El PSOE de El Campello presenta una moción por la presencia de medios necesarios y personal formado en desfibriladores

El Sr José Ramón Varó Reig en representación del Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de El Campello, al amparo de lo que preveé el art. 116 de la Ley 8/2010 de la Generalitat, de 23 de junio, de Régimen Local de la Comunitat Valenciana, presenta esta propuesta de resolución para incluirla en el orden del día de la próxima sesión ordinaria del Pleno que se convoque, y a los efectos de su debate y votación

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

1155805404_0En España no tenemos una estadística demasiado precisa, pero se calcula que aproximadamente entre 40.000 y 60.000 personas fallecen súbitamente cada año. Sin una rápida actuación la mayoría de las víctimas fallecería en minutos, por ello la rapidez de la asistencia sanitaria es esencial.
El 80% de los episodios tiene un origen cardíaco, de los cuales la mayoría son debidos a arritmias ventriculares malignas, ritmos potencialmente desfibrilares. La desfibrilación eléctrica consiste en aplicar sobre la pared torácica un pulso de corriente contínua que despolariza las células cardíacas y restaura el ritmo normal. Tradicionalmente se aplica mediante desfibriladores manuales, en los quirófanos, UVIs móviles o servicios de emergencias, pero durante los últimos años de han desarrollado desfibriladores externos automáticos, DEA, y semiautomáticos DESA, que pueden utilizarse fácilmente sin un entrenamiento específico.

En los últimos años hemos sido testigos del aumento de casos, especialmente en el deporte, de muerte súbita y otras cardiopatías de gravedad que en muchas ocasiones han tenido un fatal desenlace, lo que pone de manifiesto la necesidad de contar con desfibriladores y de personal formado en su uso.
El DEA y DESA posibilita el acceso a la desfibrilación de una forma segura y efectiva con un mínimo de formación y entrenamiento. Es un pequeño equipo médico, capaz de analizar el ritmo cardiaco de forma automática y semiautomática y desfibrilar el corazón. Cuentan con instrucciones habladas y señales acústicas que van indicando los pasos que hay que realizar, al tiempo que con una altísima seguridad detectan si la parada es susceptible o no de ser tratada con una descarga eléctrica. Estos equipos han sido diseñados para ser empleados por personas sin formación sanitaria, son relativamente baratos, de bajo peso, seguros para la víctima y el rescatador y, después de unas breves instrucciones, es fácil utilizarlos adecuadamente.

Su uso se encuentra regulado por el Real Decreto 365/2009 de 20 de marzo del Ministerio de Sanidad y Consumo y el Decreto 220/2007 de 2 noviembre de la Conselleria de Sanitat. En los que se regulan el uso de los aparatos por personal no médico. Al mismo tiempo que fija los requisitos de formación, acreditación y entidades.

La obligatoriedad de instalar desfibriladores en los estadios de fútbol, y en general en edificios publicos, data del mencionado Real Decreto. Y gracias a un acuerdo entre la Liga de Fútbol Profesional y algunas empresas, todos los campos de Primera y Segunda cuentan con aparatos de este tipo de manera obligatoria, pero el resto de categorías no.

Existen distintas inicativas que se pueden poner en práctica desde el Ayuntamiento, como la adquisición y la formación en su uso de los trabajadores municipales responsables de las instalaciones donde se encuentren situados dichos aparatos, especialmente la de los miembros de la Policía Local, que en la mayoría de los casos son los primeros en llegar cuando se dan este tipo de situaciones de emergencia.
Este tipo de iniciativas vienen avaladas por organizaciones sanitarias como la Sociedad Española de Cardiología o la Sociedad Española de Medicina y Seguridad en el Trabajo.

Está demostrado que la utilización de un aparato desfibrilador a tiempo puede suponer la diferencia entre la vida o la muerte o, al menos minimizar las secuelas, sobre todo en forma de lesiones cerebrales, y que estos dispositivos sanitarios son una herramienta muy valiosa para preservar la vida hasta la llegada de la asistencia sanitaria, con el objetivo de poder actuar con celeridad ante cualquier incidencia y prevenir la muerte súbita.

Son muchos los municipios que han tomado medidas en este sentido, y que cuentan con desfibriladores (DEA o DESA) en instalaciones municipales deportivas, escolares y espacios públicos donde se concentra alto número de personas, asumiendo así la obligación que tienen los poderes públicos de promover la salud y en concreto la de los ayuntamientos como administración más cercana al ciudadano.

Tags

About: Juan Guill

Fundador y administrador de Radio El Campello.

You may also like...

Sorry - Comments are closed