Alicante acogerá uno de los tres grandes centros para refugiados de Ucrania

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado este sábado que la provincia de Alicante dispondrá de uno de los tres centros de acogida más importantes para personas refugiadas de Ucrania en España. Puig ha adelantado esta información tras su reunión con el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños.

El jefe del Consell ya ha ofrecido al Ministerio de Migraciones varios espacios en los que se podría instalar el centro de recepción para las personas que han salido de Ucrania debido a la guerra iniciada por Rusia hace diez días. Puig ha garantizado la «unidad de acción y la capacidad de cooperación» entre ambas instituciones.

Bolaños ha explicado que han hablado con el ministro de Inclusión y Migraciones, José Luis Escrivá, para concretar aspectos del sistema de acogida a los ucranianos que terminan en España, a los que se quiere demostrar que «España es solidaria».

El presidente Puig también ha comunicado que la próxima semana se enviará el primer «convoy solidario» de la Comunitat Valenciana con Ucrania, para lo cual se está haciendo recogida de material en los tres centros logísticos habilitados: Feria Valencia, la Ciudad de la Luz en Alicante y un espacio cedido por la Diputación de Castelló.

La directora general de Coordinación del Diálogo Social, Zulima Pérez, es la encargada de coordinar esta acción logística y pidió a la población «una cierta contención» a la hora de dar material, ya que en algunos momentos puede haber» un exceso de aportación» que puede «distraer del objetivo de cooperar de forma adecuada».

La Generalitat recuperará Ciudad de la Luz para convertir este espacio en un ‘atractivo’ de Alicante y la Comunitat Valenciana

El President anuncia que la Comisión Europea ha aceptado la cesión de todos los activos y pasivos de Ciudad de la Luz, que supuso una inversión de 343 millones de euros, al Gobierno valenciano

El Consell colaborará «de forma estrecha» para garantizar el cumplimiento de los compromisos alcanzados, que se concretarán en una próxima reunión entre ambas instituciones

El President de la Generalitat, Ximo Puig, ha avanzado que la Dirección General de la Competencia de Comisión Europea ha aceptado la cesión global de todos los activos y pasivos de Ciudad de la Luz al Gobierno valenciano, a través de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV).

El acuerdo permitirá recuperar las instalaciones de este complejo, que supuso una inversión pública de 343 millones de euros, y convertirlas «en un espacio vivo», que actúe como «instrumento para la promoción, el desarrollo y el empleo» y sea «un atractivo de la ciudad de Alicante y de toda la Comunitat Valenciana» ha explicado.

El jefe del Consell ha realizado estas declaraciones tras mantener una reunión de trabajo con el consejo de administración de Ciudad de la Luz en Alicante, donde ha asegurado que la Generalitat «colaborará de forma estrecha con la Comisión Europea en la gestión de Ciudad de la Luz para que se cumplan los requisitos que finalmente se alcancen» a la hora de emprender dicha operación.

En ese sentido, Puig ha explicado que ambas partes del procedimiento mantendrán próximamente una reunión en Bruselas con el objetivo de negociar algunos aspectos de los compromisos que ha fijado la Comisión Europea para garantizar que la operación, contribuya a restablecer la situación que existía en el mercado antes de la concesión de las ayudas destinadas al complejo.

«La definición final de los requisitos de la operación queda pendiente de la negociación final con la Comisión Europea», ha subrayado el President, quien ha añadido que el Consell «confía en que se logrará un acuerdo». En concreto, la Generalitat quiere convenir cuestiones relativas a los usos de las instalaciones de Ciudad de la Luz o a los plazos de prohibición a la realización de actividades económicas en dicho enclave.

Por su parte, la Comisión Europea ha fijado como requisitos que en el complejo solo se puedan desarrollar actividades no económicas durante un periodo de 15 años, tras el cual ya se podrán realizar actividades de este tipo; pero, para ello, la Generalitat deberá vender las instalaciones o alquilarlas.

Tal y como ha recordado el jefe del Consell, que ha expresado su satisfacción por el resultado de las gestiones realizadas por el Ejecutivo valenciano, «hace dos años, Ciudad de la Luz estaba destinada a desaparecer y, con ella, el patrimonio de los valencianos y las valencianas, lo que suponía tirar a la basura 343 millones de euros». «Era fundamental desactivar esta mina, producto de la gestión del anterior Ejecutivo», ha agregado.

