kilómetros del trazado en terraplén y 40 kilómetros en trincheras, de vía única en su totalidad.

La Generalitat destina 4.330.000 euros a la recuperación de las infraestructuras turísticas del litoral tras los efectos del temporal

La Comisión Interdepartamental para el Seguimiento y la Coordinación de la Postemergencia ha aprobado el inicio de las acciones necesarias para la puesta a punto de todas las infraestructuras turísticas afectadas por el temporal

El secretario autonómico de Turisme destaca la agilidad con la que se han llevado a cabo los trabajos de identificación y valoración de los

La Comisión Interdepartamental para el Seguimiento y la Coordinación de la Postemergencia ha aprobado que se inicie, con carácter de urgencia, el procedimiento para la dotación presupuestaria con cargo al Fondo de Contingencia 2017, para llevar a cabo las acciones necesarias que permitan la puesta a punto de todas las infraestructuras turísticas que se vieron afectadas por el temporal de lluvia y viento del pasado mes de enero.

En concreto, y según la valoración llevada a cabo por la Agència Valenciana del Turisme (AVT), el importe estimado de los daños para todos los municipios de la Comunitat Valenciana asciende a 4.330.000 euros.

En este sentido, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, ha destacado la agilidad con la que los técnicos de AVT han llevado a cabo los trabajos de identificación y valoración y ha recordado que, de forma inmediata tras el temporal, «nos reunimos con los ayuntamientos afectados para que este proceso se completara lo antes posible y centrarnos en la recuperación de nuestra imagen como destino turístico».

Colomer ha hecho hincapié en que «ahora debemos persuadir a Costas para que también esté a la altura de las circunstancias y para que las playas estén cuando llegue la temporada y no después, en perfecto estado de revista». «No se espera otra cosa de los poderes públicos», ha añadido.

Cabe tener en cuenta que la intensidad de las lluvias provocaron grandes desperfectos en el conjunto de las infraestructuras turísticas del litoral, como son la rotura en los sistemas de captación de agua para las estaciones de bombeo o su inundación, pérdida de pasarelas, papeleras, infraestructuras higiénicas y/o lúdico-deportivas.

En este sentido, tal como se ha apuntado desde la AVT, uno de los problemas más repetidos ha sido el enterramiento de lavapiés y la rotura de sus conexiones, así como el desplome de elementos lúdicos y deportivos al desplazarse las cimentaciones desde su lugar inicial.

A ello se suma el gran número de municipios afectados que, de norte a sur de la Comunitat son: Vinarós, Benicarló, Peñiscola, Alcalá de Xivert, Torreblanca, Cabanes, Orpesa, Benicàssim, Castellón de la Plana, Almassora, Burriana, Nules, Moncofa, Chilches, la Llosa y Almenara en la Provincia de Castellón, Canet d’En Berenguer, Puçol. El Puig, La Pobla de Farnals, , Massamagrell, Mediana, Alboraia, Valencia, El Perelló, Sueca, Mareny de Barraquetes, Cullera, Tavernes de la Valldigna, Xeraco, Gandia, Daimús, Guardamar de la Safor, Bellreguard, Miramar, Piles y Oliva en la Provincia de Valencia. Dénia, Xàbia, Teulada, Benissa, Calpe, Altea, L’Alfàs del Pi, Benidorm, Finestrat, la Vila Joiosa, El Campello, Alicante, Elx, Santa Pola, Guardamar del Segura, Torrevieja, Orihuela, y Pilar de la Horadada en la Provincia de Alicante. En concreto, el balance de daños de la provincia de Castellón ascienda a 824.000 euros, en la de Valencia a 1.782.000 y a un total de 1.674.000 en Alicante.

El secretario autonómico de Turisme ha hecho hincapié en «el esfuerzo que se ha realizado desde la AVT para iniciar los trabajos lo antes posible, junto con la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, que dirige José María Ángel», al tiempo que ha apuntado que «esperamos que los trámites administrativos y el resto de acciones que afectan a la fachada litoral se enmarquen también en un calendario propicio para que las playas estén en condiciones de recibir a los turistas, tanto en la campaña de Semana Santa como en verano». En este sentido, ha destacado también que «finalmente la cuantificación de daños es más elevada de lo que se había estimado en un principio, pero haremos todos los esfuerzos que estén en nuestra mano para que el Mediterráneo siga siendo imagen de calidad de nuestra Comunitat».