LAS NUEVAS HERRAMIENTAS

Angel Sánchez
Opinión sobre: LAS NUEVAS HERRAMIENTAS

Mark Poster (profesor estadounidense de estudio de los medios) acuñó la expresión de «martillo» para referirse a las nuevas herramientas tecnológicas. Exactamente a un «martillo nuevo que sirve para clavar más deprisa y comodidad los clavos de siempre». Esta metáfora se refiere a la utilización de las nuevas herramientas de información y comunicación para hacer lo mismo, pero de forma más rápida, o lo que es lo mismo: renunciar a las potencialidades interactivas y de comunicación horizontal para seguir utilizando las TIC como herramienta meramente de propaganda.

Un rápido análisis de los diferentes grupos y perfiles relacionados con El Campello podría servirnos como elemento explicativo de la afirmación que anteriormente he realizado sobre la estática comunicativa en la que, en mi opinión, vive instalada la política local.

Existen diferentes grupos de temáticas transversales. De la reivindicación ciudadana, sobre el patrimonio artístico y cultural a deportivas, juveniles, turísticas y perfiles institucionales. El seguimiento, pese a requerir una ponderación, ya que muchos de los participantes lo hacen paralelamente en diferentes grupos, debería ser un elemento a tener en cuenta para los grupos políticos locales. Así, el grupo Crónicas de El Campello cuenta con más de seiscientos participantes, Tu no eres de El Campello si no… con más de cuatro mil, el perfil de Amigos de la Asociación poético cultural ANUESCA, más de dos mil quinientos participantes. Los datos de participación en perfiles institucionales es igualmente significativa: El Campello Jove, más de mil cien participantes, El Campello Turismo, más de veinticinco mil, la oficial del Ayuntamiento, más de ocho mil cuatrocientos, y así podríamos seguir.

No me encuentro en ese grupo de ciberoptimistas que consideran que las TIC transformarán sin más el control ciudadano sobre la acción de gobierno, equilibrando el poder de los media, grupos de presión o partidos, condicionando la agenda política. Personalmente considero que no basta sin más incorporar las TIC en el procedimiento institucional sin un compromiso con la mejora efectiva de la participación. Pero igualmente considero que es un enorme error no ver que el cambio en las relaciones e interacciones sociales y políticas propicia nuevas e interesantes formas de participación horizontal.

Si echamos un vistazo a las interacciones que se producen en los diferentes grupos podemos observar que, o los miembros de la corporación no pertenecen a ellos o simplemente se dedican a la lectura de los diferentes argumentos expuestos a diario en ellos, sin reacción deliberativa alguna. Y si hacemos una lectura crítica del principal perfil institucional ( el oficial del Ayuntamiento), vemos que se trata de un mero tablón de anuncios y propaganda, donde habitualmente no se interactúa y, cuando se hace, se produce una reacción a la defensiva frente a la necesaria pedagogía y horizontalidad que debería guiar una dinámica comunicativa que tuviese como perspectiva influir positivamente en las nuevas vías de participación democrática. El análisis de los perfiles de los diferentes grupos políticos con representación van en la misma línea: tablón de anuncios.

En mi opinión, los grupos políticos locales parecen instalados en una estática jerárquica: informar y publicitar. Pero la sociedad se ha autoorganizado fuera de los cauces institucionales y éste nuevo elemento no puede ignorarse en una estrategia política que tenga por objetivo convertirse un instrumento útil para la ciudadanía.

Evidentemente, la nueva segmentación social surgida conjuntamente de la crisis y la revolución tecnológica, requiere atención a la ciudadanía que no tiene acceso a las nuevas tecnologías, pero si analizamos la información y no la publicidad que se realiza en los medios tradicionales ( televisión, prensa y radio), la estrategia comunicativa local no mejora sustancialmente, aunque ésto es posible que sea motivo de otro texto de opinión.

Las inscripciones de la Torre de la Illeta se incluirán en el próximo catálogo de protección de bienes.

