EL PODER DE LO PRÓXIMO

Ángel Sánchez
Opinión: EL PODER DE LO PRÓXIMO

En su libro (del mismo título que la de éste texto de opinión), el profesor Joan Subirats platea la necesidad de ver las administraciones municipales como un escenario “en el que la proximidad emerge como poder capaz de articular soluciones adecuadas a los problemas concretos y reales de la ciudadanía”. Pero, si una persona de otro planea aterrizase en El Campello y asistiese a un pleno municipal, quizá la impresión que se formaría sería todo lo contrario: se desperdicia la oportunidad de abordar los problemas concretos y reales de la ciudadanía en beneficio de la repetición del debate estatal en cuestiones como la identidad, el género, los derechos sociales, civiles y políticos. Evidentemente, no estoy, a priori, en contra de que en el seno del órgano representativo por excelencia se planteen debates sobre éstos temas, pero lo que sí pediría es que la dimensión local condicionase ese debate en el contexto político y legal para el que elegimos a nuestros representantes locales.

Está claro que todas las generalizaciones acarrean injusticias, y es cierto que hay propuestas de grupos políticos que sí inciden en realidades de nuestro municipio: Calle San Ramón, transporte urbano, protección del medio ambiente y del patrimonio cultural e histórico, etc. Pero éstas cuestiones se diluyen en el debate generalista que traslada a lo local el debate político y mediático, pero sin que se concrete en cuanto al contexto concreto de nuestro pueblo.

Lo local es un aspecto de la política poco o muy poco abordado en el análisis político más allá de lo jurídico o de críticas concretas a acciones concretas. Pero se pierde la perspectiva cuando el debate se generaliza, más allá del marco competencial e incluso legal de la administración pública para el que fueron elegidos y elegidas los representantes políticos. Más política local rompería ese argumento que considera la considera como mera gestión, donde las propuestas de los diferentes partidos tienen pocas diferencias. Abordar los grandes temas que la política estatal trata, en mi opinión, forma parte de una especie de relato donde los argumentos se plantean en función de la imagen que quiere darse como parte de una organización o una ideología. Pero de igual manera, abordando políticas concretas, criticando políticas concretas o enmendando las propuestas del gobierno se puede introducir el debate político e ideológico que ahora parece circunscribirse a esos “grandes temas”, que insisto, siendo importante, creo que forma más parte de la acción partidaria que de la institucional, al menos en el tono, con el tiempo y esfuerzo que ahora se hace.

La democracia local se basa en tres elementos o tres niveles: el Pleno, el Alcalde y la Junta de gobierno. La calidad de nuestra democracia pasa por analizar cada nivel en el contexto local, y en la actualidad, en el Pleno municipal muy pocos y no siempre han asumido la premisa de lo local como el compromiso prioritario de su acción política. La estructura territorial, con sus niveles de autogobierno, determina los roles de cada nivel de representación, por lo que la constante transferencia de roles, si perjudica a algún nivel, es al local.

La existencia de posiciones polarizadas y radicales quedarán claramente en entredicho si las cuestiones sobre las que se discute son de interés municipal, pues la virtud de lo local es que las posiciones ideológicas debe tener un encaje en el modelo de municipio que cada cual propone y defiende desde lo posible y viable: en los derechos sociales, en las infraestructuras, en cómo se gestionan los servicios, en cuantas zonas verdes se crean y cómo se mantienen, en el número de becas o programas extraescolares y a quién van dirigidos, en la accesibilidad de nuestro entorno urbano, en el compromiso con el empleo local, con los jóvenes, con nuestros mayores, con las familias en situación de riesgo, etc. La agenda es amplia y diversa, pero, por lo que se ve, no siempre coincide con la que los partidos manejan.

Y termino. Más localismo significa más política y menos polarización, algo que con toda seguridad beneficiaría la recuperación de la necesaria conexión de la política con la sociedad a la que quiere representar. ¿Los y las políticos locales representan cómo es nuestro municipio, representan como quieren que fuera nuestro pueblo?.

Las elecciones tienen un componente que en ocasiones se obvia: el mandato representativo. La expresión de las preferencias políticas tiene diferentes dimensiones: la personalización de los y las candidatos, la identificación ideológica, la afinidad partidaria. Pero todas estas dimensiones se encuentran en un marco concreto: la democracia local. Lograr una mejor democracia, en mi opinión pasa por reforzar las políticas concretas, dotandolas de una dimensión municipal y, por lo tanto de proximidad, el mejor argumento contra la demagogia y el populismo.

¡QUE MALA ES LA IGNORANCIA!

Ángel Sánchez
Opinión: ¡QUE MALA ES LA IGNORANCIA!