Bajo esa premisa, el President ha asegurado que el Consell va a continuar impulsando una negociación con la Comisión Europea con el fin de plantear «un proyecto integral» para Ciudad de la Luz que contemple cuáles son los objetivos que asignarán este espacio. Y para dicha propuesta, ha señalado, el Gobierno valenciano tendrá en cuenta «a las autoridades locales y al resto de actores que puedan participar, como universidades y sectores empresariales».

En cualquier caso, Puig ha calificado la decisión adoptada por la Comisión Europea como una «muy buena noticia» para la ciudad de Alicante y el conjunto de la Comunitat Valenciana, y ha hecho hincapié en que este hecho demuestra que la Generalitat «es un gobierno fiable y creíble, que ha sido capaz de negociar y de decir la verdad».

Ciudad de la Luz es «un proyecto de toda la sociedad», ha aseverado el President, quien por ello se ha comprometido a trabajar para «relanzarlo» con una visión diferente, ha concluido.

Puig destaca el potencial de la ‘alianza’ entre los sectores público y privado para desarrollar la capacidad estratégica de la Volvo Ocean Race

– El jefe del Consell ha participado en la constitución del Comité Institucional del evento
– Subraya que la «transparencia» y la «eficiencia» son objetivos prioritarios del Consell para la nueva edición

El President de la Generalitat, Ximo Puig, ha remarcado el potencial de «la alianza entre lo público y lo privado» para desarrollar la capacidad estratégica de la Volvo Ocean Race y, de esta manera, incidir en el sector turístico y en el «reposicionamiento reputacional» de la Comunitat Valenciana.

Así se ha expresado el jefe del Consell después de participar en la constitución del Comité Institucional de la Volvo Ocean Race, en la que también ha estado presente el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler. La regata saldrá el próximo 22 de octubre de 2017 desde Alicante y concluirá a finales de junio en La Haya (Holanda).

Durante su intervención, el President ha remarcado que, en la próxima edición, por primera vez, «no va a haber externalización en la concepción del desarrollo económico» del evento. Puig ha puntualizado que se contará, no obstante, con las aportaciones del sector privado y que el objetivo del Consell es garantizar la «máxima transparencia y eficiencia».

Asimismo, ha incidido en el compromiso de la Generalitat con la provincia de Alicante, ya que, tal y como ha señalado, una de las finalidades de este evento deportivo es «ayudar a coser» el territorio valenciano. «Me gustaría que ciudadanos de Castellón o de Valencia vieran esta celebración como algo suyo y que, a través de la Volvo, conozcan mejor Alicante», ha afirmado.

Además, el President ha remarcado la «evidente repercusión mediática» de la Volvo Ocean Race que, tal y como ha indicado, movilizará a más de 900 periodistas, el 55% de ellos corresponsales de medios extranjeros. De esta manera se conseguirán, según Puig, «grandes retornos» para Alicante, y se contará con una oportunidad para transmitir los valores de «igualdad, solidaridad, inclusión y defensa de la cultura», propios de los valencianos y las valencianas.

Por otro lado, Ximo Puig ha indicado que la celebración de esta regata es «una buena aportación al nuevo paradigma de la Comunitat Valenciana, basado en el trabajo, la honradez, la estabilidad y la cohesión social».

Después de la constitución del Comité Institucional de la regata, el President de la Generalitat también ha participado en el inicio del año ‘Alicante 2017 puerto de salida de la vuelta al mundo de vela’, celebrado en la Plaza del Mar de la capital alicantina.

Puig: ‘Hemos conseguido que se pase de la discusión del cambio del modelo de financiación a poner el 2017 como fecha para ese cambio’

El President de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado que la VI Conferencia de Presidentes Autonómicos ha permitido que «se pase de la discusión del cambio del modelo de financiación a poner el año 2017 como fecha para ese cambio».

«Hemos acordado que el 2017 sea el año del gran acuerdo por la financiación autonómica», ha indicado Puig en su comparecencia tras reunirse con el resto de presidentes de las comunidades y ciudades autónomas españolas.

El nuevo sistema de financiación autonómica deberá garantizar, tal y como ha explicado el jefe del Consell, la suficiencia económica de los territorios recogida en la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA). Se trata, ha dicho Puig, de «dar cobertura a la equidad entre los ciudadanos y al conjunto competencial transferido a las comunidades autónomas».

