El ballet de Jéssica Fabra en la Casa de Cultura

«Kaizen» es el espectáculo que este domingo, 6 de marzo, nos ofrece el Ballet de Jéssica Fabra en el auditorio Pedro Vaello de la Casa de Cultura, a partir de las 18:30 y con dos horas de duración.
Es una obra nacida en la necesidad de concienciación social a través del arte. La mejora que se persigue en todo momento. Nuestro planeta está en peligro, ¿estás preparado para la verdadera evolución?
Entrada gratuita con invitación. Reservas en www.instanticket.es y presencialmente en la conserjería de Casa Cultura, horario de lunes a viernes de 10:00 a 13:00 horas y de 18:00 a 21:00 horas. Sábado de 10:00 a 13:00 horas, y por la tarde hasta hora y media antes de la actuación.

Más de 500 personas asistieron el pasado sábado al reestreno de ‘Mare’, el último montaje del Grup de Danses Salpassa,

El grupo folclórico campellero, con música de El So dels Barrejats, reestrena su último montaje ante 500 personas que acuden al remodelado recinto

salpassa reestreno mare 01una obra presentada el pasado verano en la Plaça del Carme y que ahora llegada a la Casa de Cultura en lo que supuso la reapertura al público del ‘Auditori Pedro Vaello’ después de las obras de remodelación de todo el recinto. Y de nuevo, todos los asistentes disfrutaron de la obra creada por Dani Alberola, con música en directo del El So dels Barrejats, y la colaboración de la Concejalía de Cultura.

Con ‘Mare’, Salpassa ha acercado al público a las madres que han sufrido por la dureza de los trabajos del mar, de un mar que ha sido el sustento de tantas familias. Además, el espectáculo ofreció una reflexión a la madre espiritual, la patrona de los marineros y plegaria de las madres en tierra firme. Con una base de ficción, ‘Mare’ recrea una historia basada en situaciones reales que los pueblos del Mediterráneo tuvieron que vivir en épocas pasadas, madres viudas y con hijos obligados a embarcar para mantener a sus familias. Y al mismo tiempo, una vez más, Salpassa ofreció una muestra de baile tradicional, donde desplegaron varias estampas costumbristas acompañadas de una indumentaria e escenografía a consonancia con la obra.

Partiendo de El Campello marinero, la obra comienza en un entorno ‘localista’, donde aparece una mujer viuda con sus tres hijos, dos niñas y un niño. El hijo se verá obligado a embarcar para ayudar en el sustento de la familia con el consiguiente sufrimiento de su madre, es por ello que él encarna la parte más amarga de esta historia. Sus hermanas, por el contrario, simbolizan la esperanza y la alegría, abriendo los ojos literalmente a la madre para hacerla participe del baile y la música, que son en este espectáculo los exponentes de la belleza de la vida. Las niñas ayudan a mirar con optimismo el futuro, ahuyentando nuestros miedos y preocupaciones.

El espectáculo se dividió en cuatro partes interrumpidas, con unas representaciones y unos bailes determinados en cada una de ellas. En la primera, titulada ‘El descanso de las barcas’, unas velas nos sitúan en un pueblo costero que abraza el mar, que lo saluda y lo quiere. En la segunda parte, titulada ‘La Pascua’, las embarcaciones están descansando y los vecinos trabajan en las ‘sendas’ confeccionando con cáñamo el hilo con el que elaborarán las redes que tejerán en muchas ocasiones mujeres con la ayuda de sus hijas. Llegará la Semana Santa, y con ella el Viernes Santo, dónde las mujeres con mantellinas negras sacarán en procesión la Cruz de Cristo por las calles del pueblo; así como celebrarán con estruendo y regocijo el Domingo de Resurrección, y también la Pascua jugando y merendando al aire libre.

La tercera parte, denominada ‘Ja s’atraca Sant Joan’, se centra al momento cuando, después de la Pascua, las barcas se varaban en las playas para después, poner rumbo muchas de ellas a la población marroquí de Larache. Será el momento más amargo de la madre de la historia, quien tendrá que despedirse de su hijo. Será en junio cuando las barcas coincidiendo con la festividad de Sant Joan volvían al pueblo con el pescado, mucho de él en salmuera, y era el momento de las subastas y del reparto a familiares y amigos de bonitos y mojamas. Era el momento de arreglarse con trajes más elegantes, y también era el momento de disfrutar de las hogueras que en la noche de Sant Joan se quemaban. Y para finalizar, se llegó a ‘Gràcies mare’, centrada en el mes de julio, con el canto de las chicharras, cuando era tiempo de refrescarse en los atardeceres con la llegada de heladeros de poblaciones vecinas como Xixona, también era el momento de las fiestas en honor a la Virgen del Carmen, y con ellas la suelta de patos en el mar, la mascletà, y la procesión marinera.

Además de los bailarines de Salpassa, y la música en directo de los componentes del So dels Barrejats, la obra contó con las interpretaciones de Mar Coca (hija), Mar García (hija), Renzo Lucero (hijo) y Sonia Marco (madre).

El Auditorio de la Casa de Cultura se llena para escuchar el concierto de música festera ofrecido por la Colla de Dolçaines Larraix

La agrupación dirigida por Luis Seguí interpretó, entre otras, ‘Dolça Fira’, una obra de Francisco Valor, con textos adaptados a la historia de El Campello

concierto musica festera larraix_2014 01Más de 500 personas asistieron ayer domingo al concierto de Música Festera ofrecido por la Colla de Dolçainers i Tabaleters Larraix en el escenario del ‘Auditori Pedro Vaello’ de la Casa de Cultura de El Campello. La agrupación que dirige Luis Seguí interpretó varias piezas de temática festera, como una marcha cristiana o una melodía mora, dada la proximidad de las fiestas mayores campelleras. Y además lo hizo en presencia de los cargos de las Capitanías Mora y Cristiana 2014, que acudieron al concierto junto con las autoridades municipales y los componentes de la Junta Festera.

En cualquier caso, la interpretación más atractiva de la velada fue la de la obra ‘Dolça Fira’, una composición de Francisco Valor, dedicada a la Fira de Cocentaina cuya narración habla sobra la historia y creación de este evento. La Colla Larraix, para este concierto, adaptó esa historia a la de El Campello, creando una narración libre basada en hechos históricos que describen la creación del pueblo de El Campello. La adaptación de los textos fue obra Cristina Sala y la narración corrió a cargo de Juan Giner, ambos componentes de la Colla.

Este concierto también sirvió para que público viera y escuchara instrumentos tradicionales, poco habituales hoy en día, de la familia de las dulzainas como son el Flaviol, la Tarota o el Sac de Gemecs. Otra nota curiosa fue el detalle la Colla tuvo con uno de sus componentes, Marc Vaello, Ambaixador Cristià 2014, que actuó en el concierto y recibió de sus compañeros un recuerdo conmemorativo de este cargo que le tocará asumir dentro de unos días.

De esta forma, la Colla Larraix, con más de 20 años a sus espaldas, volvió a ofrecer su aportación en los días previos a las Fiestas de Moros i Cristians de El Campello, preparando e interpretando un concierto muy especial que hizo vibrar el ‘Auditori Pedro Vaello’. El próximo fin de semana, será el turno de la banda de la Associació Musical L’Avanç (sábado 4) y del Grup de Danses L’Estatxa (domingo 5).