La ciudadanía nos alimentamos ( y retroalimentamos) a través de los medios que tenemos a nuestra disposición. Es evidente que la información la buscamos o la recibimos desde diferentes medios, aunque en el ámbito local éstos son reducidos, algo que promueve lo que popularmente se denomina “rumorología”. Por otro lado, los nuevos instrumentos de comunicación e interacción en línea (webs, redes, etc) influyen también en la creación de opiniones y juicios sobre los diferentes temas que se consideran de interés colectivo. Pero, a diferencia de los medios tradicionales, la multidireccionalidad de las nuevas plataformas digitales, además de informarnos, además de opinar, nos transmiten, en ocasiones, informaciones contradictorias e incluso falsas. Y cuando, sin opinar, damos nuestra “ignorante” opinión, estamos expuestos a que aquellos que sí poseen esa información nos señalen, además de como “ignorantes”, incluso como presuntos manipuladores intencionados.

Los que estamos acostumbrados a que nos señalen, ya sea por nuestras opiniones publicadas o simplemente por expresar nuestras posiciones, evidentemente relativizamos a ese dedo acusador pero, ¿y la ciudadanía?, ¿eh, y la ciudadanía?.

La administración local reúne una serie de características concretas. Y una de ellas es la proximidad y la posibilidad de articular mecanismos eficientes de información (primer y fundamental escalón de la participación). Esto, en un contexto de “transparencia”, como exigencia de calidad democrática, es uno de los requisitos para empoderar a la ciudadanía en el primer nivel: la información. La complejidad de la administración y sus procesos deben ser simplificados a través de la construcción de mensajes claros y concretos para que la ciudadanía pueda formarse un juicio mínimo lo más aproximado a la realidad. Como decía, lo que puede ocurrir es que, si ésto no se produce, lo que se propicia es que digamos, o lo primero que se nos ocurra, o incluso, armados de argumentos, señalemos situaciones que pueden o no corresponder a esa realidad que, por desconocida, puede inducirnos e inducir a otros a construir opiniones erróneas.

Pero, como reza esa máxima tan conocida, “la información es poder”, la impresión que personalmente tengo al respecto es que a los que acaparan el poder (conste que digo “acaparan” y no ostentan, con toda la intención) no tienen demasiada voluntad de facilitar una información ágil y veraz siempre que no pase por su control.

La política es conflicto, y la democracia lo que nos ofrece es la posibilidad de, a través de diferentes mecanismos, resolver de forma pacífica y dialogada las diferentes opiniones o concepciones social y políticas, aunque sea de forma temporal (la virtud de nuestro sistema democrático radica en esa temporalidad “cuatrianual”, donde la ciudadanía soberana puede ratificar o modificar gobiernos. Pero la política también es información, o dicho de otra manera: la política es comunicación. Y dados los reducidos medios privados ( alguno de ellos estigmatizado de forma incomprensible a la vista de la exigua participación de la institución en ellos desde una perspectiva informativa, aunque no así desde el propagandístico) y los inexistentes medios públicos ( inexistentes no porque no existan, sino porque se renuncia a una estrategia verdaderamente democrática que propicie que la información fluya de forma veraz), sólo nos queda internet y las redes sociales. Pero éste nuevo ecosistema informativo tampoco es asumido como herramienta aunque si como instrumento, insisto, de propaganda personal y política ( conste que digo, de forma intencionada, propaganda).

Creo humildemente que la ignorancia informativa política es desconocimiento o desinformación que no beneficia a nuestra ya sufrida democracia, aunque es posible que si lo haga a esa concepción instrumental que algunos todavía mantienen del mandato representativo, pese a la necesidad de mejorar (para fortalecer) nuestro sistema político.

La posibilidad de recabar información está ahí pero, ¿no tienen los poderes públicos la obligación ética de favorecer el acceso a esa información a través de los nuevos y los tradicionales medios de información y comunicación?. Si el eje de la información es la “personalización” (preguntar directamente) seguramente se fortalecerá ese sesgo que beneficia a quien la posee, algo que además de desvirtuar, añade un componente que a mi, personalmente, no me gusta: el clientelismo.

DE AÑO EN AÑO

Ángel Sánchez
Opinión: DE AÑO EN AÑO

Cerramos un año donde, pareciendo que nada ha pasado, han ocurrido cosas que van a afectar a la vida de la ciudadanía campellera.

Desde éstas líneas mi humilde resumen a modo de epitafio a un año sobre el que, en mi opinión, habría que correr un velo, eso si, tras un mínimo análisis, todo lo desapasionadamente que los polvorones, villancicos y langostinos nos permita.

El año empezó sin presupuesto, o más bien, con la enésima prorroga de los presupuestos de 2014. El gobierno de coalición fue, un año más, incapaz de sacar punta a las herramientas de las que disponía, y poner negro sobre blanco un paquete de propuestas que pudiésemos llamar proyecto. No obstante, la tranquilidad seguía instalada en el gobierno en minoría dada la correlación de fuerzas por un lado ( que impedía cualquier cambio dadas los posicionamientos políticos excluyentes) ,y por otro la proximidad de las elecciones

Evidentemente en el ámbito social pasaron cosas. Pero éstas, al menos yo, no podría calificarlas de hechos colectivos sino más bien logros o alcances particulares en un contexto social cada día más lejano de cualquier objetivo colectivo. Y no es que la crisis económica de un capitalismo financiero globalizado incidiese en una mayor individualización de la sociedad local, sino que ésta venía ya “individualizada” desde hace tiempo.

