EU vuelve a llevar a pleno la puesta en marcha de una auditoría pública de la gestión del PP en el ayuntamiento de El Campello.

El grupo municipal de Esquerra Unida vuelve a presentar para el próximo pleno, un año después, una iniciativa que ponga en marcha una auditoría pública de las cuentas del ayuntamiento de las dos últimas legislaturas del gobierno del Partido Popular.

Desde Esquerra Unida considera poco ético aprobar un nuevo presupuesto sin antes realizar una fiscalización objetiva de todas las facturas que se han estado pagando en el Ayuntamiento por lo que se encuentran ante la última oportunidad de realizar una auditoría pública de las cuentas del ayuntamiento antes de presentar los nuevos presupuestos municipales.

El grupo municipal de izquierdas recuerda que el compromiso de auditar las cuentas del anterior gobierno del PP no es una promesa exclusiva del grupo de Esquerra Unida, sino que es una propuesta que llevan en los programas electorales la gran mayoría de partidos del actual gobierno. La negativa del equipo de gobierno de auditar las gestión financiera supuso para nuestra formación una sorpresa que a día de hoy seguimos sin comprender y que esperamos podamos enmendar el próximo 26 de enero con la nueva propuesta.

El concejal de izquierdas, Pedro Mario Pardo, volvió a recordar que “remitir la Cuenta General al Tribunal de Cuentas no es sinónimo de investigación por su parte y este se limita a archivar la información recibida por los ayuntamientos, salvo que medie alguna denuncia o que se ha seleccionado aleatoriamente para ser inspeccionado. Llevamos varios años donde el tribunal de cuentas debe reclamar la documentación al consistorio campellero, ya que, se retrasa en el plazo de entrega, además de que hace un año que el sindic de comtes elevo a este tribunal una denuncia por presuntas irregularidades sobre la deuda pendiente de pago sobre infracciones urbanísticas y no reflejada en las liquidaciones presupuestarias respecto a las resoluciones de alcaldía. Por ello, el consistorio precisa urgentemente de una auditoria que esclarezca no solo estas partidas sino otras con ingresos estimativos que puedan haberse contabilizado de la misma forma”, ha declarado el edil.

mocion-eu

EXIGENCIA ÉTICA

OPINIÓN–ÁNGEL SÁNCHEZ–

La redudancia es una repetición de significados, quizá innecesario pues pretende expresar una idea ya expresada. En el caso de la auditoria solicitada por Esquerra Unida al Pleno, encontramos una redundancia de significados y significantes.

En el texto del acuerdo entre los diferentes grupos y partidos políticos que propició la investidura en la presente legislatura, en su punto 9 podemos leer:

«Hacer una auditoria pública para conocer la situación real de las cuentas del Ayuntamiento y facilitar información respecto del destino concreto de los gastos, al igual que se conoce el origen de los ingresos».

El 28 de enero de 2016, EUPV presenta la propuesta al Pleno municipal por primera vez. Y lo hace tras una salida abrupta del gobierno municipal. La coalición de izquierdas considera ( y consideraba en el texto de la moción presentada hace un año) que es una exigencia ética previa a la aprobación del nuevo presupuesto la fiscalización de las facturas pagadas por el gobierno que precedió al actual. Esta exigencia, absolutamente legítima, debe entenderse extendida igualmente al actual gobierno, del que Esquerra Unida formó parte, por lo que la propuesta debería, por lo tanto extenderse al año y medio del actual gobierno, a menos que Esquerra Unida considere que ha fiscalizado la acción económica-financiera de forma adecuada.

Dicho lo cual, y partiendo de la legitimidad de la propuesta y la corresponsabilidad del resto de grupos firmantes del acuerdo de investidura, la pregunta es, ¿ será aprobada la moción?.

Las respuestas del resto de grupos políticos fueron, de forma resumida y sintética ,en la línea de: «ya se está realizando a través de los mecanismos institucionales; que la auditoria paralizaría los pagos, la necesidad de respeto y confianza en la estructura burocrático -administrativa y la posibilidad de que la totalidad de representantes acceda a las facturas.

