Las Diputaciones de Alicante y Castellón han manifestado conjuntamente su rechazo a participar en el programa de ayudas para los libros de texto

Las Diputaciones de Alicante y Castellón lamentan que Puig ha roto el diálogo con estas instituciones tras el anuncio unilateral del programa de ayudas a los libros de texto

090115 DiputacionLas Diputaciones de Alicante y Castellón han manifestado conjuntamente su rechazo a participar en el programa de ayudas para los libros de texto propuesto hoy por el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, por haber sido elaborado y anunciado sin consultarlo previamente con las administraciones a las que se pretende implicar en su financiación por lo que consideran que, con esta actuación, Ximo Puig ha roto el diálogo con las instituciones provinciales. Además, resaltan que esta medida atenta contra la autonomía de los gobiernos provinciales.

En este sentido, desde Alicante y Castellón se ha señalado que no se va a permitir que se intervenga de manera unilateral en el presupuesto y los gastos de las diputaciones porque la legislación deja bien claro que tienen competencias propias y se debe respetar su autonomía. Consideran, asimismo, que lo que pretende la Generalitat es gobernar con el presupuesto de las diputaciones.

Ambas instituciones provinciales han manifestado que las decisiones se deben consensuar y no imponer, y han recordado que ésta es la segunda decisión que afecta a estos organismos que toma el presidente de la Generalitat sin ni siquiera haber contactado con sus respectivos presidentes. Al respecto, han recordado que el pasado viernes se conoció la decisión de expulsar de los Consejos de Administración de las Autoridades Portuarias a ambos gobiernos provinciales en una clara muestra de falta de talante y diálogo.
Desde las diputaciones de Alicante y Castellón se preguntan dónde quedan las palabras que Ximo Puig pronunció en su debate de investidura en el que textualmente indicó que ‘los ciudadanos nos han demandado diálogo y entendimiento, que sumemos esfuerzos y que construyamos un nuevo proyecto sin exclusiones y entre todos’.

En esta línea, las Diputaciones de Alicante y Castellón han concluido que con estas decisiones, el presidente de la Generalitat ha decidido romper el dialogo con las diputaciones y que, por tanto, ese no es el espíritu de coordinación y colaboración entre administraciones que se acordó en la reunión que los presidentes de las tres diputaciones mantuvieron con el presidente de la Generalitat hace solo un mes, el pasado 29 de julio.

Desde las Diputaciones de Alicante y Castellón se ha reiterado su disposición a colaborar y coordinar actuaciones en aras de ayudar a paliar las carencias y mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos, pero también advierten que no encontrarán respaldo en estas instituciones cuando lo que pretendan es instrumentalizarlas para pagar sus invitaciones.

Partidos independientes se unen para entrar en Cortes y diputaciones

De 130 poblaciones de la Comunidad

14101684698931La Federación de Partidos Independientes, relanzada hace poco más de un año desde la Vega Baja a toda la Comunidad tras más de un lustro de escasa actividad, llama a la puerta de la primera línea de la escena política en pleno debate sobre el papel que pueden llegar a jugar los llamados no mayoritarios (leáse UPyD, Ciudadanos o Podemos) a través de alianzas postelectorales. Lo hace con un acto de demostración de fuerza convocado para el 4 de octubre en Torrevieja, en el que la organización debe renovar a sus órganos de dirección.

La cita reunirá a delegados de formaciones que, según su actual presidente, el torrevejense Domingo Soler, ya están asentadas en 130 de los 511 municipios de la Comunidad, tras el acuerdo suscrito con Foro Demócrata. Se trata del último sumando de la federación que, según sus portavoces, tendría presencia en unas sesenta poblaciones de las provincias de Alicante y Valencia como Alicante ciudad, Elche, Crevillent, Orihuela, La Pobla de Farnals, Alboraia, Moncada, Paterna, Aldaia, Torrent, Quart de Poblet o Requena. Fuentes del Foro mantienen que, además, aglutinan a 40 concejales.

En su conjunto, la federación asegura que concentra a 130 cargos municipales y varias alcaldías a través de pactos con otras fuerzas políticas. Entre ellas, las de Catral (Pedro Zaplana, de Alternativa Popular de Catral) o Sanet i Negrals (Juan Alejandro Mut, de Independents per Sanet).

El objetivo de la federación es llegar a tener presencia en otros 30 municipios en los próximos meses con la mira fija en lograr representación en las Cortes Valencianas y las diputaciones provinciales. «No salimos en las encuestas que se hacen, pero somos una mayoría silenciosa», sostiene Soler. «Se habla de una realidad virtual que puede ser Ciudadanos y UPyD» -que ahora disponen de cargos electos en contados municipios como La Nucía, Ibi, Novelda o Alicante-, «pero los partidos independientes estamos ahí y tenemos mucho que decir en las próximas elecciones municipales y autonómicas».

Soler insiste en que, para ello, «en el congreso regional se abordará la formación de coaliciones en los partidos judiciales» con el objetivo de poder obtener representación en la cámara autonómica y en las instituciones provinciales, al margen del papel que cada partido puede jugar en sus respectivos municipios de cara a la formación de gobierno en los ayuntamientos.

Los independientes lanzan un órdago para nada menor. Mantienen que concurrirán a las urnas con vocación de victoria y que disponen de un programa «que se ajusta a las propuestas que quieren los ciudadanos reales». Por ello, sostienen que «los partidos independientes no serán partidos bisagra de ningún partido mayoritario, tenemos vocación de gobierno y no estamos en política para ser complemento de ninguna otra fuerza».

Destacan que, pese a su aparente heterogeneidad, comparten un ideario común. De hecho, la gran mayoría de sus integrantes se mueven en el centro derecha. Varias de ellas son, en realidad, escisiones surgidas del PP, como Alternativa Popular de Torrevieja (APTCe), Nueva Jávea, Ciudadanos de Pego o Unión Ciudadana de Castalla, por ejemplo. Con todo, admiten que la gran amenaza que se ciñe sobre sus aspiraciones, al menos a nivel municipal, es la reforma de la Ley Electoral impulsada por Rajoy sobre la elección directa de los alcaldes que la federación ya ha llegado a calificar de «nazi».