Y llegó el mes de abril. Y votamos en las elecciones Generales y Autonómicas. El resultado es conocido: el partido más votado en nuestro municipio fue el PSOE en ambas. Y llegó Mayo, y con las flores, las elecciones municipales y Europeas. Y el partido más votado fue el PSOE, en las Europeas, pero no así en las locales, siendo una prueba de que el factor local juega, y mucho.

El partido más votado fue el Partido Popular liderado por J. Berenguer. Le acompañó Ciudadanos, que respecto a los comicios Generales, Autonómicos y Europeos, se dejó un puñado de votos. No obstante, repitió el resultado de hacía cuatro años, volviendo a ser un actor relevante en la formación de gobierno. Pero en ésto llegó la extrema derecha, carente de políticas aunque llena de soflamas patrióticas y banderas, algunas de funesto recuerdo. Con un resultado evidentemente menor que en el resto de convocatorias, obtuvo lo que la extrema derecha jamás había obtenido: una representante. Y se formó gobierno al sumar los tres partidos de derechas la mayoría suficiente para la investidura. Y el gobierno anterior de coalición, pese a obtener unos resultados casi similares en cuanto a representantes conseguidos, perdió cualquier posibilidad de formar gobierno ( Ciudadanos, coherente con su planteamiento estatal, prefirió gobernar por la derecha-extrema derecha que buscar otros aliados, algo lógico si nos atenemos a las más que truculentas relaciones que éste partido mantuvo con la coalición presidida por Compromís).

Esquerra Unida perdió un representante y desapareció, fagocitado por las urnas, el concejal de Democrates. Compromis se mantuvo y el PSOE incrementó su representación pese a dejarse unos cientos (¿miles?) de votos respecto a Generales, Autonómicas y Europeos. Podemos se dejó otro representante, entrando por los pelos, y una candidatura apartidaria consiguió el último de los cargos electos.

Y se formó gobierno. Pero para “sorpresa” (¿sorpresa?) sólo lo formaron Partido Popular y Ciudadanos, con responsabilidades de gobierno. Para su extremo-socio guardaron una especial guinda: ser sin serlo. O lo que es lo mismo: decidir, estar y gozar de los privilegios de estar, pero sin estar, pese a la retórica de su insostenible relato. ¿Sorpresa?. Evidentemente, no. En otras tierras del Estado, la extrema derecha fue “apartada” del gobierno, dejando que su influencia fuese puntual. Y ésto tiene una explicación, más allá ,nuevamente, de la retórica de la “desideologización” del ámbito local, cuestión que no podría ser más ideológica. Pero en fin, esta cuestión pertenece a otro debate.

Y llegaron los Presupuestos, tan anhelados como necesarios. Y las tres patas del gobierno se pusieron de acuerdo para ejercer de mayoría, argumentando que los números representaban al menos una parte del programa del trío de investidura, aunque eso sea más un deseo propagandístico que una realidad, dada la ausencia de explicaciones. Pero, ¿para qué dar explicaciones, o exponer los objetivos si se tiene mayoría?. Pues eso.

Pero llegó un problema administrativo (¿el primero?) y por un defecto, los Presupuestos debieron ser aprobados por segunda vez, ahora, en principio, de forma administrativamente correcta. Y, a la pregunta de, ¿el primero?, habría que responder que, si hay un aspecto de la política que ha hecho aguas y sobre el que deberían centrar su mirada los actuales gobernantes, esa es la propia maquinaria burocrática. Pero, ¡para qué, si hay mayoría!.

NO ES EL FONDO, ES LA FORMA.

Ángel Sánchez
Opinión sobre: NO ES EL FONDO, ES LA FORMA.

En un sistema democrático no sólo las instituciones públicas, sino las de carácter privado no están exentan de que su funcionamiento se ajuste en el fondo y la forma a los objetivos a través de los instrumentos que garantice los derechos a las personas que participen en ellas. Los partidos, siendo el eje sobre el que pivota nuestro sistema democrático, están obligados constitucionalmente a que su funcionamiento se ajuste a los principios democráticos, algo que se ha ido “minimalizando”con la transformación de los partidos de masas, primero en “partidos atrápalo todo” y progresivamente en partidos de tipo cartel (éste interesante debate terminológico tendrá su momento y oportunidad).

Otro término, de esos que parecen jerga pero que tienen un significado importante, es el de “sustituísmo”. Para explicarme, recurriré a un ejemplo.

Apuntaba León Trostki en su folleto publicado en 1904 titulado “Nuestras tareas políticas”( en un contexto donde Trostki argumentaba contra las tesis expuestas por Lenin en su publicación “Que hacer”) planteaba el peligro del sustituísmo político donde, el partido sustituía a la clase trabajadora, el comité central sustituía al partido y el Secretario General hacía lo propio con el Comité. ¿Tiene que ver con el actual contexto, donde el Secretario General y candidato del PSOE ha sustituido al Comité Federal en la decisión de establecer un preacuerdo con Unidas Podemos?. En lo sustancial, creo que si.

