El Ayuntamiento aprueba la estructura de costes y revisión de precios del contrato de explotación y mantenimiento de la piscina municipal

El Ayuntamiento aprueba la estructura de costes y revisión de precios del contrato de explotación y mantenimiento de la piscina municipal

El pleno del Ayuntamiento de El Campello ha aprobado hoy de forma inicial, con los votos favorables de PP, Cs y Vox, las abstenciones de PSPV, Compromís y Red y el posicionamiento en contra de EU y Podem, la propuesta de estructura de costes y la fórmula de revisión de precios del contrato para la explotación y mantenimiento del complejo deportivo municipal de la piscina cubierta y pistas anexas. Se trata de un paso adelante en el largo procedimiento administrativo que llevará a la apertura de las instalaciones. Una propuesta del área de Deportes que dirige Cristian Palomares (PP), que ha contado con la asistencia técnica externa de la Universidad de Alicante, con el fin de fijar en los pliegos que rijan la licitación del contrato la revisión periódica y predeterminada de precios aplicable al complejo.

La ley contempla para este tipo de contratos disponer de estas fórmulas de revisión para corregir los costes sobrevenidos a lo largo de los años de un contrato adjudicado. Según Cristian Palomares, “era importante contar con esta fórmula dentro de este tipo de licitación para que la empresa adjudicataria disponga de viabilidad económica, y tener una instalación abierta para el uso y disfrute de nuestros vecinos”.

La fórmula de revisión de precios ha sido elaborada por la Universidad de Alicante y cuenta con la información de estructura de costes de cuatro operadores, además del informe favorable de los técnicos municipales, “esencial” para seguir dando viabilidad económica y que El Campello disponga por fin de una instalación deportiva tan demandada por los vecinos.

El documento aprobado permitirá corregir los costes sobrevenidos a lo largo de los años de un contrato adjudicado, para seguir dando viabilidad económica a la empresa adjudicataria y así mantener la instalación abierta.

PROYECTO DE EXPLOTACIÓN

En el mismo pleno, y en esta ocasión con los votos favorables de PP y Vox, en contra de EU y Podem y las abstenciones de Cs, PSPV, Compromís y Red, se ha aprobado provisionalmente el proyecto de explotación para la gestión del complejo deportivo.

El documento se somete ahora a un periodo de exposición pública durante el cual los interesados dispondrán de un tiempo para presentar alegaciones y sugerencias.

Ecisa abandona definitivamente el negocio de la explotación de aparcamientos

LIQUIDA TODAS LAS FILIALES CREADAS PARA GESTIONAR ESTACIONAMIENTOS

La constructora alicantina Ecisa abandona definitivamente el negocio de la explotación de aparcamientos públicos. Tras renunciar en los últimos años a las concesiones que había ganado en distintos municipios de la Comunitat Valenciana por la falta de rentabilidad, la empresa dirigida por los hermanos Manuel y Enrique Peláez (tras la desvinculación de la empresa de su hermano Javier) está liquidando todas las filiales creadas con Gestora de Aparcamientos del Mediterraneo S.L. (Gamed), de la que Ecisa tenía un 48%, la antigua CAM (hoy el Banco Sabadell) un 40% y la valenciana Ambolo Proyectos el 12% restante, para explotar dichos estacionamientos.

Según la información recabada en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme), Ecisa tiene en fase de liquidación voluntaria las filiales Estacionaments Urbans d’El Campello S.L., Estacionaments de Transports Ciutat de Sagunt S.L., Estacionaments Urbans de Xàbia S.L. y Aparcament Plaça del Prat S.R.L. Las tres primeras estaban participadas al 100% por Gamed, mientras que la última (creada para construir y explotar un aparcamiento en Gandia) lo estaba al 50% con Comsa Aparcamientos S.L., de Barcelona.

La única filial en el sector de los estacionamientos urbanos que aún no ha entrado en fase de liquidación es Estacionaments Urbans de Manises S.L., también al 100% de Gamed, que fue la encargada de construir y explotar el parking frente al hospital de Manises. No obstante, la sociedad presentaba un patrimonio neto negativo, según las cuentas y el balance de 2015, y a principios del año pasado tuvo que acometer una drástica reducción de capital para reequilibrar el patrimonio y no entrar en causa de disolución. La intención, según se explica en las cuentas, es disponer de margen para «realizar los activos y liquidar los pasivos» antes de echar el cierre. En este sentido, el devenir judicial de su ruptura de contrato con el Ayuntamiento de Manises será la clave.

