Comunicado de Prensa de la Diócesis sobre La ermita de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de la Coveta Fumá

Sobre el derrumbe de la ermita de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de la Coveta Fumá, en El Campello, el domingo 24 de junio, la Diócesis de Orihuela-Alicante desea informar y comunicar lo siguiente:

La ermita de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de la Coveta Fumá, de El Campello, se construye alrededor del año 1965, por iniciativa privada. La construcción, realizada con los medios y las técnicas propias de la época, se hizo con el fin de establecer un lugar de culto en el que dar servicio religioso a los vecinos de la urbanización y con la idea de que pasara a ser propiedad del Obispado de Orihuela-Alicante. El primero en prestar esa atención fue un sacerdote holandés, durante unos quince años.

Sobre el año 1970 pasa a depender del Obispado de Orihuela-Alicante, siendo desde entonces la parroquia de Santa Teresa de El Campello, a cuya circunscripción territorial pertenece, la que se ha encargado totalmente de su atención pastoral y cuidado material.

Durante estos años, aparte del servicio religioso dominical, la parroquia, con la ayuda y colaboración de los feligreses, ha acometido una serie de actuaciones de adecentamiento y mantenimiento que han supuesto el arreglo y urbanización de la plaza de la ermita, la eliminación de los árboles que dañaban la cimentación del inmueble, la conducción de las aguas para evitar humedades y otros daños derivados, y el mantenimiento de la techumbre y reposición de la misma.

En esta línea de actuaciones se habían colocado testigos para el seguimiento de algunas grietas que en ningún momento dieron la voz de alarma y en estos momentos se estaba en la recogida de donativos para seguir acometiendo actuaciones de conservación en el inmueble.

Con relación a los daños causados, tanto los personales como los materiales, lo lamentamos profundamente, así como informamos que se ha puesto en marcha con la Compañía de Seguros UMAS, con la cual se dispone de una póliza de Responsabilidad Civil, la apertura del expediente que contemple y atienda todos aquellos afectados por el incidente a la mayor brevedad posible.

Con relación a la continuidad de la ermita y del servicio religioso en la zona manifestar que es voluntad de la parroquia de Santa Teresa y del Obispado de Orihuela-Alicante el mantenimiento del mismo en cuanto sea posible.

Por último, el Obispado de Orihuela-Alicante junto con la parroquia de Santa Teresa, abren de inmediato conversaciones con el Ayuntamiento de El Campello para proceder, con el asesoramiento de los técnicos municipales y de la Comisión de Obras del Obispado, a la puesta en marcha de las actuaciones pertinentes para que en plazo razonable, la parroquia pueda ofrecer atención religiosa a la zona.

Programa Participativo correspondiente al mes de JUNIO con D. Pedro Mario Pardo, Concejal de EUPV de El Campello

Programa Participativo correspondiente al mes de JUNIO con D. Pedro Mario Pardo, Concejal de EUPV de El Campello

Serie de programas participativos en Radio El Campello a cargo del Concejal de Izquierda Unida de nuestro Ayuntamiento de El Campello en los cuales se habla de temas de suma importancia para el futuro de nuestro municipio.

Los temas tratados en este programa versaron sobre; Subvenciones nominativas, fuente centenari, personal municipal, presupuestos, piscina y muchos temas más.

En cuanto a la serie de programas participativos cualquier ciudadano puede sugerir o preguntar al Concejal, Pedro Mario Pardo de EUPV, sobre cualquier tema que le inquiete, le preocupe o desee información a través de correo info@radioelcampello.es y en el programa siguiente procurará resolver las dudas que se le planteen

PROGRAMA PARTICIPATIVO DEL MES DE JUNIO DE 2018….

La administración como problema.

Angel Sánchez
Opinión sobre: La administración como problema.

El discurso político acostumbra a considerar de forma tácita que la ciudadanía es simplemente un grupo de inexpertos consumidores de servicios a los que pueden valer las justificaciones y, por lo tanto, para quien las explicaciones ( la rendición de cuentas) no son necesarias. Decía Albert Hirschman, que una democracia consigue legitimidad cuando las decisiones que se adoptan emanan de una completa y abierta deliberación entre sus grupos, órganos y representantes, algo que suena casi a broma si miramos la relación entre la ciudadanía y la administración local. De ahí que una gran parte de la ciudadanía se haya vuelto escéptica e relación con la actividad política, asumiendo el sistema de representación política como una “carga” más que ha de sobrellevarse.

El utilitarismo de la política; el ejercicio reduccionista de limitar la democracia al mero ejercicio de seleccionar dirigentes cada cierto período de tiempo, no solo pervierte la relación entre la ciudadanía y los representantes políticos, sino que profundiza en al paradigma que parece seguir dominando en gran medida la actividad de la administración: la ciudadanía rebajada al rol de consumidor de servicios. Y ahí, los movimientos políticos que pretendieron representar a una mayoría, han fallado estrepitosamente, convirtiéndose en una mala copia de los genuinos representantes de la gestión neoliberal en el ámbito local.