No obstante, y antes de continuar, creo que debo decir que el texto del preacuerdo lo suscribo en su totalidad, pero discrepo en las formas. Y no quiero anteponer las “políticas a la política” (el significado de polity, politics y policy es, para los ciudadanos de habla inglesa, diferente y lleno de matices, aunque para nosotros todo se reúna en una sólo palabra: política) pero creo humildemente que tanto el fondo como las formas son importantes, si el partido todavía es algo más que una herramienta al servicio de los líderes coyunturales.

No me gustaría caer en el simplismo de reducir mi reflexión a las formas, porque creo que el fondo también es importante pues es la forma de ser coherentes con el sistema en el que creemos. Reducir la democracia interna a una consulta a tiro pasado es ponernos a muchos y muchas ante la tesitura de “susto o muerte”. Y ni una cosa ni la otra, máxime cuando la investidura no está en los supuestos 155 diputados y diputadas incluidos en el preacuerdo, sino en otros escaños.

Por último el preacuerdo se refiere a los apoyos de investidura de Unidas Podemos pero, ¿cuantos más son necesarios?. Y ahí también discrepo con la línea sustituista que el Secretario General sigue imponiendo. Recuerdo que las líneas rojas que el anterior Comité Federal puso a cualquier acuerdo eran explícitamente claras, y considero que el error táctico de ofrecer “gasolina” a la derecha y la extrema derecha a través de la búsqueda de apoyos en aquellos que no tienen intención de respetar la legalidad, ni las formas establecidas en nuestro imperfecto sistema democrático, sólo beneficia a un mayor descrédito de las posiciones socialdemócratas y dan gasolina a aquellos que nos señalan como parte de un problema que nosotros no hemos creado pero que si estamos, por lo que parece, dispuestos a alimentar.

Creo que también debo de decir que no estoy en la línea de la “gran coalición” pues creo que sería una actitud fraudulenta, no ante nuestros votantes, sino ante la democracia misma, que sin duda requiere de alternativas programáticas e ideológicas. Había tiempo para diseñar una estrategia que intentase superar las contradicciones en las que hemos ido cayendo y que nos han situado en un difícil brete. Las prisas no eran necesarias y, una vez más, hemos perdido la oportunidad, no solo de incentivar el debate interno, sino de dar la oportunidad a esos y esas simpatizantes y votantes a que se expresasen. Los socialistas tenemos la obligación ética, no de parecer, sino de ser escrupulosamente radicales en defensa, no sólo de nuestras ideas, sino de las formas para llevarlas a cabo.

Creo que ni las formas ni la estrategia seguida han estado a la altura, y espero que nadie me “invite” a marcharme de un partido que es tanto de los que aceptan y acatan como de los que libremente discrepamos desde la firme creencia que los principios y valores que nos inspiran están por encima de lideres y dirigentes, aunque ambos deban ir deseablemente unidos.

Octavo programa dedicado a la política en El Campello con nuestro amigo y compañero Ángel Sánchez

Octavo programa dedicado a la política en El Campello con nuestro amigo y compañero Ángel Sánchez

En este octavo programa analizamos la actualidad politica de El Campello tras la subida de las retribuciones de los ediles, con los sindicatos rechazandola, caos según el alcalde, la oposición trasladada a la biblioteca, los plenos serán por la mañana, productividades, Vox, piscina….

ESCUCHA EL PROGRAMA….

Séptimo programa dedicado elecciones municipales en El Campello con nuestro amigo y compañero Ángel Sánchez

Séptimo programa dedicado elecciones municipales en El Campello con nuestro amigo y compañero Ángel Sánchez

En este séptimo programa analizamos la actualidad politica de El Campello tras la subida de las retribuciones de los ediles, con los sindicatos rechazandola, partidos, la oposición trasladada a la biblioteca, los plenos serán por la mañana….

ESCUCHA EL PROGRAMA….

AHORA, GOBIERNO.

Ángel Sánchez
Opinión sobre: AHORA, GOBIERNO.

La democracia se fundamenta en dos principios que pueden entrar en conflicto, máxime si nos ubicamos en un escenario tan fraccionado como el que han arrojado las urnas en las últimas elecciones. Estos principios son, el de representación y el de formar gobiernos estables y coherentes.

El principio de representación se ha manifestado en las urnas, propiciando un arco político municipal amplio: ocho grupos han conseguido representación. Ahora, concretar el principio sobre la formación de gobierno, parece que va a ser algo más complejo.

La pasada legislatura, con un pleno municipal igualmente fraccionado, se daban las condiciones para un gobierno coherente entre formaciones políticas de un espectro ideológico en parte compartido. Y esos anclajes ideológicos, además de propiciar una alternativa mayoritaria de investidura, impidieron que, tras la ruptura de la mayoría, se propiciase una alternativa igualmente coherente. La estabilidad, si con ello nos referimos a la permanencia, al “estar”, ha sido en la pasada legislatura, alta. Pero si hablamos de la eficacia, o la eficiencia en concretar políticas, posiblemente la legislatura no superaría un mínimo análisis crítico sobre hechos (que no sobre relatos). Pero en la presente legislatura, esos mismos anclajes ideológicos, reforzados por una representación fracturada, se han debilitado. La perdida de dos concejales del bloque de investidura de 2015 ( uno EUPV y uno Podemos), y la desaparición del concejal que Demócrates obtuvo, junto con la entrada de Vox y Red, plantean una perspectiva diferente.