EU pide que se de traslado a organismos públicos como las facultades de ciencias sociales de las universidades de Elche y Alicante, así como a la Consellería de cultura y la Diputación de Alicante con el fin de poder continuar con los estudios que ayuden a comprender mejor nuestra historia.

El pasado mes de diciembre, Esquerra Unida dio a conocer en el pleno municipal la existencia de dos inscripciones en el interior de la Torre de la Illeta, en las que se puede leer: “Viva la libertad” y “Constitución o muerte” y que a pesar de encontrarse en uno de los monumentos más significativos de la localidad, no existía ningún documento que reflejara su procedencia. Es por eso que solicitaron que se realizara un estudio sobre la procedencia de los escritos y, si fueran de relevancia, se incluyera en la descripción de la ficha de protección de la fortaleza para su preservación.

f1

EU explicó que en su trabajo de documentación que consultó el proyecto de restauración de las obras de la torre que data de los años 90, destacando que “a pesar de no verse reflejadas en el proyecto de restauración del arquitecto, tuvo que considerarlas importantes al conservarlas”.

El Alcalde de El Campello a preguntas del concejal el pasado pleno, confirmó que las inscripciones detectadas por Esquerra Unida en la Torre de la Illeta tienen un valor histórico importante al hablar con los encargados de realizar el nuevo catálogo de protecciones de bienes y considerar que puedan pertenecer al trienio liberal, lo que les daría una antigüedad de 200 años.

Para Esquerra Unida este nuevo hallazgo sería un nuevo aliciente para la creación de una gran área cultural en la zona junto al yacimiento de la Illeta dels Banyets, les coves del “Clot de l’Illot, la torre de la Illeta y el centro de interpretación (en el antiguo cuartel de la guardia civil).

El concejal portavoz de la formación en El Campello considera que es una gran noticia para el municipio y que engrandece su historia, y que desde su formación solicitarán que se continúe con los estudios dando traslado a organismos públicos como las facultades de ciencias sociales de las universidades de Elche y Alicante, así como a la Consellería de cultura y la Diputación de Alicante con el fin de poder continuar con los estudios que ayuden a comprender mejor nuestra historia.

Programa Participativo correspondiente al mes de AGOSTO con D. Pedro Mario Pardo, Concejal de EUPV de El Campello

Programa Participativo correspondiente al mes de AGOSTO con D. Pedro Mario Pardo, Concejal de EUPV de El Campello

Serie de programas participativos en Radio El Campello a cargo del Concejal de Izquierda Unida de nuestro Ayuntamiento de El Campello en los cuales se habla de temas de suma importancia para el futuro de nuestro municipio.

Los temas tratados en este programa versaron sobre; Piscina Municipal y Recursos, Huelga Planta de Residuos, Ascensor del Parking els Furs, Grúa, suciedad en las calles, baldeos…

En cuanto a la serie de programas participativos cualquier ciudadano puede sugerir o preguntar al Concejal, Pedro Mario Pardo de EUPV, sobre cualquier tema que le inquiete, le preocupe o desee información a través de correo info@radioelcampello.es y en el programa siguiente procurará resolver las dudas que se le planteen

PROGRAMA PARTICIPATIVO DEL MES DE AGOSTO DE 2018….

LA PISCINA LLEVARÍA ABIERTA DESDE ENERO DE 2017 DE HABER OPTADO POR LA GESTIÓN DIRECTA PROPUESTA POR ESQUERRA UNIDA

Con la privatización de la piscina el ayuntamiento regala una inversión pública de 5,5 millones para que se lucre con las tarifas un privado.

Muy lejos quedan los siete meses que se calculaban que iban a durar las obras del complejo deportivo para El Campello, o finales de 2016 que este equipo de gobierno aseguraba que abriría la piscina. Ya han pasado más de ocho años desde que iniciaran las obras y a pesar de contar con las obras finalizadas, seguimos sin poder disfrutarlas.