El President ha indicado que, durante su intervención, ha querido dejar patente la existencia del «problema valenciano: infrafinanciación, infrainversión y deuda». «Eso es lo que estamos visibilizando durante este tiempo, pero no desde la mirada únicamente de la Comunitat Valenciana, ya que pensamos que con nuestro modelo de financiación podemos ayudar a hacer del problema la solución», ha aclarado.

Para el President, la clave del nuevo modelo de financiación reside en lograr un sistema que permita «solucionar los problemas de la sociedad y garantizar singularidad entre territorios e igualdad entre ciudadanos». Según ha defendido, en la actualidad en España hay «asimetrías profundas» entre las comunidades autónomas que generan «problemas de competitividad» entre estas, «también en lo que se refiere a los ingresos desde el punto de vista fiscal».

Propuestas valencianas

La Conferencia de Presidentes ha aprobado, asimismo, dos de las propuestas realizadas por la Comunitat Valenciana en materia de violencia de género y ayuda a los refugiados, medidas que el President ha calificado como «especialmente importantes» para el Consell de la Generalitat.

Por un lado, se ha aprobado la creación de un pacto de Estado contra la violencia de género. A este respecto, Puig ha avanzado que, próximamente, tendrá lugar una comisión de las comunidades autónomas en el Senado con el objetivo de impulsar «todas las medidas posibles para, desde una estrategia común, intentar acabar con este drama que estamos viviendo».

Por otro lado, el jefe del Ejecutivo valenciano ha celebrado la puesta en marcha de su propuesta para la elaboración de un plan conjunto de todas las administraciones públicas que dé respuesta a la emergencia de los refugiados. Además, este proyecto permitirá buscar fórmulas para poder acoger en la Comunitat Valenciana a refugiados que, «en estos momentos, están muriéndose de frío».

Puig también ha destacado la voluntad de los presidentes autonómicos de que haya un acuerdo por la educación en el que intervengan la comunidad educativa, los grupos políticos y las comunidades autónomas.

Asimismo, ha destacado el acuerdo alcanzado sobre políticas activas de empleo que, según ha dicho, significará que las políticas derivadas del Fondo de Garantía Juvenil se residencien en las comunidades autónomas.

Puig aboga por el diálogo para establecer un nuevo modelo de gestión de residuos basado en la sostenibilidad ambiental

El President confía en que se alcancen acuerdos «para que la gestión de residuos sea una oportunidad para aprovechar mejor los recursos y para mejorar el medio ambiente»

Entre los objetivos del Consell se encuentra hacer de la sostenibilidad ambiental un eje transversal de las nuevas políticas en este ámbito

El President de la Generalitat, Ximo Puig, ha abogado por el diálogo entre todos los sectores y los agentes económicos y sociales para establecer un nuevo modelo de gestión de residuos basado en la sostenibilidad ambiental.

Así se ha pronunciado el jefe del Consell durante la inauguración de las jornadas ‘Tornar el casc 2.0. La gestió dels residus al segle XXI’, donde ha estado acompañado por la consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián.

Puig ha destacado el «intenso» proceso de diálogo y negociación con todos los sectores involucrados en la gestión de residuos con el objetivo de establecer un «modelo valenciano», esto es, una propuesta adaptada a las propias características de la Comunitat y a su tipo de comercio y que se implante «en las mejores condiciones».

«Estoy seguro de que, con el esfuerzo de todos y todas, alcanzaremos los acuerdos necesarios para que la gestión de residuos sea una oportunidad para aprovechar mejor los recursos y para mejorar el medio ambiente», ha subrayado Puig, que ha enfatizado que este cometido se logrará a través del diálogo y «sin imposiciones».

El President ha indicado que uno de los objetivos del Consell es hacer de la sostenibilidad ambiental un eje transversal y ha añadido que la gestión de los residuos, «que está en el corazón de los impactos ambientales y en el centro de las políticas para mitigar el cambio climático», seguirá este criterio.

Entre las políticas de las que se hablará en esta jornada ‘Tornar el casc 2.0. La gestió dels residus al segle XXI’, se encuentran los Sistemas de Depósito y Retorno, unas propuestas que están siendo sometidas a debate también en instituciones europeas e internacionales, según ha recordado Puig.

