Servicios Sociales

Bienestar Social recibe a familias ucranianas

Bienestar Social recibe a familias ucranianas desplazadas en El Campello para ayudarles a regularizar su situación

Hasta 20 personas procedentes de Ucrania, en su mayoría mujeres, desplazadas en El Campello a consecuencia del conflicto bélico, fueron recibidas ayer por la concejalía de Bienestar Social, dirigida por la edil Mercé Pairó (Cs), para proporcionarles toda la ayuda e información precisas en aras de mejorar y regularizar su situación.

La reunión, celebrada a primera hora de la mañana en el Centro Social “El Barranquet”, comenzaba con la calurosa acogida que tanto la edil, como la coordinadora del centro, Yolanda López y la asesora jurídica, Josefina Martínez, les brindaban a las asistentes, algunas de las cuales ya están siendo objeto de valoración específica por parte de la concejalía.

A continuación, las técnicas les informaron de las ayudas y procedimientos que se siguen desde el área de Bienestar Social, así como los que proporcionan las administraciones autonómicas y estatales con respecto a su situación, ofreciéndoles todo tipo de datos y consejos esenciales para regularizar su situación.

“Hay una primera entrevista en la que les informamos de cómo pueden escolarizar a sus hijos, conseguir la tarjeta sanitaria, seguridad social, contactos con el centro de acogida de refugiados en la Ciudad de la Luz o en el albergue de Moraira, vivienda, validez del permiso de conducción, clases de español, formación para el empleo, el derecho a asistencia jurídica del turno de oficio del Colegio de Abogados o al sesenta por cien de descuento en la adquisición de medicamentos”, explicaban las profesionales.

“Cada caso es peculiar y diferente y, en base a esas circunstancias, evaluamos y les proporcionamos las ayudas. Tienen una situación de protección especial a diferencia del resto de extranjeros, pero lo más importante es regular la situación”, exponen las técnicas.

En el turno de preguntas, donde las asistentes mostraron más inquietud fue en el apartado del empadronamiento, si bien la intranquilidad amainó cuando las técnicas explicaron que con el justificante de petición de cita es suficiente para solicitar otros documentos.

En breve, un profesor comenzará a dar clases a los menores hasta los 18 años, en valenciano y castellano, y ya se trabaja en soluciones para hacerlas extensivas a los desplazados por encima de esa edad. Además, y en lo referente a las necesidades alimenticias, Bienestar Social se coordinará tanto con Cáritas Salesianos como con parroquial de El Campello para poder suministrar alimentos a las familias en situación de mayor vulnerabilidad.