Cabe recordar que el complejo deportivo costó 5,5 millones de euros públicos, gracias al Plan Confianza de la Generalitat Valenciana, y que el Ayuntamiento de El Campello, en sesión plenaria en un bochornoso espectáculo de agradecimientos entre los grupos del equipo de gobierno: Compromís, PSOE y PdC (Podemos), al Partido Popular y C’s aprobaron privatizarla por 12 años.

EUPV fue la única formación política en oponerse a la privatización del complejo, ya que lo concebimos como un servicio deportivo municipal cuyo único fin radica en el fomento de la salud y el ocio en nuestro municipio, al alcance de todos/as los vecinos/as, y de todos los bolsillos. Y no como un proyecto empresarial que deje en la puerta a quienes no le sea rentable a la empresa que lo gestione.

Como ya denunció Esquerra Unida, las instalaciones de la piscina entraron en fase de pruebas hace dos años, agosto de 2016, y a principios de 2017 la piscina ya se encontraba en plenas condiciones para ser abierta y poder ser disfrutada por los usuarios. Si a día de hoy aún está cerrada es debido a los trámites burocráticos de su privatización. O lo que es lo mismo, hace un año y medio que podríamos estar disfrutado de las instalaciones deportivas si estas fueran directamente gestionadas por el ayuntamiento.

Como consecuencia de esta tardanza, el mantenimiento realizado únicamente para evitar que se puedan deteriorar o dañar los sistemas por la falta de uso, genera altos costes para las arcas municipales. Desde enero 2017 estamos pagando 4.700 euros al mes y desde el tercer trimestre de 2017 dicho importe ha sido incrementado a 5.900€ al mes, al incluirse el mantenimiento de las pistas deportivas anexas. Calculamos que hasta agosto de 2018, la piscina cuenta con un sobrecoste de mantenimiento de 100.000€, cifra que nos parece vergonzante.

Para finalizar, a Esquerra Unida le preocuparía que tras un año y medio no contemos con un pliego de contratación para la prestación de los servicios de mantenimiento citados, lo que indicaría que, o bien estamos fraccionando contratos menores o nos encontramos pagando facturas a una empresa sin tan siquiera contar con un contrato, las dos opciones irregulares y sancionables. Es por ello, que nuestro grupo municipal ya ha pedido todas las facturas, así como los informes de los técnicos municipales de lo que consideramos “una ruinosa gestión para los bolsillos de los campelleros y campelleras”.

LA ADMINISTRACIÓN: ESA GRAN DESCONOCIDA O ESA GRAN PARADOJA? Primera parte.

Angel Sánchez
Opinión sobre: LA ADMINISTRACIÓN: ESA GRAN DESCONOCIDA O ESA GRAN PARADOJA? Primera parte.

La administración pública, la sufrimos o la disfrutamos todos y todas. La realidad es que el disfrute o el sufrimiento va más por afinidades simbólicas o personales que por motivos verdaderamente racionales, porque si así fuera, existirían mareas de ciudadanos y ciudadanas pidiendo el cierre de las administraciones por suponer un lastre. Pero, la administración, en un marco democrático, no solo es el ente que presta determinados servicios: representa a la ciudadanía, las preferencias, las ambiciones y preocupaciones colectivas.

Los Ayuntamientos de la transición se enfrentaban a retos importantes. Realmente y pese a la politización de la sociedad del momento, las diferencias ideológicas se relativizaban ante la ausencia de una organización administrativia ( pocos medios humanos y materiales, procedimientos discrecionales, etc). Pero lo que en verdad la relativizaba ( y ahí están los datos) era la ausencia de servicios e infraestructuras ( se puede observar y comparar las similitudes en cuanto a los objetivos de la primera época democrática en Ayuntamientos gestionados por opciones políticas diferentes).