En los últimos días se han publicado diferentes noticias respecto a la investidura que se producirá el próximo día 15 de junio. Las hipotéticas (porque, como se reconoce en la misma noticia, uno de los socios necesarios, “ni confirma ni desmiente”)conversaciones entre Ciudadanos y el Grupo Socialista han venido acompañadas de las declaraciones, tanto de Esquerra Unida como de Compromís sobre su apoyo a la investidura de un Alcalde socialista. Entre los cuatro sumarían los votos suficientes para la investidura, aunque el gobierno futuro, en caso de acuerdo, volvería a ser en minoría con toda probabilidad (Esquerra Unida o Podemos difícilmente entrarían en un gobierno de coalición con Ciudadanos). Otra noticia aparecida el 5 de junio, apunta a las “líneas rojas” que la dirección de Ciudadanos ha establecido con carácter genérico para negociar gobiernos. Pero si se lee bien a Villegas, éstas líneas se suavizan en lo local, por lo que el respiro que pudieran tener los más votados (como es el caso de nuestro pueblo), se pospone hasta ver como se desarrolla el dialogo abierto entre las formaciones políticas locales, a excepción del PP, que parece que esperará a que los que quieran se dirijan a ellos en una (en mi opinión) incomprensible actitud.

Las posibilidades están abiertas. Ahora es el turno de los representantes electos de, como decía, su altura de miras y su actitud para conformar un gobierno capaz, no solo de gestionar el día a día, sino de abordar los grandes retos que a corto y medio plazo tiene El Campello. Y en ésta coyuntura, será indiferente la etiqueta del gobierno pues parece que, haya o no una coalición mínima, todo dependerá de apoyos de terceros o cuartos actores para concretarlos en políticas públicas de interés colectivo.

Las preferencias en cuanto a acuerdos y coaliciones serán interpretadas por los representantes de la ciudadanía. Si aciertan o no, se verá, no en cuanto a los socios elegidos, sino, insisto, en las políticas acordadas. Aunque personalmente estoy seguro de que, sea de la forma que sea, el nivel de descontento de partida en uno u otro bloque va a ser alto, con lo que la legitimidad del proceso va a depender también del nivel de transparencia y participación que los actores involucrados sean capaces de desarrollar.

La legitimidad de los diferentes actores, como decía, vienen en origen de la decisión de las urnas, y será una cuestión a tener en cuenta. Creo que no se debería cometer el mismo error en el que se cayó con el pasado “equipo de gobierno”, constituyendo un gobierno supeditado al cargo, donde la legitimidad fue, o delegada incondicionalmente o absorbida. Del equilibrio en los acuerdos, de su proporcionalidad y de la capacidad de reconocer los argumentos de las partes, va a depender la estabilidad de un gobierno que, pese a, seguramente ser minoritario, puede y debe liderar un avance tras cuatro años de estancamiento político e institucional.

RESULTADOS, A GROSSO MODO.

Ángel Sánchez
Opinión sobre: RESULTADOS, A GROSSO MODO

Las elecciones, han pasado. Pero leyendo a los candidatos y candidatas valorar los resultados
obtenidos, podría pensar que todavía estamos en campaña, así, como si de un “dejavu” se tratase. No
obstante, y dado mi interés personal de poner negro sobre blanco mi opinión, allá va un análisis de los
resultados,” a grosso modo”.

Las elecciones no las ha ganado el PP, aunque se empeñe en ese discurso recurrente de que “tiene
que gobernar el más votado” (recurren a el cuando pese a perder la mayoría, ve posibilidades de recuperar
poder institucional a través de lo que antes, cuando las cosas le iban bien, denominaba “pacto de
perdedores”). Nuestro sistema electoral no funciona así, aunque se empeñen.

Lo que sí ha hecho el PP es demostrar su solidez local: frente al 24,5% del voto de las Europeas, o el
19 de autonómicas y Generales de hace poco más de un mes, en las elecciones municipales ha obtenido un
estable 28,9 % del voto (casi un punto más que en 2015), repitiendo el número de concejales y concejalas
pero sin lograr la capacidad para alcanzar en solitario la Alcaldía. Se podría decir que sufre un “estancamiento
estable”.

El PSPV-PSOE ha mejorado respecto a 2015 (2 puntos porcentuales y un concejal más), pero se ha
dejado por el camino hasta 11 puntos respecto, por ejemplo, a los comicios celebrados al unisono
( Europeas). La crisis del socialismo local ha impedido que el “viento de cola” de la marca, que en Generales
y Autonómicas les llevó a ser los más votados ( con un 25,4 y un 21,1 respectivamente) influyese todo lo que
habrían deseado los y las componentes de la candidatura. No obstante, el resultado obtenido legitima una
candidatura cuestionada por una agrupación dividida: no hay ningún dato objetivo que señale que una
composición diferente de la candidatura hubiera obtenido un resultado sustancialmente mejor.

