Alicante autoriza a Ortiz a vender energía de la planta de Fontcalent

La empresa gana 1,3 millones de euros al año con la electricidad que genera el biogás. El ‘jefe’ de Brugal también cobra por tratar residuos en horario nocturno.

14083491431013El próximo 1 de septiembre se cumple un año de la adjudicación formal del contrato de limpieza urbana y recogida de basuras de Alicante. Sólo UTE Alicante, empresa participada por el jefe de Brugal, Enrique Ortiz, optó a prestar este servicio, el más caro de la historia de la ciudad (425 millones de euros por 12 años). Aunque el Ayuntamiento vendió que la adjudicación suponía una rebaja de 14 millones anuales, lo cierto es que el tipo de licitación es muy similar al del contrato que se redactó en el año 2001; la trampa está en que durante años la Concejalía de Atención Urbana ha estado pagando a Ortiz sobrecostes del 30% en el servicio, con gastos fuera del presupuesto que han sido considerados «irregulares» tanto por Intervención como por la Sindicatura de Cuentas.

El edil del área, Andrés Llorens, aseguró que el nuevo pliego era de «todo incluido», por lo que los únicos sobrecostes se pagarían en caso de que se creasen nuevos barrios en la ciudad. Sin embargo, lo cierto es que el importe del servicio no se queda en los 31,5 millones anuales (actualizados anualmente al nivel del IPC), sino que existen determinados privilegios que permiten a la adjudicataria hacer caja.

En concreto, UTE Alicante gana cada año unos 4,5 millones de euros en extras por la gestión de la planta de basuras de Fontcalent, de titularidad municipal. Por un lado, el Ayuntamiento ha autorizado a la empresa a vender la energía eléctrica que produce el biogás generado por las basuras enterradas dentro de sus celdas de residuos; este producto pasa por la planta de tratamiento, que genera 1,4 millones de kw/hora al mes de energía. La cantidad supone unos ingresos anuales de 1,3 millones de euros, explicaron a EL MUNDO fuentes conocedoras de este mercado.

El segundo privilegio que permite aumentar los ingresos de UTE Alicante es el tratamiento de residuos procedentes de otros municipios en horario nocturno. El pliego regula la entrada de desechos de otros planes zonales, algo que, según Llorens, repercute íntegramente en el precio contrato (es decir, lo que se gana con la entrada de basuras de fuera se resta al coste del servicio); el problema está en que el pliego sólo regula los tres primeros turnos de tratamientos (los diurnos), pero el volumen de desechos es tan grande que la adjudicataria está autorizada a trabajar también por la noche. Y, al no especificar el pliego la tarifa que se aplica en este caso, la empresa cobra automáticamente por el sistema del anterior contrato: un 75% del precio por tonelada (38 euros) se lo lleva directamente UTE Alicante y el resto (12 euros) va a parar a las arcas municipales. Se estima que la planta gestiona de esta manera 85.000 toneladas cada año, lo que suponen unos ingresos de unos tres millones.

Según denunció el edil socialista Gabriel Moreno, estos dos factores son los que motivaron que se autorizase una ampliación de las celdas de basuras -validada por la Generalitat- meses antes de volver a sacar a licitación el contrato. Moreno explicó que, con estos «favores», el «contrato de la limpieza urbana de Alicante es un negocio redondo», algo a lo que se suma «el abandono que sufren las calles de la ciudad después de que el Ayuntamiento se viese obligado a dejar de pagar a la empresa de Ortiz al margen del presupuesto». El concejal aseguró que UTE Alicante «pretende ahora, con el concurso del concejal de Atención Urbana,Andrés Llorens, recortar el servicio para justificar nuevas ampliaciones» presupuestarias, pero «lo que el Ayuntamiento no dice a los ciudadanos es que ya está compensando» al jefe de Brugal «con otro tipo de ingresos, algunos al margen del contrato».

Tags

About: Juan Guill

Fundador y administrador de Radio El Campello.

You may also like...

Sorry - Comments are closed