¿UN MODELO DE GESTIÓN O UN MODELO DE SOCIEDAD?

Ángel Sánchez
Opinión: ¿UN MODELO DE GESTIÓN O UN MODELO DE SOCIEDAD?

La piscina municipal (porque lo pone en el cartel de la fachada) y las pistas anexas ( porque se ven desde la valla) llevan finalizadas hace años. Y sí; de forma incomprensible siguen cerradas. Y, sí; se paga un mantenimiento mensualmente pese a que sigue cerradas. Pero, ¿la ciudadanía campellera «demanda de forma tumultuosa que la instalación se abra?. Con toda sinceridad, a parte del «medio centenar» de vecinos y vecinas ( número de participantes en la concentración que señala el periódico Información) no he visto a los vecinos y vecinas exigir la apertura, si exceptuamos lo que en redes sociales se dice.

La obra, que ha pasado por diferentes vicisitudes (paralización de la obra, readjudicación, etc) se convirtió en «maldita» la pasada legislatura cuando el gobierno de coalición presidido por Compromís decidió asumir como bueno el criterio de privatización. Y la maldición se trasladó al procedimiento, quedando anulado por los tribunales tras una sucesión de despropósitos, empezando por el informe económico financiero sobre el que se apoyaba el proceso de privatización. Bueno, la cuestión no son los aplazamientos, las vicisitudes burocráticas o que se estén pagando aproximadamente cinco mil euros por el mantenimiento de una instalación cerrada. En mi opinión la cuestión es la decisión que tomó el gobierno de coalición (Compromís, Grupo Socialista y Podemos): la gestión sería privada, o no sería.

La ideología neoliberal ha impregnado profundamente la gestión pública. Los servicios son concebidos como productos y la ciudadanía como consumidores. La Nueva Gestión Pública, paradigma, en principio modernizador, ha servido como «excusa» para avanzar en un proceso de privatización en la gestión de servicios bajo la premisa ( en mi opinión, perversa e impuesta)de la eficiencia económica como eje, aunque realmente lo que oculta es el intento de mercantilizar las relaciones entre administración y administrados, sustituyendo el concepto mismo de ciudadanía por el de cliente o consumidor. Y ésto es lo que subyace tras la piscina: un modelo ideológico, por otro lado, aparentemente aceptado por una cada día más apática e individualista ciudadanía ,más cercana al concepto de Asociación que al de Comunidad (F.Töonies: Asociación y Comunidad).

Y la gravedad, no estriba en que la derecha en el poder quiera imponer un formato ideológico en la gestión de los servicios, sino que la izquierda, la que sobre el papel estaría llamada a plantear alternativas viables para acercar la administración ( y los servicios, como parte que afecta colectiva y no individualmente a la gente que vivimos en el mismo municipio) a la ciudadanía. La izquierda local ( a excepción de Esquerra Unida, que defiende la gestión directa) ha aceptado la privatización como «única» solución, pero existen otras vías que plantea una profunda diferencia conceptual e ideológica entorno a la definición de ciudadano y a la fuente de la que emana su posición y relación respecto a las instituciones: el Nuevo Servicio Público ( Denhart y Denhart 2011).

La izquierda local, asumiendo el neoliberalismo como paradigma de gestión renuncia a explorar otras vías como la expuesta (de Nueva Gestión Pública al Nuevo Servicio Público). De nada sirve la retórica política si ésta no se concreta en propuestas que la ciudadanía pueda contrastar. El modelo planteado teoricamente por Denhart y Denhart se fundamenta, como decía en un concepto de ciudadanía que la acerque a la política como actor protagonista y no sólo como «consumidor» de servicios. La teoría del Nuevo Servicio Público propone que los representantes públicos deben desempeñar un triple papel: a) agentes impulsores de la participación (regulan e incentivan); b) agentes facilitadores que asisten a los ciudadanos en el examen de sus intereses y en su aprendizaje social; c) participantes cooperativos que trabajan conjuntamente con los ciudadanos para alcanzar acuerdos que son el fruto de un proceso abierto de deliberación (Denhardt y Denhardt, 2003). La apuesta se concreta en un modelo participativo asentado en un gobierno dinamizador y cooperativo, y en unos ciudadanos democráticamente activos con la comunidad a la que pertenecen y en que se destacan como los actores protagonistas en las redes o las estructuras colaborativas (Gema Pastor, 2013).

Por último, señalar que la Ley de Contratos del Sector Público 9/2017 de 8 de noviembre, `pese a su carácter «constreñidor» de la gestión municipal, apunta vías posibles para la superación de la mercantilización en beneficio de la socialización de los servicios a la ciudadanía, fomentando, por ejemplo, la participación de pequeñas empresas y cooperativas en la gestión de servicios.