Evidentemente, desde el terreno de la opinión, de la legitima subjetividad, cualquier argumento puede ser
válido, pero como es normal, siempre especulativo. Ahora el frente se traslada a lo orgánico, cuando así lo
considere la dirección provincial (elección de una nueva dirección política local).

Ciudadanos es el perdedor-ganador de entre los más votados. ¿Porqué?. No ha podido aprovechar la
“brisa de cola” (viento sería un exceso) que les llevó hasta el 20% en Autonómicas y Generales, repitiendo
casi matemáticamente el resultado de 2015 (12,2 en 2015 y 12,8 en 2019). Con ello consolida su posición
como tercera fuerza electoral además de jugar en el actual escenario de máximo fraccionamiento el de llave
para una investidura mayoritaria.

EUPV y Podemos se dejan uno de los dos Concejales obtenidos en 2015. La coalición de izquierdas
ha sufrido un cierto “jet lag” a causa de la abstención y el voto útil. El partido “morado”, se ha dejado más de
dos puntos, quizá a una doble causa: las contradicciones y controversias locales y las provocadas por su líder
nacional. En el caso de ambos partidos, la suma ( en las Autonómicas fueron en coalición y los resultados no
fueron nada positivos) no era posible y, por lo tanto, no se puedo comprobar si el resultado habría sido mejor.
Y, por otro lado, esa conjunción era una distopía para ambas formaciones dados los choques que ambas
formaciones han mantenido a lo largo de la legislatura que finaliza (Podemos ha acusado a EUPV de algo así
como de una “campaña de difamación, olvidando la controvertida actuación de su ex Concejala de
Urbanismo y la OPA que el Alcalde saliente y candidato de Compromis les lanzó, promoviendo la ruptura del
grupo y la salida de una de sus Concejalas electas).

La entrada de Vox y de Red tiene diferentes lecturas. Vox entra con el voto “prestado” del PP, que no
ha sido capaz de aprovechar que Vox haya perdido dos tercios del voto logrado en las Generales y
Autonómicas. Realmente no se sabe cual será su actitud, aunque parece claro que la de apoyar al candidato
popular es una alternativa más que plausible. La candidatura de Red, apoyada por organizaciones de la
sociedad civil estuvo cerca de obtener una representante en 2015, consiguiéndolo en 2019 con una campaña
marcada por la denuncia y un candidato que tendrá un arduo trabajo no solo institucional sino de cara a sus
representados directos. Ambos, a su manera, podrían ser determinantes para cualquier acuerdo mayoritario
de investidura, aunque con papeles y, seguro, actitudes institucionales diferenciadas.

Para finalizar, simplemente recordar que el Alcalde es proclamado con la mayoría absoluta o en su
caso, si no existiese un acuerdo, el más votado en las elecciones del pasado 26 de mayo. Así que, en un
escenario fracturado/fraccionado/plural o diverso ( como se quiera) la negociación será algo más que una
voluntad expresada de forma retórica, deberá ser una practica cotidiana en una legislatura que, pareciéndose
a la que hemos dejado atrás, es claramente diferente: la estabilidad fruto de la incompatibilidad ideológica
que la pasada legislatura garantizó la Alcaldía, ya no existe.

Seguiremos observado y, por supuesto, opinando.

Politicos y Politicas

Tercer programa dedicado a las próximas elecciones municipales en El Campello con nuestro amigo y compañero Ángel Sánchez

El 26 de mayo estamos convocados todos y todas los vecinos y vecinas a la urnas para elegir a nuestros representantes municipales.

En las municipales votaremos a los y las representantes que deberán gestionar la cotidianidad.

En este tercer programa analizamos algunas cosas muy interesantes, como lo son los Programas Electorales, propuestas verosímiles o no…

PERO MEJOR ESCUCHA EL PROGRAMA…

Elecciones municipales 2019 en El Campello II

Segundo programa dedicado a las próximas elecciones municipales en El Campello con nuestro amigo y compañero Ángel Sánchez

El 26 de mayo estamos convocados todos y todas los vecinos y vecinas a la urnas para elegir a nuestros representantes municipales.

En las municipales votaremos a los y las representantes que deberán gestionar la cotidianidad, abordar los problemas que afectan día a día a la ciudadanía local, mejorar la calidad de vida, etc

En este segundo programa analizaremos algunas cosas muy interesantes.

ESCUCHA EL PROGRAMA…

LA SINERGIA ELECTORAL

Ángel Sánchez
Opinión sobre: LA SINERGIA ELECTORAL.

El 26 de mayo estamos convocados todos y todas los vecinos y vecinas a la urnas para elegir a nuestros representantes municipales.

