La Generalitat recuperará Ciudad de la Luz para convertir este espacio en un ‘atractivo’ de Alicante y la Comunitat Valenciana

El President anuncia que la Comisión Europea ha aceptado la cesión de todos los activos y pasivos de Ciudad de la Luz, que supuso una inversión de 343 millones de euros, al Gobierno valenciano

El Consell colaborará «de forma estrecha» para garantizar el cumplimiento de los compromisos alcanzados, que se concretarán en una próxima reunión entre ambas instituciones

El President de la Generalitat, Ximo Puig, ha avanzado que la Dirección General de la Competencia de Comisión Europea ha aceptado la cesión global de todos los activos y pasivos de Ciudad de la Luz al Gobierno valenciano, a través de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV).

El acuerdo permitirá recuperar las instalaciones de este complejo, que supuso una inversión pública de 343 millones de euros, y convertirlas «en un espacio vivo», que actúe como «instrumento para la promoción, el desarrollo y el empleo» y sea «un atractivo de la ciudad de Alicante y de toda la Comunitat Valenciana» ha explicado.

El jefe del Consell ha realizado estas declaraciones tras mantener una reunión de trabajo con el consejo de administración de Ciudad de la Luz en Alicante, donde ha asegurado que la Generalitat «colaborará de forma estrecha con la Comisión Europea en la gestión de Ciudad de la Luz para que se cumplan los requisitos que finalmente se alcancen» a la hora de emprender dicha operación.

En ese sentido, Puig ha explicado que ambas partes del procedimiento mantendrán próximamente una reunión en Bruselas con el objetivo de negociar algunos aspectos de los compromisos que ha fijado la Comisión Europea para garantizar que la operación, contribuya a restablecer la situación que existía en el mercado antes de la concesión de las ayudas destinadas al complejo.

«La definición final de los requisitos de la operación queda pendiente de la negociación final con la Comisión Europea», ha subrayado el President, quien ha añadido que el Consell «confía en que se logrará un acuerdo». En concreto, la Generalitat quiere convenir cuestiones relativas a los usos de las instalaciones de Ciudad de la Luz o a los plazos de prohibición a la realización de actividades económicas en dicho enclave.

Por su parte, la Comisión Europea ha fijado como requisitos que en el complejo solo se puedan desarrollar actividades no económicas durante un periodo de 15 años, tras el cual ya se podrán realizar actividades de este tipo; pero, para ello, la Generalitat deberá vender las instalaciones o alquilarlas.

Tal y como ha recordado el jefe del Consell, que ha expresado su satisfacción por el resultado de las gestiones realizadas por el Ejecutivo valenciano, «hace dos años, Ciudad de la Luz estaba destinada a desaparecer y, con ella, el patrimonio de los valencianos y las valencianas, lo que suponía tirar a la basura 343 millones de euros». «Era fundamental desactivar esta mina, producto de la gestión del anterior Ejecutivo», ha agregado.

Bajo esa premisa, el President ha asegurado que el Consell va a continuar impulsando una negociación con la Comisión Europea con el fin de plantear «un proyecto integral» para Ciudad de la Luz que contemple cuáles son los objetivos que asignarán este espacio. Y para dicha propuesta, ha señalado, el Gobierno valenciano tendrá en cuenta «a las autoridades locales y al resto de actores que puedan participar, como universidades y sectores empresariales».

En cualquier caso, Puig ha calificado la decisión adoptada por la Comisión Europea como una «muy buena noticia» para la ciudad de Alicante y el conjunto de la Comunitat Valenciana, y ha hecho hincapié en que este hecho demuestra que la Generalitat «es un gobierno fiable y creíble, que ha sido capaz de negociar y de decir la verdad».

Ciudad de la Luz es «un proyecto de toda la sociedad», ha aseverado el President, quien por ello se ha comprometido a trabajar para «relanzarlo» con una visión diferente, ha concluido.

El consejo de administración de Ciudad de la Luz declara desierta la subasta del complejo

La única oferta presentada no ha constituido la garantía provisional del 5%, requisito imprescindible para participar en la subasta

El Consell va a recabar informe a la Abogacía General de la Generalitat sobre los pasos a seguir para encontrar la mejor solución posible para los estudios y para Alicante. El consejo de administración de Ciudad de la Luz de Alicante, constituido como mesa de contratación, ha declarado hoy desierta la enajenación mediante subasta pública de los equipamientos del complejo audiovisual.