Es un hecho que la legislación vigente, contempla un compromiso con la fiscalización y el control, clasificándola en tres mecanismos concretos: control interno (intervención), externo (tribunal de cuentas) y político ( pleno municipal). No obstante, y al margen de la posible «depuración» de responsabilidades en pagos y gastos, la nueva dinámica de exigencia social añade un aspecto relevante: la información y la transparencia. Información en cuanto al destino finalista de los fondos públicos, y transparencia en cuanto al porqué y para qué o para quién. Y en esta cuestión, la actual administración está igualmente lejana que sus predecesores, dinámica que hipotéticamente venían a cambiar.

Al margen del debate en si de la auditoria solicitada, existe un hecho relevante, y este es el equilibrio político existente en la actualidad en la corporación. Si Esquerra Unida solo cuenta con e apoyo de Ciudadanos y la oposición del resto de grupos, difícilmente saldrá adelante, al igual que dificilmente sandrán adelante las cuentas municipales al existir, en principio, una exigencia previa de uno de los grupos que escenificaron el cambio en 2015.

En la actualidad existe un gobierno compuesto por Compromis, Grupo Socialista, Partido de El Campello y Demócrates. Todos ellos suman 9 representantes: faltan dos para sumar el apoyo suficiente que permita, en general, sacar adelante las propuestas de interés colectivo. En el caso del Presupuesto, ésta exigencia no se aplicaría al estar las cuentas municipales prorrogadas desde 2014, algo que permitiría que, pese a la oposición del Pleno, pudieran ser aprobadas por la Junta de Gobierno. Y éste extremo, siendo funcional para la dinámica administrativa municipal, plantearía un escenario poco positivo, pues significaría, en mi opinión, que las cuentas que probablemente se aprobasen serían las únicas de la legislatura, un hecho que empobrece la propuesta de cambio que sustentó la investidura. No obstante, podríamos encontrarnos con una propuesta económica radicalmente diferente a las anteriores; una propuesta realmente de cambio, con la articulación de mecanismos previos de participación e incluso un cambio de paradigma: unos presupuestos sustentados en una propuesta colectiva, explicada y susceptible de control político y social. Podríamos encontrarnos con un presupuesto que realmente significase un cambio, con programas de empleo, bienestar social y promoción económica basados en conceptos como la equidad, como igualdad en la redistribución del producto final; solidaridad como compromiso de inclusión social y cultural etc. En éste hipotético caso, Esquerra Unida tendría que modular su exigencia, priorizando las necesidades frente a su legítima exigencia ética de conocer la gestión anterior.

No obstante, considero que es necesario que la ciudadanía conozca y tenga la información veraz necesaria sobre la gestión presupuestaria, y en ésto coincido con la exigencia ética de implementar una sólida política pública de información que propiciase un mejor y mayor conocimiento y por lo tanto, participación por parte de la ciudadanía, algo que posiblemente permita el progresivo emponderamiento social, elemento imprescindible en un nuevo escenario político donde ciudadanos y representantes se sitúen definitivamente en un mismo plano.

El equipo de gobierno considera que la moción presentada por EU para que se apruebe la ejecución de una auditoría para fiscalizar las cuentas del consistorio es una medida demagógica que sólo busca la portada fácil en les medios de comunicación.

Es una estrategia desestabilizadora puesto que el acuerdo de gobierno se está cumpliendo ya que el grupo municipal de EU, como el resto partidos representados en el Pleno Municipal, participa de las Comisiones Especiales de Cuentas que fiscalizan la Cuenta General creada por Intervención a través de su aprobación en Pleno.