En resumen: dos modelos, no sólo de gestión, sino de sociedad y ciudadanía.

¡QUE MALA ES LA IGNORANCIA!

Ángel Sánchez
Opinión: ¡QUE MALA ES LA IGNORANCIA!

La ciudadanía nos alimentamos ( y retroalimentamos) a través de los medios que tenemos a nuestra disposición. Es evidente que la información la buscamos o la recibimos desde diferentes medios, aunque en el ámbito local éstos son reducidos, algo que promueve lo que popularmente se denomina “rumorología”. Por otro lado, los nuevos instrumentos de comunicación e interacción en línea (webs, redes, etc) influyen también en la creación de opiniones y juicios sobre los diferentes temas que se consideran de interés colectivo. Pero, a diferencia de los medios tradicionales, la multidireccionalidad de las nuevas plataformas digitales, además de informarnos, además de opinar, nos transmiten, en ocasiones, informaciones contradictorias e incluso falsas. Y cuando, sin opinar, damos nuestra “ignorante” opinión, estamos expuestos a que aquellos que sí poseen esa información nos señalen, además de como “ignorantes”, incluso como presuntos manipuladores intencionados.

Los que estamos acostumbrados a que nos señalen, ya sea por nuestras opiniones publicadas o simplemente por expresar nuestras posiciones, evidentemente relativizamos a ese dedo acusador pero, ¿y la ciudadanía?, ¿eh, y la ciudadanía?.

La administración local reúne una serie de características concretas. Y una de ellas es la proximidad y la posibilidad de articular mecanismos eficientes de información (primer y fundamental escalón de la participación). Esto, en un contexto de “transparencia”, como exigencia de calidad democrática, es uno de los requisitos para empoderar a la ciudadanía en el primer nivel: la información. La complejidad de la administración y sus procesos deben ser simplificados a través de la construcción de mensajes claros y concretos para que la ciudadanía pueda formarse un juicio mínimo lo más aproximado a la realidad. Como decía, lo que puede ocurrir es que, si ésto no se produce, lo que se propicia es que digamos, o lo primero que se nos ocurra, o incluso, armados de argumentos, señalemos situaciones que pueden o no corresponder a esa realidad que, por desconocida, puede inducirnos e inducir a otros a construir opiniones erróneas.

Pero, como reza esa máxima tan conocida, “la información es poder”, la impresión que personalmente tengo al respecto es que a los que acaparan el poder (conste que digo “acaparan” y no ostentan, con toda la intención) no tienen demasiada voluntad de facilitar una información ágil y veraz siempre que no pase por su control.

La política es conflicto, y la democracia lo que nos ofrece es la posibilidad de, a través de diferentes mecanismos, resolver de forma pacífica y dialogada las diferentes opiniones o concepciones social y políticas, aunque sea de forma temporal (la virtud de nuestro sistema democrático radica en esa temporalidad “cuatrianual”, donde la ciudadanía soberana puede ratificar o modificar gobiernos. Pero la política también es información, o dicho de otra manera: la política es comunicación. Y dados los reducidos medios privados ( alguno de ellos estigmatizado de forma incomprensible a la vista de la exigua participación de la institución en ellos desde una perspectiva informativa, aunque no así desde el propagandístico) y los inexistentes medios públicos ( inexistentes no porque no existan, sino porque se renuncia a una estrategia verdaderamente democrática que propicie que la información fluya de forma veraz), sólo nos queda internet y las redes sociales. Pero éste nuevo ecosistema informativo tampoco es asumido como herramienta aunque si como instrumento, insisto, de propaganda personal y política ( conste que digo, de forma intencionada, propaganda).

Creo humildemente que la ignorancia informativa política es desconocimiento o desinformación que no beneficia a nuestra ya sufrida democracia, aunque es posible que si lo haga a esa concepción instrumental que algunos todavía mantienen del mandato representativo, pese a la necesidad de mejorar (para fortalecer) nuestro sistema político.

La posibilidad de recabar información está ahí pero, ¿no tienen los poderes públicos la obligación ética de favorecer el acceso a esa información a través de los nuevos y los tradicionales medios de información y comunicación?. Si el eje de la información es la “personalización” (preguntar directamente) seguramente se fortalecerá ese sesgo que beneficia a quien la posee, algo que además de desvirtuar, añade un componente que a mi, personalmente, no me gusta: el clientelismo.

