EL AYUNTAMIENTO INICIA UN “TRAMPEO MASIVO” CON FEROMONAS SINTÉTICAS PARA EL CONTROL DE PROCESIONARIA.

El Ayuntamiento de El Campello ha iniciado, durante el presente mes de julio, un control biológico para la procesionaria del pino, mediante trampas de feromonas sintéticas.

Esta actuación se llevará a cabo durante toda la época estival en nuestro municipio, ya que el ciclo biológico de la procesionaria suele comenzar en el verano, que es cuando copula, a lo que se sucede la puesta de huevos.

El tratamiento de control se llevará a término en los colegios Pla Barraques, El Vincle y Rafael Altamira, así como en otras áreas ajardinadas y parques como el Central, el Canino y el situado en la C/ Josep Poveda Verdú. Asimismo, las pinadas que se hallan en la calle Cocentaina, en el cementerio, en Puntes de Gosalves y los jardines de Villa María, la Plaza Virgen del Carmen y la de La Huerta, así como la finca Villa Marco, serán objeto de este procedimiento.

Para un control efectivo de la procesionaria se coloca una trampa por hectárea, preferentemente antes del inicio del vuelo, que suele comenzar entre los meses de julio a septiembre. “Por este motivo se han iniciado los trabajos de trampeo masivo en este momento, ya que la duración de la feromona abarca ampliamente el citado periodo”, manifestaron desde “Lokímica”, laboratorio encargado de realizar este control.

Para entender el porqué de esta actuación en esta época del año, es de especial importancia explicar cómo y cuándo se desarrolla el ciclo: “En otoño salen las larvas que comen las hojas de los pinos y se refugian en bolsas. Después, las orugas bajan de los árboles y buscan un lugar donde enterrarse. Una vez en el subsuelo se transforman en crisálidas, nace la mariposa y las fases vuelven a repetirse”, señalan desde la compañía de sanidad ambiental.

ACCIÓN DE LAS TRAMPAS

Desde Lokímica aseguran que “lo recomendable es hacer uso de trampas con feromonas para capturar a los machos, ya que cada macho que muere supone entre 500 y 1000 orugas menos”. Por este motivo, si esta acción se lleva a término con continuidad, cada año, el nivel de orugas disminuiría altamente, si bien es cierto que la “eliminación total no se puede conseguir”, afirmaron desde los laboratorios.

El “trampeo masivo”, es una técnica consistente en la colocación de trampas con la feromona sintética (Pityolure) como cebo. El fin es capturar la mayor cantidad posible de machos de procesionaria (Thaumetopea pityocampa) en su fase mariposa y así reducir los encuentros entre machos y hembras lo que redundaría en la reducción significativa de hembras fecundadas.

DESARROLLO SOSTENIBLE

Por otra parte, hay que destacar la importancia que, una vez más, desde la concejalía de Medio Ambiente, cuya titularidad ostenta el edil Julio Oca, se le concede al hecho de marcar una estrategia racional de control de plagas compatible con el desarrollo sostenible, “ya que el uso indiscriminado de plaguicidas en cualquier medio supone riesgos tanto para las personas como para el medio que habitan”, asegura Julio Oca.
Desde este convencimiento y control exhaustivo de los procedimientos la concejalía, a través de “Lokímica”, ha apostado por las feromonas sintéticas, cuyas principales características son su gran especificidad y su nula toxicidad, lo que se traduce en la preservación absoluta de nuestro ecosistema.

Tags

About: Juan Guill

Fundador y administrador de Radio El Campello.

You may also like...

Sorry - Comments are closed