La única oferta presentada por la empresa Cinespace Ñ no ha constituido la garantía provisional del 5% por la propuesta realizada a la totalidad de los activos de Ciudad de la Luz y que, tal como recogía el pliego de condiciones relativas al contrato, ascendía a 4.721.318,18 euros. La no aportación del aval era considerada en la cláusula 14 del pliego como condición indispensable para que la oferta resultara admisible, situación que en el propio pliego en la cláusula 15 se considera insubsanable.

La mesa de contratación ha realizado esta mañana la apertura de uno de los dos sobres presentados por la citada empresa, en concreto el de la propuesta técnica, procedimiento en el que se ha constatado que la empresa no ha presentado el correspondiente aval, requisito imprescindible para continuar con la subasta, tal y como venía recogido en el pliego.

Asimismo, la empresa no ha entregado el documento que justifica su solvencia económica. En este sentido, a entender de la mesa de contratación, el acuerdo del consejo alude a la posibilidad de acreditar la situación de solvencia por medio de tercero, situación que la empresa no ha justificado al no identificar los terceros que la acreditan.

Ante este incumplimiento de las cláusulas administrativas el consejo de Administración de Ciudad de la Luz de Alicante ha declarado desierta la subasta de los estudios y ha dado por concluido el procedimiento.

El consejero delegado de Ciudad de la Luz, Miguel Mazón, ha señalado que a partir de ahora «se va a recabar informe de la Abogacía General de la Generalitat sobre los pasos a seguir a partir de ahora para encontrar la mejor solución posible para el complejo, siempre de acuerdo con las condiciones marcadas por la Unión Europea».

Cabe recordar que el complejo audiovisual Ciudad de la Luz salió a subasta el pasado 19 de febrero por un importe de 94,4 millones de euros y con la exigencia de que las empresas que optaran a la misma debían presentar un plan de negocio, no necesariamente relacionado con el sector cinematográfico.

El nuevo pliego de condiciones para esta subasta había dividido el equipamiento de Ciudad de la Luz en seis lotes distintos, pudiendo presentarse ofertas a la totalidad del complejo en un solo paquete o a la compra dividida en cada una de las partes.

La directora de Ciudad de la Luz se dio contratos a sí misma, a su hermana y a su novio

Elsa Martínez desvió en su provecho más de 100.000 euros de los estudios de cine creados y gestionados por la Generalitat valenciana (OKdiario)

CIUDDurante su etapa como directora de los estudios de cine Ciudad de la Luz construidos y gestionados por la Generalitat valenciana, Elsa Martínez pagó con dinero público contratos de los que se beneficiaron su propia empresa de publicidad, su hermana, su novio y varios de sus más estrechos colaboradores. Estos pagos suman más de 100.000 euros, de acuerdo con la documentación a la que ha podido acceder OkDiario.

Gracias a las subvenciones otorgadas por la Generalitat, los estudios de cine situados en Alicante han acogido el rodaje de películas como Astérix en los Juegos Olímpicos” (protagonizada por Gerard Depardieu), El camino de los ingleses (dirigida por Antonio Banderas) o Mentiras y gordas (cuya guionista fue la ex ministra de Cultura Àngeles Gonzálex Sinde).

El entonces vicepresidente de la Generalitat, Gerardo Camps, nombró a Elsa Martínez Portero directora de los estudios Ciudad de la Luz el 6 de agosto de 2009. Para evitar incurrir en incompatibilidad, pocos días después cesó como administradora única de las dos agencias de publicidad que había fundado, Año Cero Comunicación y Espacio Cero Comunicación.

Aunque oficialmente se desvinculó de ambas empresas (que quedaron bajo la administración de su hermana, Laura Martínez), siguió gestionándolas en la sombra, tal como acreditan los correos electrónicos a los que ha tenido acceso OkDiario.

Dado que venía del mundo de la publicidad y carecía por completo de conocimientos sobre el cine, Elsa Martínez recurrió a uno de sus antiguos colaboradores para que actuara como conseguidor: José Manuel Llorca negociaba con las productoras que iban a grabar películas en Ciudad de la Luz, al mismo tiempo que vigilaba las financias de las dos agencias de publicidad de su directora.

Los rodajes de Bigas Luna y Álex de la Iglesia
Elsa Martínez usó a Llorca para desviar fondos públicos de Ciudad de la Luz a su propia empresa de publicidad. Uno de los empleados de Año Cero, Francisco Alonso, emitió el 30 de octubre de 2009 una factura de 2.262 euros por servicios prestados a los estudios de cine de la Generalitat, como el montaje del stand de Ciudad de la Luz en la Fashion Week Cibeles 2009 y el “transporte y protocolo de actores en la Mostra de Valencia“.