MEDIO AMBIENTE INFORMA DE LA SUSPENSIÓN TEMPORAL DEL SERVICIO DE ECOPARQUE MÓVIL POR REORGANIZACIÓN DEL MISMO

MEDIO AMBIENTE INFORMA DE LA SUSPENSIÓN TEMPORAL DEL SERVICIO DE ECOPARQUE MÓVIL POR REORGANIZACIÓN DEL MISMO

La concejalía de Medio Ambiente, dirigida por Julio Oca (Cs), informa de la reorganización del servicio del Ecoparque Móvil del Consorci MARE, por lo que se procederá a la suspensión temporal del mismo. El Ecoparque, situado todos los miércoles entre las 08.00h y las 14.30h, en la confluencia de la Avenida Ausías March con la de la Estación, será habilitado lo más tempranamente posible. La activación del mismo será notificada convenientemente y con suficiente antelación. Disculpen las molestias.

El diputado Fernando Llopis trasladará al Consell la preocupación sobre unas instalaciones “que están creando problemas que atentan contra la salud

Cs pedirá una investigación sobre la situación medioambiental de la planta de tratamiento de residuos de El Campello

• El diputado Fernando Llopis trasladará al Consell la preocupación sobre unas instalaciones “que están creando problemas que atentan contra la salud”

Alicante, jueves 9 de enero de 2020. El diputado de Ciudadanos (Cs) en Les Corts, Fernando Llopis, se ha comprometido a trasladar al Consell la preocupación de las autoridades locales y vecinos de El Campello sobre la situación de la planta de tratamiento de residuos Les Canyades “que está creado problemas que atentan contra la salud en la zona norte del municipio”, ha asegurado.

“Vamos a averiguar si se están cumpliendo todos los protocolos de seguridad y los parámetros de la licencia ambiental que en su momento dio la Generalitat”, ha anunciado tras un encuentro mantenido con el primer teniente alcalde de El Campello, Julio Oca, la concejal de Bienestar Social, Mercé Pairó, y el concejal de Vía Pública, Javier Martín. Llopis ha señalado que los malos olores e incremento de enfermedades denunciados por los vecinos “son motivos más que suficientes para que se esté devaluando una zona fantástica, con un gran potencial turístico además”.

Otro de los problemas tratados ha sido la falta de dotaciones en los centros de salud y ambulatorios, especialmente de pediatras. “Es curioso que haya centros educativos con barracones porque hay muchos niños y a la vez no se dote de pediatras las instalaciones sanitarias”, ha criticado Llopis. También se ha planteado la necesidad de mejorar la conexión con la Font y con el PAU 5 de El Campello.

La visita del diputado de Ciudadanos se enmarca dentro de una ronda de encuentros con los que se pretende recorrer todas las comarcas para conocer de primera mano las demandas y sensibilidades que más preocupan a los alicantinos y hacerlas llegar a les Corts a través de preguntas e iniciativas. “Queremos hacer más visibles a los municipios, que en ocasiones encuentran un freno ante las directrices de la Generalitat”, ha explicado el diputado autonómico de Cs.

FERNANDO LLOPIS diputado de Ciudadanos (Cs) en Les Corts

Cs demanarà una investigació sobre la situació mediambiental de la planta de tractament de residus del Campello

• El diputat Fernando Llopis traslladarà al Consell la preocupació sobre unes instal·lacions “que estan creant problemes que atempten contra la salut”

Alacant, dijous 9 de gener de 2020. El diputat de Ciutadans (Cs) en Les Corts, Fernando Llopis, s’ha compromés a traslladar al Consell la preocupació de les autoritats locals i veïns del Campello sobre la situació de la planta de tractament de residus Els Canyades “que està creat problemes que atempten contra la salut en la zona nord del municipi”, ha assegurat.

“Esbrinarem si s’estan complint tots els protocols de seguretat i els paràmetres de la llicència ambiental que en el seu moment va donar la Generalitat”, ha anunciat després d’una trobada mantinguda amb el primer tinent alcalde del Campello, Julio Oca, la regidor de Benestar Social, Mercé Pairó, i el regidor de Via Pública, Javier Martín. Llopis ha assenyalat que les males olors i increment de malalties denunciats pels veïns “són motius més que suficients perquè s’estiga devaluant una zona fantàstica, amb un gran potencial turístic a més”.

Un altre dels problemes tractats ha sigut la falta de dotacions en els centres de salut i ambulatoris, especialment de pediatres. “És curiós que hi haja centres educatius amb barracons perquè hi ha molts xiquets i alhora no es dote de pediatres les instal·lacions sanitàries”, ha criticat Llopis. També s’ha plantejat la necessitat de millorar la connexió amb la Font i amb el PAU 5 del Campello.

La visita del diputat de Ciutadans s’emmarca dins d’una ronda de trobades amb els quals es pretén recórrer totes les comarques per a conéixer de primera mà les demandes i sensibilitats que més preocupen els alacantins i fer-les arribar a les Corts a través de preguntes i iniciatives. “Volem fer més visibles als municipis, que a vegades troben un fre davant les directrius de la Generalitat”, ha explicat el diputat autonòmic de Cs.