Geometría variable

Angel Sánchez
Opinión sobre: Geometría variable

Desde el inicio mismo de la legislatura, la geometría política que propició la investidura, varió. Y lo hizo, en primer lugar, con el rechazo de uno de los grupos políticos que apoyó la investidura a entrar en el gobierno, para pasado el tiempo, volver a variar con la abrupta salida de otro de los “socios fundadores” del actual gobierno de coalición en minoría. La salida fue acompañada de la entrada del grupo que decidió en principio no participar, cuestión que no resolvía la posición de debilidad del gobierno de coalición.

La cuestión de la aritmética se ha puesto sobre la mesa en nuestro municipio a lo largo de nuestra historia democrática. En 2014 el partido popular precisó de apoyos para aprobar el presupuesto que todavía sigue vigente. No obstante, esa misma geometría se complica a partir de 2015 con los resultados electorales: si al partido popular le hizo falta únicamente dialogar con un partido, en 2015 el diálogo concitó a cinco. La fragmentación que surgió de las urnas, anula cualquier intento formal de analizar la coalición resultante, no solo por el gran número de actores que intervienen, sino por el descuelgue de uno de los grupos mayoritarios en un primer momento, y la salida de otro pasado poco tiempo. Por lo tanto, el único enfoque posible de análisis es el multidimensional al haberse demostrado a lo largo del tiempo que el proceso de formación y modificación de la coalición ha sido un proceso dinámico y continuo.

En un primer momento, la distancia ideológica y programática parece salvarse con la redacción de un programa mínimo de gobierno que contiene unos puntos, además de unos principios que sirven como sustento al acuerdo. Pero éste documento se presenta como no valido con el paso del tiempo, pues la opción del gobierno de coalición minoritario fue la de seguir una estrategia incrementalista ( partiendo de lo hecho, incrementar o modificar las actuaciones políticas) frente a la reformadora que en principio se suponía y esperaba.

La situación que hoy vivimos, respecto a un supuesto y extraoficial debate presupuestarios ( no existe acuerdo en el órgano correspondiente que establezca un calendario con plazos temporales para culminar el debate), pone de relieve que la aritmética municipal sigue siendo cambiante. En principio, la exclusión manifiesta del que fuera socio de investidura planteaba una única alternativa: Ciudadanos. Los tres votos de éste grupo aseguraban la aprobación de los presupuestos, aunque tras las palabras del Alcalde en la última sesión plenaria ( a la recriminación del pp sobre su aparente posición prescindible, la respuesta fue un : “de momento”) cualquier posibilidad sigue abierta.

El hecho de que no se haya utilizado el mecanismo de la “moción de confianza”, instrumento anulado al haber entrado en el último año de legislatura, plantea un escenario complejo. La moción de confianza, planteada por el Alcalde al Pleno municipal, uniendo a ésta los presupuestos municipales habría sido ganada dadas las distancias ideológicas entre los grupos que hoy componen la oposición: un acuerdo entre PP, Ciudadanos y Esquerra Unida es inviable (variable aritmética imposible que ha posibilitado la permanencia del gobierno de coalición en minoría). Pero ésta cuestión ha decaído porque ya no se está a tiempo. En cuanto a lo que se establecía en la disposición adicional 16ª de la Ley 7/ 1985, introducida por el art. 1.38 de la Ley 27/2013, y tras declarar éste apartado inconstitucional por el Tribunal Constitucional, la aprobación por la Junta Local de Gobierno del Presupuesto (en el caso de no alcanzar la mayoría necesaria), tampoco es ya una posibilidad. ¿Entonces?. Únicamente queda la posibilidad de que la geometría variable municipal propicie los apoyos suficientes para aprobar unas cuentas que, por otro lado, trascenderán a la presente legislatura dadas las fechas en las que nos encontramos.

Casos similares hemos tenido ésta legislatura. Como antes mencionaba la aprobación del Estudio Económico-financiero de la piscina municipal e instalaciones anexas, así como el pliego de condiciones de éste servicio, fueron aprobadas con el apoyo “implícito” de PP y Ciudadanos (no votaron que si, pero cedieron “abstenciones” a la coalición de gobierno), en una prueba más de que la geometría es variable en función de la coincidencia en cuanto a los objetivos y no solo en la relación al eje ideológico.

Hasta ahora hemos hablado de la política de coaliciones que ha sido factible, pues del momento de la investidura hasta nuestros días lo políticamente deseable no ha sido aritmeticamente posible, ¿o si?. Esa es una buena pregunta, pues el abandono de los objetivos expresados en el documento que sustentó la investidura hace pensar que ha existido coincidencia siempre que se ha buscado, pero no siempre ha sido la que presumiblemente resultaba del proceso de investidura, o lo que es lo mismo: ha habido una tendencia hacia posiciones conservadoras en cuanto a las preferencias en los acuerdos, abandonando las posiciones de izquierdas que inspiraban el documento que propició el acuerdo inicial.

Es absolutamente legítimo que la realidad condicione la toma de decisiones, pero esta legitimidad debe reforzarse con una estrategia, más que comunicativa, explicativa: la ciudadanía debe conocer el porqué de las variaciones estratégicas. Hasta ahora solo han existido manifestaciones redundantes en el discurso retórico cuyo objetivo es el reforzamiento de los símbolos y, curiosamente, ese discurso solo ha sido realizado por uno de los socios del gobierno de coalición en minoría, algo que indica que las relaciones en el seno de la coalición son igualmente variables a estudiar para así poder, en principio entender el papel de cada actor y, de ahí, atribuir responsabilidades, positivas o no en cuanto a las decisiones y las no decisiones.

El último año de legislatura nos va a deparar situaciones interesantes, aunque creo que no será posible resolver el embrollo institucional hasta 2019, cuando la ciudadanía vuelva a votar expresando sus preferencias y, como decía, premiando o castigando, espero que no solo discursos retóricos, sino propuestas.

Tags

About: Juan Guill

Fundador y administrador de Radio El Campello.

You may also like...

Sorry - Comments are closed