CAMPAÑA SOBRE CAMPAÑA.

Ángel Sánchez
Opinión sobre: CAMPAÑA SOBRE CAMPAÑA.

Estamos metidos de lleno en dos campañas electorales para elegir diferentes niveles de gobierno: el del estado y el de la comunidad autónoma.

Las candidaturas y candidatos estamos viendo que han elegido lo que se denomina temas de campaña, en definitiva asuntos de interés general, pero abordados desde una perspectiva posicional, Por ejemplo, la unidad de España. Desde PP y Ciudadanos se mantiene que el actual gobierno es un riesgo para la unidad de España (cuando cualquier modificación constitucional requiere una mayoría cualificada que con toda seguridad nadie va a obtener), y éste tema divide a la sociedad pues pese a ser un asunto de interés general, se convierte en bandera, con la siempre interesada y sesgada colaboración de los medios de comunicación. Otro ejemplo es que, aunque afortunadamente hayamos superado los tiempos del “plomo”, el terrorismo de ETA, vuelve a ser argumento arrojadizo contra el gobierno, sin más datos que lo sostengan que el apoyo parlamentario de una fuerza proveniente del entorno abertzale. En definitiva, como decía estamos metidos de lleno en dos campañas donde los asuntos transversales, los que nos interesan y afectan a todos, están pasando de soslayo en beneficio de la “polarización” que tanto PP como Ciudadanos y Podemos quieren imprimir a ésta campaña. Asuntos como la fiscalidad, el empleo, la discapacidad, el blindaje de la educación, la sanidad o las pensiones, pilares fundamentales de nuestro débil estado del bienestar estén siendo secundarios o en su caso objeto de alguna que otra propuesta “cuasi folclórica”, cuando realmente nuestra vida cotidiana depende de ellos.

Interesándome la política de mi país, como no podría ser de otra manera, me considero un “opinólogo” de ámbito local, y consiguientemente, me interesa reflexionar sobre cuestiones que nos afectan cotidiana y diariamente. Creo que estamos de acuerdo en que, a parte de la presentación de algunos candidatos y candidaturas, todavía no ha surgido ninguno de esos “temas” con los que deben construir su propuesta política, pues solo las personas de una lista o unos candidatos más o menos conocidos o de prestigio, no son suficientes argumentos.

Los partidos, candidatos y candidatas, deben escoger unos temas dentro de la estrategia de campaña. Esos temas compondrán el programa electoral (que, seguramente están elaborando algunos a través de procesos participativos, algo que estratégicamente es incongruente si tomamos como referencia la legislatura que finaliza). Personalmente estoy sumamente interesado en analizar, no ya los temas, que seguramente serán recurrentes, sino cómo se abordan; cuales son las propuestas y, por supuesto, la viabilidad de las mismas en el marco competencial y presupuestario municipal.

Y digo que serán recurrentes, pero no estoy afirmando que sean las mismas, pues el contenido ideológico subyace de forma patente, contradiciendo, en mi opinión, esa máxima que de forma perversa se ha impuesto en el sentido común de la sociedad: todos son lo mismo. Yo no soy de esa opinión.

En una campaña propositiva (como es de esperar que sea la que se iniciará cuando así lo decidan los actores implicados), las propuestas deben contener una parte prescriptiva (el deber ser), pero también una descriptiva (el ser, la realidad). Pongamos un ejemplo: la gestión de la piscina. La realidad es que ha sido una actuación que podríamos definir como fallida pero, ¿de quién?. Si echamos mano de las actas de Pleno, la gran mayoría de grupos estaban a favor del proceso, con más o menos reparos, pero de acuerdo en lo sustancial: gestión privada. ¿Qué se va a proponer para éste asunto?, ¿un nuevo procedimiento de contratación?. La resolución de ésta cuestión en cuanto a la gestión tiene diferentes formas de abordaje si optamos, o por una posición conservadora o desde una progresista. Y sí, ya se que algunos dirán que lo importante es que se abra pero, ¿cómo, con qué efectos para el empleo, para el servicio a los que menos recursos tienen?. Son cuestiones sobre las que ponerse de perfil es una clara definición ideológica. Otro asunto: los servicios públicos. ¿privatizar o ampliar la plantilla?. Creo que siendo éste otro tema transversal, debería, como en otros muchos ( fiscalidad municipal, ordenación urbana, organización administrativa, etc.) contar con el suficiente consenso para dar un recorrido, como mínimo, a medio plazo y no pecar del cortoplacismo del que se ha hecho gala hasta ahora, valorado alternativas viables como el autoempleo.

A modo de síntesis, me gustaría terminar pidiendo que, a parte de las motivaciones personales, de la inevitable asignación de responsabilidades hacia unos y otros, la ciudadanía leyese los programas con una actitud, crítica pero constructiva, exigente pero racional en cuanto a qué se propone y el cómo se va a realizar, pero también a quien afecta y cómo: al empleo local, a las oportunidades de nuestros jóvenes, a la calidad de vida colectiva. Nuestros problemas casi siempre no son sólo nuestros, sino que son compartidos, por lo que, recuperar un cierto sentido de empatía social, no estaría de más si la perspectiva es ser algo más que la suma de diferentes asociaciones de interés: ser un pueblo.

Tags

About: Juan Guill

Fundador y administrador de Radio El Campello.

You may also like...

Sorry - Comments are closed