En un correo electrónico enviado desde su cuenta de Año Cero, Alonso explica que ha negociado personalmente estos conceptos con Ángela Ferrando, la secretaria de Elsa Martínez en Ciudad de la Luz. Tres días después, José Manuel Llorca dio instrucciones por escrito para reelaborar esta factura y emitirla a nombre de una de sus empresas, Nilumaly Consultores, para evitar que apareciera el nombre de la agencia de Elsa Martínez.

“Estos son los conceptos por los hay que facturar a Ciudad de la Luz igual que hicimos la otra factura”, explica Llorca a la administrativa de su consultora, “y luego nosotros le pagaremos este importe a Paco Alonso y el IVA nos lo quedamos para declararlo cuando corresponda. Pon en la cuenta de abono una que no tengamos mucho movimiento, que esto se hace porque no puede facturar a Ciudad de la Luz Año Cero y Espacio Cero“.
Es decir, Elsa Martínez pagaba con fondos públicos de Ciudad de la Luz a los empleados de su propia agencia de publicidad, utilizando para ello la empresa de Llorca como pantalla.
En otras ocasiones utilizó a una empresa de gimnasios con sede en Aspe (Alicante), Bas Bernard, como pantalla para facturar los servicios que en realidad realizaban los empleados de su agencia: 24.250 euros por la organización del evento de presentación de Balada triste de trompeta, dirigida por Ángel de la Iglesia, y 27.637 euros por organizar la premier de Didi Hollywood, de Bigas Luna.

Le regalaron todo el vestuario
Los mismos correos electrónicos demuestran que, mientras dirigía la empresa pública de la Generalitat, Elsa Martínez seguía siendo la responsable de Año Cero (aunque sobre el papel aparecía su hermana como administradora).

Así lo reconoce ella misma en un email dirigido el 16 de abril de 2010 a su secretaria, Ángela Ferrando, a la que explica que está trabajando en el proyecto de “fusión de Año Cero con un grupo empresarial muy fuerte. No ha podido ser antes porque me falló un cabrón (sic) con una operación que daba por segura, pero tranqui que lo tengo muy muy perfilado. Esta semana te digo algo ya”.
Ya el 15 de septiembre de 2009, pocas semanas después de que asumiera el cargo de directora de Ciudad de la Luz, una conocida firma de ropa decidió regalarle a Elsa Martínez el vestuario que necesitaba para lucir adecuadamente en los actos protocolarios.

Esa firma comercial lo comunicó así en un correo electrónico dirigido, directamente, a Año Cero: “Hoy os enviamos una selección de prendas para Elsa, tal y como habíamos comentado. Lo haremos llegar directamente a Ciudad de la Luz, a la atención de Elsa (…). Aquello que no os encaje o que no hayamos acertado con la talla, nos lo devolvéis (…). Id haciendo uso, y en un mes (más o menos) hacemos un cambio y renovamos todo con prendas más abrigaditadas y distintas”.

La muerte del director Luis García Berlanga, que había sido uno de los impulsores de los estudios Ciudad de la Luz, también sirvió para que Elsa Martínez favoreciera con dinero público a su propio novio y a sus más estrechos colaboradores.

El homenaje a Berlanga
Desde la dirección de los estudios de cine de la Generalitat, Elsa Martínez convocó un “procedimiento negociado” para contratar la celebración de un homenaje a Berlanga y el rodaje de un documental sobre su vida, que se tituló Berlanga, plano personal.

Antes de que concluya el plazo oficial para la presentación de ofertas, adjudicó ambos contratos a la sociedad Nuevas Estrategias de Comunicación Integral, cuyo administrador único es Rogelio Guerra Gonzálvez: la organización del homenaje por 12.533 euros y la producción del documental por 29.600 euros.
El novio de Elsa Martínez, Javier Castelló, se hizo cargo de la “dirección de producción” de este documental pagado con dinero público, mientras que su jefe de prensa en Ciudad de la Luz, Roberto Cabezas, intervino como guionista.

Y aunque el contrato de 29.600 euros adjudicado a Rogelio Guerra cubría teóricamente todos los gastos de producción del documental, Ciudad de la Luz pagó en facturas aparte otros 7.954 euros por la sonorización del documental y otros 8.260 euros por el montaje, así como otras partidas como la fase de postproducción. De este modo, el coste real del documental de 22 minutos llegó a duplicarse, al pagar la empresa pública dos veces por los mismos conceptos.

La Generalitat valenciana (gobernada hoy por el PSOE y Compromís) se ve abocada ahora a desmantelar y vender en varios lotes las instalaciones de Ciudad de la Luz, pues la Comisión Europea ha determinado que las subvenciones que otorgó durante años por importe de 265 millones de euros para rodar películas en estos estudios atentan contra la libre competencia y por tanto son ilegales.