Pero previamente, hemos ido a votar a nuestros representantes en el Congreso y en el Senado y, conjuntamente a votar en las municipales, elegiremos a los diputados y diputadas que deberán representar al Estado Español en el parlamento Europeo. Una sucesión de convocatorias electorales cada una de ellas regidas por unas normas electorales que, pese a compartidas en parte, difieren en aspectos como la circunscripción, algo relevante en el contexto del debate sobre la representación y su calidad, cuestión que podríamos abordar en otro texto de opinión.

La coincidencia de los períodos electorales ha suscitado, en mi opinión, problemas añadidos a esa especie de escala donde se priorizan niveles institucionales. Las elecciones Generales son comicios de primer orden y así se ha demostrado con la alta participación. En cambio, los comicios autonómicos podríamos decir que son, importantes, pero no tanto. Los datos así lo señalan: en 2015 la participación en nuestro municipio en las elecciones autonómicas fue del 64,04% frente al 73,83 de las Generales que se celebraron ese mismo año. En 2019 la diferencia no fue tanta, pero sí favorable a las Generales: un 73,47 en las autonómicas y un 74,36 en las Generales.

Y frente a éstas elecciones de primer orden, y en una especie de “segunda vuelta”, apenas con un mes de separación celebraremos las municipales y las Europeas, que por primera vez coinciden, suscitándose algunas preguntas: ¿la baja participación histórica de las elecciones Europeas incidirá en la de las municipales?, ¿la movilización del electorado de las Generales se mantendrá?, ¿en qué niveles?, ¿se producirá una sinergia en cuanto al apoyo recibido por las candidaturas al Congreso en las municipales?.

Estas preguntas podrían ser el inicio de un estudio más profundo sobre los factores que afectan a la decisión del voto local y su relación con los que lo hacen en otro tipo de convocatorias, pero no soy, ni tan ambicioso ni tan presuntuoso como para abordarlo, aunque sí es cierto que, pese a que existe diversos estudios y trabajos académicos sobre el voto y sus motivaciones en el ámbito Estatal, en el contexto local se podría decir que existe un vacío analítico, quizá debido a esa escala que tácitamente se da a las convocatorias electorales (de primer o segundo orden). No obstante, creo que puede ser interesante adentrarse, aunque sea en cierto grado de forma especulativa, en un análisis genérico de voto prospectivo local teniendo como referente retrospectivo y posiblemente condicionante los resultados de las Generales y Autonómicas del mes de abril.

La primera cuestión es el nivel de la participación. La coincidencia con unas elecciones que históricamente no han movilizado al electorado podría incidir en una cierta apatía, aunque la proximidad de unos comicios con una alta participación podrían compensar esos datos históricos y beneficiarse de la movilización electoral de la ciudadanía. De la misma manera podrían beneficiarse (en cuanto a la participación) las elecciones municipales pero, ¿y en lo que respecta a los resultados?. En mi opinión, la sinergia de las elecciones Generales querrá ser aprovechada por algunos partidos y revertida por otros ( como decía en una especie de “segunda vuelta” de refrendo o rectificación) aunque la superposición de procesos puede restar relevancia a lo local frente a la opción partidaria, dejando en un plano secundario lo verdaderamente sustancial en unas elecciones locales: los programas y los y las candidatos y candidatas.

En las elecciones generales votaremos a listas que en una circunscripción única, representarán al Estado Español en el parlamento Europeo; en las municipales votaremos a los y las representantes que deberán gestionar la cotidianidad, abordar los problemas que afectan día a día a la ciudadanía local, mejorar la calidad de vida, etc. Las políticas europeas nos afectarán en gran medida pero las municipales incidirán en nuestro día a día, por lo que si se superpone esa sinergia la democracia local sufriría, en mi opinión, un cierto grado de irrelevancia, de ahí la importancia de que los partidos electorales locales se esfuercen por exponer sus propuestas y a sus candidatos y candidatas ante la ciudadanía. Evidentemente, es inevitable que en las zonas más periféricas el interés por las candidaturas sea bajo, pero no tendría que ser así en cuanto a las propuestas políticas pues en ese barrio o zona con toda seguridad se sufren problemas o se tienen necesidades que deben buscarse en las propuestas electorales y no en los relatos partidarios generales.

El PSOE se queda sin lista y sin alcaldable en El Campello a un mes para las elecciones

Pere Lluís Gomis y su número dos y diputada, María Jiménez, lideran la renuncia de 13 miembros de la candidatura tras la imposición de la lista en Madrid – Vaello es el mejor posicionado como nuevo candidato

Pere Lluís Gomis no será el candidato a la alcaldía de El Campello por parte del Partido Socialista. Así lo ha anunciado esta mañana, en la Casa de Cultura de la localidad, junto a varios miembros del partido, que han decidido acercarse a la convocatoria de prensa para mostrar su apoyo a Gomis el día de su retirada.

Las discrepancias internas así como el rechazo a la lista definitiva impuesta desde Ferraz por incluir gente del entorno del Secretario Local, Vicente Vaello, han terminado con la retirada del socialista a falta de poco más de un mes para las elecciones por «falta de confianza».

