DOS COMPAÑEROS

angel-sanchez

Angel Sánchez
Opinión sobre: DOS COMPAÑEROS

En el PSPV-PSOE de El Campello, el candidato va a decidirse, oficialmente por primera vez, a través de un proceso de primarias al existir dos candidatos. Sobre los mismos, como militante (tengo que decir que con una militancia algo laxa, más simbólica que operativa) nada tengo que decir. Conozco a ambos y, evidentemente, cuando ejerza mi derecho a voto en la Agrupación se a quién tengo que elegir, sin necesidad de esperar a qué puedan decir o proponer. Y lo se, porque la cuestión es de personas y no de programas (los programas son una cuestión colectiva y no personal), aunque las actitudes cuentan.

La elección de un candidato es solo el paso previo a cuestiones como la composición de la candidatura o la elaboración del programa electoral, pero en mi opinión el contexto de partida no puede ser más complicado para un partido que ha olvidado, sino renunciado, al papel jugado a lo largo del primer decenio de la democracia en la que gestionó la mayor dotación de servicios e infraestructuras hasta la fecha. Y ese olvido ha ido paralelo a la pérdida constante, elección tras elección de la confianza de la sociedad local. En las elecciones de 2015 se perdieron casi once puntos porcentuales de apoyo y más de mil votantes decidieron que otras alternativas representarían mejor sus intereses que el Partido Socialista. La coalición que surgió de aquellas elecciones escenificó un acuerdo explícito contra el PSPV-PSOE que, siendo el partido más votado de los que formaban la coalición de investidura, tuvo un gesto que no ha sido puesto en valor: en beneficio del cambio de gobierno, asumió que, pese a ser la tercera fuerza política y la más votada de entre los miembros de la coalición, dejaría que otro representante (el de la segunda formación en número de votos de la coalición) asumiera la Alcaldía, en beneficio del cambio de gobierno que la ciudadanía había propuesto en las urnas. Pero ha llegado el momento de que nos volvamos a poner frente a la ciudadanía a rendir cuentas, pese a que es algo que deberíamos haber hecho a lo largo
de los cuatro años.

Y esa rendición de cuentas, no puede quedarse solo en un cambio de caras al frente de la candidatura o en la lista: debe ser fruto de una reflexión autocrítica que, sin necesidad de ser una autoflagelación pública, sí debe suponer un punto de inflexión que rompa con la dinámica del “totum revolutum”que nos hemos impuesto y que va a suponer un serio condicionante para poder explicar cuál ha sido nuestro papel y, sobre todo, cual queremos que sea a partir de ahora.

En mi opinión, el proceso de primarias es una oportunidad para el debate y la reflexión y no solo para elegir personas porque, ¿para que sirve elegir una lista si no tenemos argumentos?. Y ahí es donde se puede y se debería, creo yo, plantear ese punto de inflexión que pueda ayudarnos a reconstruir un proyecto que pueda ser referente para una mayoría de vecinos y vecinas.

Si todo queda en un procedimiento meramente instrumental; si no reflexionamos de forma abierta, sincera y humilde sobre qué hemos hecho, cómo lo hemos hecho y qué queremos hacer, nuestro papel seguirá siendo testimonial, y nuestra historia como partido político, como gobierno municipal que modernizó infraestructuras y servicios, solo será eso: historia.

Creo que los socialdemócratas tenemos un papel que jugar en la política local, pero para ello es necesario que perdamos el tiempo dialogando y debatiendo ideas y no solo liderazgos que, como decía, sin una cimentación, son solo hechos pasajeros. Y en ese debate, en ese diálogo es necesario que incluyamos a la sociedad a la que nos debemos, para la que existimos, pues un proceso como el que afrontamos, si es como decía un procedimiento meramente instrumental, no será útil para el sujeto central de nuestra existencia como partido: la gente.

Tags

About: Juan Guill

Fundador y administrador de Radio El Campello.

You may also like...

Sorry - Comments are closed