El problema que se ha encontrado Ecisa en el sector de los aparcamientos públicos urbanos, en el que realizó sus primeras incursiones en 2007, es la falta de rentabilidad del negocio, que ha llevado a la división de concesiones de la corporación empresarial (Ecisa Concesiones y Servicios S.L.) a renunciar a las adjudicaciones una vez construidos los estacionamientos. Los ingresos generados por la explotación, con un precio fijado por cada Consistorio, no permitían a juicio de la constructora recuperar la inversión realizada en la ejecución de los parkings, de modo que en la mayoría de casos se ha terminado en los tribunales de lo contencioso-administrativo por el cruce de reclamaciones económicas entre consistorios y empresa.

En el caso de El Campello, los tribunales han dado la razón a Ecisa, que reclamaba al Consistorio 15 millones de indemnización tras invertir 12 en construir el parking y urbanizar la zona. En Manises ha sucedido otro tanto (los tribunales han considerado, al contrario que la administración, que la ruptura unilateral del contrato de concesión no se produce por causas imputables a la mercantil), pero según se explica en las cuentas de 2015, el Consistorio presentó un recurso en marzo pasado que está pendiente de resolución.

La explotación del tramo de la segunda circunvalación de Alicante (El Campell-Monforte-Elche)

El juez de lo Mercantil aplaza el cese de actividad y la entrega al Ministerio, a la espera de fijar una nueva fecha en dos meses

La segunda circunvalación de Alicante seguirá abierta este sábado, pese a que todo parecía indicar que iba a cerrarse hasta que el Ministerio de Fomento asumiera su gestión, fruto del concurso de acreedores de su concesionaria, Ciralsa. El titular del juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha dejado sin efecto la entrega a Fomento de la vía, que debía certificarse este sábado y que suponía de facto el cierre, dado que el Gobierno no pensaba asumir su gestión hasta el mes de julio de 2017.

Esta segunda circunvalación (un nuevo tramo de la AP-7), inaugurada en 2007, se diseñó para absorber con el tiempo hasta el 80% del tráfico rodado que circula por la primera, la autovía A-70. No obstante, desde el primer año no ha parado de perder usuarios, según los datos del Ministerio de Fomento. En 2013, año en que entró en concurso, la intensidad media diaria alcanzó los 5.298 vehículos al día (de los que apenas 300 eran camiones).

La autopista bordea la comarca del Campo de Alicante a lo largo de 33 kilómetros, que conectan el peaje de El Campello de la AP-7 con la autovía del Camino de Castilla, donde cruza la A-31 entre Monforte del Cid y el Rebolledo. Cuenta con cuatro peajes (Busot-Muchamiel, Campello, San Vicente del Raspeig y Monforte del Cid), aunque es de libre acceso para los usuarios que circulen entre San Vicente y Busot.

Tras postergar la entrega a Fomento, el juez tendrá que fijar una nueva fecha en el auto de liquidación de la concesionaria. Un auto que está previsto que se dicte en un plazo no inferior a dos meses. Mientras tanto, la circunvalación seguirá abierta al tráfico gestionada por la empresa. Al mismo tiempo, el juez de lo Mercantil deja también sin efecto el cese de la explotación de las autopistas radiales R-3 y R-5, así como un tramo de la M-50, todas ellas en Madrid. De momento se quedan en manos de sus concesionarias, en concurso de acreedores. En unos dos meses se conocerá el auto con el plan de liquidación de estas empresas, en el que se fijará una nueva fecha de cese y fin de actividad.

Fomento intenta lograr una prórroga en la fecha de cese, hasta julio de 2017, para asumir estas infraestructuras. El Ministerio se había comprometido a asumir la explotación de estas autopistas, pero con un plazo de 9 meses para que la transición se hiciese de forma ordenada y no este sábado, tal y como se recogía en una resolución judicial del pasado mayo. Ahora el juez ha acordado fijar una nueva fecha de cese en la actividad y entrega al Estado que se determinará en el próximo auto.

El juez asume que retrasar el cese de la actividad de estas concesionarias perjudica a los acreedores. Especialmente a los bancos que financiaron las obras, que siguen siendo los que soportan el esfuerzo de la continuidad de la explotación (en beneficio del Estado, que cada vez debe menos). No obstante, ha pesado más el hecho de que el Estado no se haya comprometido a asumir las obras este sábado, por lo que el cese en la conservación, vigilancia y seguridad de las citadas vías exigía su cierre, y que éste iba a afectar a centenares de miles de ciudadanos (especialmente en el caso de las autopistas madrileñas).

Eso sí, el auto destaca que el aplazamiento en el cese de estas autopistas se acuerda con un compromiso por parte del Ministerio de Fomento de asumir las obras y obligaciones nacidas de la concesión, lo que presenta «indudables ventajas económicas y concursales» respecto a la resolución o ineficacia sobrevenida de los contratos unidos a la concesión. Ahora se abre un plazo de 15 días para que tanto los deudores como los acreedores formulen sus observaciones o propuestas.