En esta decisión le acompañan 13 personas, entre las que se encuentra su número dos, María Jiménez, quién también ha confirmado su renuncia a su puesto privilegiado en la lista electoral. Ambos han sostenido que confiaron en un proyecto basado en la «renovación integral» para estas elecciones y que esa transformación no se ha reflejado ni cumplido en la lista electoral. Ahora, será el Comité Federal de Listas el que tendrá que proponer la nueva lista que concurra en los próximos comicios locales del 26 de mayo.

Pere Lluís Gomis, de 45 años, afiliado desde hace más de 20 años, ya fue Secretario Local en la pasada década y actualmente forma parte del equipo de gobierno tras ser en 2015 el número 3 en la lista del PSOE. Trabaja de ferroviario en FGV y es concejal de Fiestas y Cultura. Gomis concurrió junto a Vicent Vaello en las primarias para ser alcaldable, la cual ganó por una diferencia mínima.

Rueda de Prensa sobre la renuncia de Pere Lluís Gomis:

Fuí elegido como candidato a la Alcadía por la mayoría de los compañeros y compañeras en el proceso de primarias en Octubre de 2018 y a partir de ese momento, recibí un mandato: intentar recuperar el espacio social perdido y colocar al PSPV-PSOE de El Campello en el lugar que política e históricamente le corresponde, y aumentar nuestra representación municipal en el Ayuntamiento. Con este fin, me puse en contacto con vecinos y vecinas, entidades, y
asociaciones asentadas en el municipio para recabar ideas y propuestas programáticas y confeccionar una candidatura nueva, joven y con experiencia, que fuera capaz de remontar los malos resultados que elección tras elección hemos ido cosechando. Un amplio y nutrido grupo de personas, que combina juventud, preparación e imagen, con el cual recabar el máximo respaldo social a nuestro proyecto socialista para El Campello. Y estar en condiciones de recuperar la ilusión de los votantes que por distintos motivos habían elegido anteriormente otros proyectos de izquierda.

Personalmente sigo creyendo en que el proyecto de regeneración que perseguimos para nuestro país es trasladable a El Campello, siendo las bases: la renovación y la recuperación de nuestra identidad, la cual ha incidido en la vida
de nuestros vecinos durante más de dos décadas, no resignándonos a seguir instalados en la mera supervivencia institucional y poder llegar a ser, con diferencia, la primera fuerza política de la izquierda en El Campello.

A pesar de un proceso local de listas abiertas, lleno de lagunas y desinformación, con un incremento inesperado del censo; correspondía cumplir con las directrices orgánicas para la conformación de la candidatura dando así el soporte orgánico y la fuerza requeridos por el último Congreso Federal. Por lo que una vez conocidos los resultados, como candidato elaboré una propuesta de candidatura que consideraba necesaria para El Campello, una candidatura integradora, capaz de afrontar con garantía y solvencia las próximas elecciones municipales.

Al no tener el respaldo de parte de la Ejecutiva Local, ésta se trasladó a los órganos superiores.
Una vez conocida la resolución consideramos que la lista propuesta no reúne los compromisos y requisitos del nuevo proyecto que me comprometí a liderar y que siempre hemos defendido: confianza, renovación, preparación, conocimiento del territorio e imagen.
Un proyecto que nació desde la ilusión, la cercanía y la humildad, con el objetivo de servir al pueblo como herramienta útil y renovada en ideas y personas se ha visto truncado.
Los que me conocen saben que mi dedicación a la política nació de la vocación de servir al pueblo donde nací.
Sé que dejo huérfanos a muchos campelleros y campelleras que confían en mí como candidato a Alcalde, pero la dignidad, la honradez, la ética y, el compromiso con aquellos compañeros y compañeras que depositaron su confianza en mí, se merecen mi máximo respeto más allá de cualquier interés personal. Por lo que les comunico mi renuncia a la Alcaldía de El Campello por el Partido Socialista Obrero Español.
El pueblo de El Campello siempre me tendrá a su lado.

Y también el escrito de renuncia de la diputada María Jiménez:

Pere Lluís fue elegido en primarias, desde el primer momento en el que se postulo para liderar el futuro de nuestro partido, fue mi elección, mi candidato, es la persona en la que confiamos y que veíamos capaz de cambiar la deriva que había tomado nuestro partido. Este candidato recién elegido acaba de presentar su dimisión para encabezar y liderar nuestro partido, como no puede ser de otra manera, comparto las razones de su renuncia por lo tanto y por responsabilidad política, yo también he decidido renunciar a formar parte de esta lista que se ha resuelto desde el comité federal.

En esta lista,yo era su número 2, y si nos hubieran movido intereses personales, seguiríamos pero no es así, a nosotros nos mueve un proyecto político serio y responsable, con garantías de éxito ya que contábamos con las personas para sacarlo adelante.

En mi opinión, el grupo municipal resultante de las elecciones, debería ser un grupo cohesionado, fuerte, y eso lo habría conseguido Pere, nuestro candidato, por lo que sin mas preámbulo, convencida de que las cosas se deberían haber hecho mejor, presento mi dimisión irrevocable.