En nuestro municipio se realizó un importante esfuerzo en las dos direcciones: se crearon servicios y se dotó al municipio de infraestructuras, a la par que se reformaba la estructura administrativa dotándola de medios personales y procedimientos administrativos. Pero la época en la que ésto se realizó, la marea neoliberal había llegado a Europa de la mano de los gobiernos Británico y Estadounidense: Theacher y Reagan fueron los dirigentes que simbolizaron el triunfo de la ideología neoliberal ante los movimientos progresistas. El fin de las ideologías preconizado por Fukuyama y Bell supuso realmente el declive de las ideas progresistas, en concreto las socialdemócratas que habían hegemonizado la Europa de post guerra. Y nuestro municipio no fue ajeno a la hegemonía de los nuevos paradigmas neoliberales sobre los servicios y la administración: la Nueva Gestión Pública.
El principio fundamental de éste paradigma es la superioridad de la gestión privada frente a una gestión pública excesivamente burocratizada, lenta y costosa. Por consiguiente, muchos de los servicios que por aquel entonces se pusieron en marcha, fueron a través de la herramienta de la externalización de servicios. La socialdemocracia renunció a buscar alternativas, y así seguimos hasta nuestros días.

Pero, la dinámica empresarial y la consiguiente conversión de la ciudadanía en consumidores de servicios ( clientes, contribuyentes, etc) se hizo sobre la segmentación e individualización de la sociedad, donde el servicio prestado a menor precio ( para la administración, no quizá para el ciudadano) no dejaba ver los efectos que éste partenariado público-privado acarreaba para la sociedad: precarización del empleo creado en torno a los servicios, supeditación al precio y no a la calidad, perdida de control colectivo, etc. Y todo ello, bajo la supervición de una estructura burocrática con bajos niveles de vocación y separada de la sociedad real a través de beneficios directos e indirectos ( la cuestión de los y las empleados públicos como «nueva clase», la abordaré en otro texto) que ha fallado estrepitosamente en su labor, multiplicando exponencialmente casos de nepotismo, clientelismo y corrupción (entendida por corrupción cualquier práctica que vulnere la ley, incluso sin obtener rédito individual).
Pero, contradictoriamente, en nuestra administración local se da la paradoja de que, manteniendo una estructura burocrática más estática que dinámica, ha pretendido clientelizar a la ciudadanía pero sin permitir que ésta ejerza sus derechos de consumidor: sin rendir cuentas, sin informar y sin adaptarse a las circunstancias de sus hipotéticos clientes. Privatizando más por comodidad siguiendo esa estática neoliberal «heredada», que por reforzar a los derechos democráticos de ciudadanía.

Los movimientos progresistas se enfrentan a un verdadero punto de inflexión: o buscar alternativas al paradigma que se ha demostrado como democráticamente perverso ( clientelización de la ciudadanía) o resignarse a lo que Limblond definió como «ir tirando», rindiéndose ante el neoliberalismo por incapacidad, comodidad o simplemente por carecer de compromisos éticos y políticos más allá de un interés coyuntural. Pero, incluso, desde el punto de vista de la mera supervivencia electoral, ¿no sería lógico buscar alternativas que los diferenciase de la derecha?.

La realidad política

Angel Sánchez
Opinión sobre: La realidad política

Quizá sea interesante avanzar en el concepto de rendición de cuentas y asignación de responsabilidades como elemento central en unas elecciones, mas allá de los rituales electorales en forma de comunicación electoral.
La realidad política, como he mantenido en diferentes ocasiones, ha variado de hecho, aunque no de derecho: la Ley Electoral sigue siendo una norma con intenciones proporcionales pero con voluntad mayoritaria. La ciudadanía ha decidido, no se si coyuntural o definitivamente ( eso, los avatares de la política lo decidirán), abandonar la agregación mayoritaria de voto en las dos organizaciones que tradicionalmente aglutinaron electoralmente a la sociedad española, optando por una diseño plural y una representación que, pese a que a algunos les gusta definir como “fraccionada”, personalmente prefiero el término diversa.

