Local

6 ascensores de edificios municipales están cerrados

El pueblo de El Campello ya no aguanta más.

Hemos sufrido una pandemia y estamos padeciendo sus consecuencias como todos, pero a esto se le añade un desgobierno municipal que agrava constantemente nuestra situación.

A los problemas ocasionados por la crisis del covid, se le suma la falta de un liderazgo fuerte que gobierne el municipio, y sin gobierno estamos abocados al caos. Es lamentable que quienes están al frente de nuestro ayuntamiento pierdan su tiempo y el nuestro en luchas internas y guerras de egos mientras el pueblo se hunde cada vez más en el desastre.

Los problemas de gran calado y difícil solución, que requieren de un equipo cohesionado y con capacidad de consenso, no solo no los abordan, sino que directamente los aparcan, pensando que haciéndolos a un lado desaparecerán solos y esconden la cabeza dentro del caparazón de la inoperancia.

Y esta línea de “trabajo” la llevan ustedes hasta límites inaguantables. Desatienden asuntos cotidianos, de supuesto menor calado y por tanto de fácil solución, cuestiones usuales que cualquier municipio remedia rápidamente porque son parte habitual de un funcionamiento diario, pero que en nuestro pueblo se acumulan y, de tantos que son, se convierten en un desastre de gestión que los campelleros ya no aguantamos más.
Algo tan simple como vigilar el mantenimiento de un ascensor, por lo visto se ha convertido en un trabajo enorme para este gobierno, y no sería mayor problema si ante un deterioro puntual, el responsable se tomara su tiempo en arreglarlo y, durante un periodo de tiempo prudencial, ese ascensor se mantuviera cerrado.
Seriamos comprensivos y entenderíamos que no todo el mundo es tan diligente como quisiéramos, pero la cosa cambia cuando a este ascensor se le suma otro, y otro, y otro… ¡hasta consentir que 6 ascensores de edificios municipales estén cerrados!

Se lo comentamos en los pasillos y en la calle, se lo decimos en sus despachos, lo denunciamos en los plenos municipales y llegado este punto no valen excusas. Un ascensor puede tener un problema estructural, otro puede que sea una pieza rota, otro puede que no haya llevado un buen mantenimiento y no pase la inspección… pero no hay justificación válida para 6 ascensores, puede que para uno o dos haya explicación, pero cuando se acumulan hasta 6, no hay argumento que lo defienda.

La Casa de Cultura, cuyas oficinas de atención al público se encuentran en el primer piso, lleva meses sin sus ascensores. El edificio de Urbanismo, con tres plantas de oficinas de atención al ciudadano, lleva meses sin su ascensor. El Juzgado, cuyas dependencias están en un segundo piso, lleva meses sin su ascensor. El edificio de la Policía Local, lleva meses sin ascensor.

Y El Centro Social, donde la mayoría de los usuarios tienen dificultades en la movilidad y no pueden afrontar una subida por la escalera, también tiene cerrado su ascensor.

Un ascensor es una herramienta valiosa para el normal funcionamiento de cualquier edificio, pero si ese edificio es municipal y de ello depende la atención de nuestros mayores o la gestión de un trámite de nuestros dependientes, o la protección de nuestros niños en carritos, o las condiciones laborales de nuestros funcionarios… un ascensor se convierte en una necesidad irrenunciable para cualquier responsable con un mínimo de sensibilidad, y a estas alturas no nos vale el que no hay dinero (que no nos lo creemos), o que el problema de uno de los ascensores viene de lejos (con más motivo para remediarlo), o que “los astros” se han alineado en su contra (¡pues cambien de “astros”, que no es tan difícil!), pero 6 ascensores cerrados es una vergüenza y los campelleros y campelleras no aguantamos más.

¡El Campello necesita un gobierno que trabaje y dé soluciones ya!

Vicent Vaello
Portavoz Grupo Socialista
Secretario General Agrupación El Campello