Hohe SummenEsta misma Cuenta, se expone en público y se remite al Tribunal de Cuentas con las alegaciones de partidos políticos y ciudadanos. Se cumple el acuerdo de gobierno también ya que por otro lado la información respecto del destino concreto de los gastos y el origen de los ingresos se recogen en la liquidación del presupuesto que es expuesta en Pleno y publicada en la web municipal. El problema radica en que EU es consciente de estos mecanismos de control de los que forma parte activa. Es consciente así mismo de que las facturas e informes se facilitan por parte de los concejales de cada área, como ha pasado con otros grupos políticos de la oposición cuando han venido a consultar cualquier cosa. Otra cosa es eso, ningún representante de EU se ha dignado a consultar o estudiar ninguno de los proyectos, están más preocupados de poner palos a la rueda del Equipo de gobierno, boicoteando la actividad diaria del ayuntamiento.

Por otro lado, la realización de una auditoría pública, por parte del cuerpo de funcionarios del ayuntamiento que son los mismos que han realizado y auditado la Cuenta General, paralizaría la ejecución de presupuestos para 2016. Teniendo en cuenta de que esa misma auditoría la va a realizar el mismo Interventor que ha firmado las cuentas generales, solo buscaría paralizar la gestión económico-financiera de la entidad. Esto ahora mismo ahogaría las arcas municipales, hay que recordar que se está trabajando con un presupuesto prorrogado desde 2014, y directamente paralizaría la capacidad financiera y económica de todas y cada una de las asociaciones que forman parte del municipio así como cualquier tipo de iniciativa municipal para con el pueblo, como pueden ser las campañas para promover e incentivar el comercio local, las campañas promocionales turísticas, la realización de eventos,… Así está moción solo se presenta para entorpecer la actividad del ayuntamiento, perjudicar la gobernabilidad del municipio y ahogar la vida asociativa y económico-comercial campellera.

EU demuestra una vez más que no es partido con sentido de gobierno ni responsabilidad municipal. Es un partido que se encuentra más cómodo en la oposición, manejando eslóganes de pancarta, que gobernando, pues para gobernar hace falta sentido y responsabilidad de gobierno. Así se explica la salida de EU del equipo de gobierno pues nunca han tenido interés por gobernar. Siempre han antepuesto los intereses particulares de su partido, buscando réditos electorales, a afrontar los problemas reales que afectan a los campelleros.
Para gobernar hay que crear y siempre es más fácil criticar que crear, por eso mismo el grupo municipal de EU prefiere criticar que afrontar los riesgos y la responsabilidad de gobernar un municipio de 27.000 habitantes.

EU exige una auditoría pública de las cuentas del ayuntamiento de El Campello.

El grupo municipal de Esquerra Unida en el Campello registró, para el próximo pleno ordinario del mes de enero, una moción para realizar una auditoría pública de las cuentas del Ayuntamiento de El Campello.

auDesde Esquerra Unida no consideran ético aprobar un nuevo presupuesto sin antes realizar una fiscalización real de todas las facturas que se han estado pagando en el Ayuntamiento. Mirar hacia otro lado, o no querer investigar factura a factura todos los gastos que realizó el anterior equipo de gobierno nos haría cómplices de la política de gasto que se ha llevado años atrás. La ciudadanía demandó un cambio y nuestro grupo está obligado a fiscalizar la acción de gobierno para que dicho cambio se de, declara la formación.

El concejal portavoz del grupo municipal de EUPV en El Campello, Pedro Mario Pardo recuerda al equipo de gobierno el punto número 9 del “ACUERDO de GOBIERNO: por un funcionamiento, ético y democrático del nuevo equipo de gobierno” cito textualmente: “9.- Hacer una auditoría pública para conocer la situación real de las cuentas del ayuntamiento, y facilitar información respecto al destino concreto de los gastos, al igual que se conoce el origen de los ingresos.” Compromiso de mínimos para el que se iba a gobernar en los primeros seis meses y que fue firmado por todos los grupos políticos que posibilitaron el nuevo gobierno en El Campello.

El concejal de izquierdas considera que arrojar luz sobre la gestión económico-financiera del ayuntamiento y dejar clara a los ciudadanos cuál es la situación real de las cuentas municipales al inicio de cada legislatura, en un gesto de salud democrática, aún cuando no existan indicios de ilegalidad o mala gestión en el pasado, declaró el edil.