Que hemos elegido

Angel Sánchez
Opinión sobre: QUE HEMOS ELEGIDO.

Como continuación de mi opinión «que elegimos», sobre el proceso de primarias abierto en el PSOE, planteo algunas cuestiones que, pese a que dicho proceso se ha cerrado, no creo que estén completamente»cerradas».

Ciertamente, la militancia del PSOE ha dado una lección de compromiso sea cual fuere la opción por la que optase. La alta participación, no solo el día de la elección, sino en los diferentes actos y actividades convocados ha sido, sin miedo a exagerar, extraordinaria. Pero «solo» hemos elegido al Secretario General, pues el congreso que se celebrará el 16 y 17 de junio será el encargado de designar los órganos de dirección y el documento político que regirá la acción política del PSOE hasta el próximo congreso.

A continuación del proceso de primarias, se abrió el debate sobre la ponencia marco y la elección de delegados y delegadas al congreso federal. En éste nuevo proceso interno se han podido valorar las intenciones de uno u otro sector en cuanto a la correlación de fuerzas de cada cual y la voluntad de integrarlos en una dirección plural o no. Los primeros cambios se produjeron en el grupo parlamentario: el cese del portavoz el mismo día de las primarias exigió la designación de un nuevo portavoz. El nuevo Secretario General designó personalmente ( no hay ejecutiva ni comité federal hasta el congreso) al portavoz, cuando quizá ese cargo, hasta la constitución de la comisión ejecutiva federal y el comité federal, debería haberlo designado el propio grupo parlamentario. Esto, en mi opinión no es un buen síntoma, pues una sola persona decide quien o quienes van a representar al PSOE en el parlamento. Por otro lado, manifestaciones como las realizadas por Adriana Lastra sobre «la necesidad de pedir disculpas» de algunos dirigentes al nuevo Secretario General, o los diferentes gestos provenientes del sector vencedor me hacen pensar que, nuevamente, se está cerrando en falso un debate que debería habernos situado, como mínimo, al nivel de lo que la sociedad está exigiendo: pluralidad.

El proceso de elección de delegados a adolecido, en mi opinión, de consistencia democrática. Me explico. Los diferentes sectores o sensibilidades que participaron en el proceso de primarias deberían, al igual que durante el proceso, haber convocado a sus militantes afines para elegir una coordinadora temporal encargada de la elaboración de las propuestas de delegados en las Asambleas municipales, así como de la defensa de las enmiendas a la Ponencia política. Por contra, se ha podido comprobar que la «integración» se ha producido como un mero ejercicio de equilibrio porcentual: yo tengo tanto, tu tienes tanto, así que tantos delegados para tí y tantos para mi. Pero, ¿quién ha elegido la lista de nombres y su orden?. La debilidad democrática viene por ahí: las personas que se han encargado de componer las listas no han sido designadas por nadie, existiendo, en su caso, una aceptación tácita por parte de los y las simpatizantes de cada sector hacia ese «autonombramiento».

La democratización de la organización es un reto que espero que se concrete en la ponencia organizativa, así como espero que las propuestas políticas sean consecuentes con la situación que vivimos. Pero la democratización empieza por esos pequeños gestos que hemos dejado de lado en nombre de la integración, pero aparentemente bajo la bandera de la legitimidad absoluta, no solo del nuevo Secretario General, sino de su entorno.

Personalmente, mi deseo es que la integración se produzca, pero no como un mero equilibrio de pesos electorales, no como concesiones de los ganadores a los perdedores, pues si así fuera, no hemos entendido nada. La democracia no confiere una legitimidad ilimitada, sino que da una responsabilidad para avanzar en un proceso de apertura, transparencia y participación que asegure esa legitimidad a lo largo del proceso de toma de decisiones. La «tiranía de la mayoría» no es un ejercicio democrático, sino al contrario: un ejercicio de reduccionismo instrumental.

El próximo 16 y 17 el PSOE tendrá la oportunidad de demostrar que el compromiso asumido con la sociedad, con las clases medias trabajadoras, con los excluidos y los precarios es algo más que retórica. Y el inicio debe ser la integración de ese equilibrio surgido de las urnas el 21 de mayo más allá de las venganzas o ajuste de cuentas. Un proyecto político no puede sostenerse sobre una pirámide donde los cimientos sean meros porteadores de líderes.

Tags

About: Juan Guill

Fundador y administrador de Radio El Campello.

You may also like...

Sorry - Comments are closed