Sanidad

Salud Pública refuerza las fumigaciones

proliferación de mosquitos

La concejalía de Salud Pública ha reforzado las fumigaciones en El Campello ante la proliferación de mosquitos tras los episodios de lluvias registrados y las altas temperaturas actuales. La primera actuación destacada se ha desarrollado hoy en la desembocadura del Río Monnegre, mientras el servicio de control de plagas lleva a cabo trabajos semanales para evitar la eclosión de insectos.

Desde la Mancomunidad de l´Alacantí se llevan a cabo actuaciones semanales preventivas, principalmente en el cauce y desembocadura del río, además de otros puntos de acumulaciones de agua, para evitar la proliferación de larvas y la eclosión.

La plantilla de Lokímica, empresa adjudicataria del servicio, actúa en los puntos de cría identificados de manera periódica a lo largo de todo el año, y mantiene el refuerzo de las actuaciones, en las que lleva a cabo revisiones con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los vecinos.

El objetivo es también inspeccionar las zonas para detectar puntos de cría de insectos y controlar la población de mosquitos. Los tratamientos larvicidas se realizan con bacillus thuringiensis, producto de origen biológico y respetuoso con el medio ambiente y la fauna del entorno.

Por otro lado, el personal encargado del servicio de control de plagas actúa en los imbornales todas las semanas, tarea fundamental para controlar a la población de mosquitos en entornos urbanos. El personal técnico del Ayuntamiento ejecuta estos trabajos durante todo el año de manera programada para prevenir la aparición de mosquitos y evitar su proliferación, con el objetivo de mantener en buen estado la sanidad ambiental y la salud pública.

Para este 2022, Lokímica ha llevado a cabo un estudio de la zona, determinando que no existe problema de mosquitos hematófagos en el cauce del río. Sí se ha detectado la presencia de quironómidos, especie con nulo impacto en la salud, ya que se trata de una mosca no picadora cuyo hábitat se encuentra en lodos y sedimentos de ríos que reciben aguas de depuradoras, en los cuales se alimentan de plantas y vegetación.
Esos animales forman las típicas nubes de mosquitos alrededor de las farolas u otros focos luminosos, puesto que se sienten atraídos por la luz.

Rafa Galvañ señala la importancia de la colaboración de los vecinos, sobre todo en los próximos meses y con la subida de las temperaturas. Por eso es importante el mantenimiento de zonas privadas ya que el mosquito tigre necesita muy poca cantidad de agua para depositar sus huevos. En este sentido, los vecinos y vecinas pueden colaborar en el ámbito privado y controlar la proliferación de mosquitos evitando encharcamientos en el jardín, renovando el agua de los platos de las macetas, manteniendo las piscinas en buen estado o vaciando frecuentemente los bebederos de animales domésticos.