Alicante también tenía una tarjeta ‘black’ para diversos gastos

Ángel Luna (PSOE) negó que hiciera uso de ella durante su mandato. Mintieron en la fecha en la que se supone que la dieron de baja.

14133651086819El uso de tarjetas de crédito para adelantar gastos a costa del erario público no ha sido competencia exclusiva de la época de excesos. El PP de Alicante sabe que la existencia de este tipo de gastos de representación en algunos ayuntamientos puede socavar su discurso de regeneración democrática en plena tormenta preelectoral. Por ello prevé prohibir en su ponencia del sábado en Benidorm el uso de tarjetas de crédito con dinero público a aquellos de sus cargos que estén cobrando un sueldo de la Administración.

Que se sepa, hay al menos un Ayuntamiento en la provincia que ha hecho uso de este tipo de tarjetas fantasma: el de la capital. La Sindicatura de Cuentas entregó en enero del año 2013 un informe sobre el control económico interno del consistorio que dirige Sonia Castedo en el que alertaba de la existencia de una misteriosa tarjeta, con crédito de 6.000 euros, suscrita a Alcaldía y cuya función era «adelantar gastos de Tesorería».

Se trata de una situación de «debilidad de control interno», según el Síndic, porque rompe la habitual dinámica de justificación del gasto. El órgano competente para liberar Alcaldía de fondos es la Junta de Gobierno, con una fiscalización exhaustiva de Intervención.

De hecho, algo sabría la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, que estaba haciendo mal con esta tarjeta cuando, apenas un mes después de que el organismo auditor la detectase, dio orden de darla de baja. Y, para tapar el desliz, envió a su edil de Hacienda, Juan Seva, a decir que la tarjeta no estaba activa desde «el 1 de enero de 2013», antes incluso de que se entregase el informe. Sin embargo, la Sindicatura revela en su escrito definitivo que la orden se dio un mes después, en febrero. Es decir, que sólo se anuló la tarjeta cuando Castedo supo que se había destapado la existencia de ésta, nunca antes.

Otro asunto que el PP no ha aclarado es de dónde viene la tarjeta. Según Seva, la han utilizado «todos los alcaldes de Alicante» desde la época del socialista Lassaletta (1979-1991). Esta versión tampoco casa con las dos fuentes con las que ha contactado EL MUNDO. La primera, el ex alcalde del PSOE Ángel Luna (1991-1995), negó tener acceso a «cualquier tipo de tarjeta de crédito» para sus gastos durante su mandato. La segunda, una fuente de la Concejalía de Hacienda, explicó que fue el antecesor de Castedo, Luis Díaz Alperi, quien la puso en marcha.

La tarjeta, según esta versión, era para los chóferes de Alperi, para que pudiesen hacer gastos relacionados con sus desplazamientos. Sin embargo, eso no justifica el escaso control al que estaba sometida la tarjeta -como puso de relieve el Síndic-, lo que la convertía en una anomalía que el PP se apresuró a eliminar sin dejar rastro.

La existencia de la tarjeta coincide, además, con numerosas polémicas por los gastos de representación de la alcaldesa de Alicante en los últimos años. Sonia Castedo ha pagado con dinero público desde facturas de repostería (de la alicantina coca de mollitas) hasta dos pares de zapatos para la pregonera de las Hogueras, Antonia San Juan. Y eso que estos gastos sí que han pasado por Junta de Gobierno, con la aprobación explícita de todos sus ediles.

Tags

About: Juan Guill

Fundador y administrador de Radio El Campello.

You may also like...

Sorry - Comments are closed