Pese a la desafección social por la “política”, la ciudadanía decidió en 2015 y 2016 ejercer su derecho a ser representados, pero sin dar la mayoría a nadie. Esto, de hecho ha convertido la democracia mayoritaria ( rasgo principal de nuestros años de democracia parlamentaria) en una de corte consensual, aunque ésto, también habría que cogerlo con pinzas, a la vista del instrumentalismo con el que algunos partidos de los “nuevos” actúan en éste (coyuntural o definitivo) marco electoral. Y esa diversidad; esa pluralidad se ha concretado en diferentes gobiernos de coalición en diferentes niveles institucionales. Por ejemplo, y por ser el más cercano: tras la presentación de la moción de censura, el candidato del partido con más numero de diputados al margen de Ciudadanos y el PP, logró el apoyo de la mayoría de la Cámara, aupando a un candidato socialdemócrata a la Presidencia del Estado. En un ámbito más cercano: el gobierno del Botanic logró poner de acuerdo a tres fuerzas políticas para gobernar en la Comunidad Valenciana. Y ya en un ámbito más doméstico: uno de los candidatos de las formaciones políticas con representación logró el apoyo de cinco grupos municipales, sumando los votos necesarios para alzarse con la Alcaldía.

Estos tres ejemplos, lo son de diferentes formas de coalición: el primero, de una coalición de investidura sin acuerdo de gobierno. El segundo, con un acuerdo de investidura y acuerdo de gobierno entre dos de las tres formaciones que alcanzaron el acuerdo ( recordar que Podemos decidió quedarse fuera del gobierno autonómico). Y el tercer, el nuestro, un acuerdo entre cinco formaciones políticas, que en su día fue mayoritario en la investidura pero hoy es minoritario al haber expulsado el Alcalde a uno de los “socios fundadores” del actual gobierno.
El estudio y análisis de los gobiernos de coalición post electorales sigue siendo un terreno prácticamente inexplorado en la ciencia política, básicamente en cuanto al concepto de rendición de cuentas y la asignación de responsabilidades: en un gobierno de coalición múltiple, ¿cómo se asignan las responsabilidades?

La pregunta es compleja, pues no todos los casos de un gobierno de coalición suponen las mismas dificultades para que la ciudadanía juzgue la acción del gobierno. Así, en el primer caso planteado, será fácil asignar responsabilidades al ser un gobierno monopartidista, pese a haber alcanzado el poder con el apoyo de diferentes grupos. Aquí siempre queda otro eufemismo político para justificar la posible ineficacia o improductividad del gobiero: la culpa es de otros. En el segundo caso, y llegado el momento de las elecciones, la ciudadanía, en función de diferentes factores en los que hoy no voy a entrar, decidirá méritos y deméritos de los dos socios que asumieron el gobierno de coalición (PSPV-PSOE y Compromís), pero en nuestro caso doméstico, ¿cómo se asignan responsabilidades?, ¿en función de políticas o resultados?, ¿como se juzga el papel de cada uno de los actores implicados en un gobierno que ha mantenido la difusa marca de “equipo de gobierno” en un ejercicio, aceptado por diferentes causas ( en las que hoy, tampoco voy a entrar) , de uniformidad partidaria?.

Evidentemente, como decía, la decisión de la ciudadanía a la hora de exigir responsabilidades, premiando o castigando la acción de gobierno, requiere de una reflexión previa a la decisión. Evidentemente, las decisiones no están exentas de carga emotiva, pero creo que ésta debería combinarse con un análisis comparativo, como mínimo.

Y, como dicen que no hay dos sin tres, en la tercer entrega de ésta extensa reflexión personal, me centraré en los aspectos que, en mi opinión, podrían ser un elemento valorativo cuando llegue el momento, que en mi opinión es muy importante, de decidir a quien le damos nuestro apoyo y porqué.