«La Unión Europea tiene la firme voluntad de aumentar los objetivos de reciclaje y reutilización, que se consideran actualmente insuficientes», ha indicado el President, que ha puntualizado que varios comités del Parlamento Europeo están trabajando en la propuesta de la Comisión de modificación de las directivas marco sobre envases, residuos, residuos marinos y vertederos. Entre ellos se encuentra el Comité de Industria, Investigación y Energía, «que ha elaborado una lista de instrumentos económicos y normativos para conseguir alcanzar los nuevos objetivos de reciclaje, en la que se incluye, entre otros, el Sistema de Depósito».

Dado que se trata de unos objetivos «que están están en el centro del horizonte europeo», pero también en el de varias comunidades autónomas españolas, como Cataluña, Baleares y Navarra, la Comunitat Valenciana no puede quedar al margen de este debate, según ha defendido Puig.

«Nos une la voluntad de mejorar la vida de los valencianos y valencianas y proteger y cuidar nuestro bien más preciado: una tierra maravillosa y única y un medio ambiente privilegiado», ha asegurado Puig, que también ha destacado el valor que el entorno tiene para un sector económico «vital» como es el del turismo.

Economía circular

Por otro lado, tal y como ha asegurado Puig, la Comunitat Valenciana «ha sido capaz de generar un modelo de comercio con empresas que hoy son referente nacional e internacional por su capacidad de innovación y de organización», por lo que la pretensión del Consell es que ese modelo «de éxito» integre «mejor» la dimensión ambiental.

«Sabemos que una economía más respetuosa con el medio ambiente es más productiva», ha dicho Puig, para quien es necesario conseguir una economía «circular, respetuosa con el planeta y con su clima, que compatibilice la generación de empleo y riqueza al tiempo que se evitan los impactos negativos sobre el medio ambiente».

Por su parte, la consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural ha destacado que la política de residuos de la conselleria incluye una vertiente fundamental de construcción de infraestructuras y también otra centrada en una gestión mucho más eficiente mediante la separación de los materiales en origen.

«Por ello, son tan importantes los dos proyectos en los que hemos estado trabajando mucho tiempo, con muchísima participación, con mucho diálogo, dando voz a empresarios y a asociaciones de distribuidores y consumidores, entre otros», ha señalado.

En este sentido, ha precisado que, por un lado, se encuentra la separación de residuos orgánicos para poder generar compost de máxima calidad cuyo uso permita cubrir la necesidad de materia orgánica en los suelos de la Comunitat Valenciana y, por otro lado, figura la aplicación del Sistema de Depósito, Devolución y Retorno, «que significa incluir al ciudadano en la toma de decisiones, incentivar un buen comportamiento reciclador y, sobre todo, incidir en esa separación en origen».

«Todo esto tiene unos beneficios ambientales -ha resaltado Cebrián-, dado que evita la contaminación con materiales abandonados en playas, campos, acequias o el mar, con todas las implicaciones que esto tiene para la vida marítima».

Además, tiene una implicación económica «muy importante», ya que «se estaba desperdiciando un recurso que se puede hacer entrar en la cadena de producción». Se trata, entonces, de una «puesta en práctica de la economía circular que tiene sus beneficios en cuanto a ahorro de materiales, generación de recursos o creación de oportunidades de empleo», ha agregado la consellera.

Asimismo, se trata también, según Cebrián, de una apuesta por un valor «más intangible, pero igualmente importante, como es el valor paisajístico, de imagen, con una incidencia tremenda sobre el sector turístico». Todo ello supone una política de gestión de residuos «muy ambiciosa, que tiene que recuperar muchos años perdidos».

«El Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) incide en aquellos materiales, residuos de envases, que no entran en el circuito de gestión. Por ello, es importante establecer un sistema compartido con la sociedad, con todos los agentes que inciden en lo que, al final, es una cadena logística, para que podamos hacer que esos envases entren separados en el sistema de gestión y tratamiento», ha explicado.

Además, el sistema «puede aportar un ahorro en los gastos que tienen que hacer los ayuntamientos en la recogida y limpieza de todo aquello que no entra en el sistema, que tenemos estimado que alcanza a millones de envases que, de otro modo, pueden acabar en acequias, playas, ciudades o jardines».