Personalmente, he intentado catalogar a la administración local en función de los rasgos conocidos y los marcos conceptuales que en la ciencia política se utilizan para el análisis. ¿Es una administración discrecional y por lo tanto tiene rasgos de la antigua administración?. No, porque el desarrollo del proceso de modernización que disfrutó nuestra administración local bajo la dirección del nunca suficiente valorado y, por lo tanto, añorado Secretario municipal, D. Vicente Boix, situó una administración con pocos recursos, pocos profesionales y procedimientos no reglados en una administración moderna. ¿Correspondería por lo tanto encuadrar nuestra administración en el nivel de la administración tradicional racional-burocrática?. Evidentemente las normas y procedimientos reglados, la organización jerarquizada y la, en principio indiscrecionalidad, la situarían en ese estadio pero, ¿no existen rasgos o elementos que correspondan a ese nuevo paradigma que supuso la Nueva Gestión Pública?. Si. Los intentos ( solo intentos )de establecer vías de participación ciudadana ( en el período de 1991 a 1995 se pusieron en marcha los consejos sectoriales de deportes, cultura, juventud y turismo), junto con la externalización de servicios coinciden en parte con el paradigma neoliberal cuyo objetivo era ( y es) que la administración funcionase bajo criterios importados del mundo de la empresa, cuestión ésta que sería motivo de otro debate. Entonces, ¿donde encuadrar a nuestra administración?. A caballo entre la Administración burcrática y la nueva gestión, quizá. ¿Y ésto que significa?. Pues que, a pesar de la coincidencia en la existencia de rigidez de los procesos administrativos y la jerarquización burocrática, a pesar del uso de técnicas provenientes del mercado, si por algo podría definirse hoy nuestra administración es por ser un entramado difícilmente analizable. Y, ¿porqué esa casi obsesión por analizar y encuadrar?. Simplemente para entender: qué procesos, cómo se implementan, cual es la organización y porqué para poder valorar posibles mejoras no solo en la prestación de los servicios, sino en la forma en la que se toman las decisiones, por quién y para quién.

¿Y todo ese rollo, porqué? La administración, en mi opinión, se ha convertido en un problema para la propia administración. Es una administración burocrática que vive de espaldas a la ciudadanía y que, como una administración racional-burocrática, no mira a los ojos de la ciudadanía, y además de eso, vive bordeado la legislación vigente, cuando no vulnerándola abiertamente, extremo que, pese a la condescendencia (complicidad, más bien) del actual gobierno con los responsables, cuestan miles o millones de euros a la ciudadanía, miles y millones de euros que deberían (que tendrían que) dedicarse a mejorar la vida de la ciudadanía. Casos como las indemnizaciones por incumplimientos legales para con los trabajadores públicos ( caso del 1%), como los del “olvido” en el pago de la seguridad social ( que acarreó una importante sanción), como los del informe encargado extraoficialmente por un concejal, como las indemnizaciones millonarias a empresas , como la anulación del Plan de Ordenación urbana, etc. Y todo ello, aderezado con un incremento exponencial desde 2007 de la partida de productividad y servicios extraordinarios que éste gobierno debería haber parado ya ( ¿solución a través de una RPT?,¿cómo?,¿consolidando productividades que vulneran la ley?).

El gobierno de coalición ha profundizado la brecha entre administración y administrado que abrió el pp y que durante veinte años ha convertido una administración en camino de la modernidad en un entramado de intereses difícilmente explicable, y no digamos ya justificable. Y si: fue el PP el que remodeló la administración que el Secretario Vicent Boix tanto empeño puso en modernizar, poniéndola a su servicio y poniendo a la estructura política al servicio de determinados grupos internos de presión. Lo sorprendente y profundamente frustrante es que conocimiento grupos políticos el grave problema de la administración, su desorganización operativa y salarial, no se empeñasen en ordenarla y ponerla al servicio de la ciudadanía. Personalmente, de nada me sirven las empalagosas declaraciones de estar “al servicio del pueblo” cuando la realidad es que es al contrario: el pueblo está al servicio de la administración priorizando el ese statu quo como área de confort de la clase política local.

Creo que ésta legislatura ha fracasado por varias cuestiones, pero uno, sin lugar a dudas es el secuestro de la voluntad política por lobbies internos cuya única preocupación es mantener el statu quo, dándole la espalda a esa promesa que todos y todas hicimos cuando tomamos posesión, incluidos los cargos públicos: cumplir el cargo, respetando las leyes. La cuestión, que he repetido en diferentes ocasiones se refiere a la legitimidad: ¿con qué legitimidad se exige el cumplimiento de la ley, si aparentemente el objetivo de la administración en bordearla en función objetivos inconfesables?.

La administración tiene un problema: la propia administración. Y urge, tanto una concienciación política como ciudadana, porque al fin y a la postre, la administración existe porque existe una ciudadanía que administrar y, no nos olvidemos: representar.

Entrevista a componentes del Partido Político de Ciudadanos de El Campello

El pasado Miércoles, en los Estudios de Radio El Campello se llevó acabo una Entrevista a componentes del Partido Político de Ciudadanos de El Campello.

Los componentes de dicha tertulia fueron:

D. Julio Oca, Concejal del Ayuntamiento de El Campello
Dña. Ascensión García, componente de la Ejecutiva de Cs
Dña. Mercé Pairó, componente de la Ejecutiva de Cs
y D. Miguel Angel de la Peña, responsable de Comunicación y Redes.

Se trataron temas de suma importancia de nuestro Municipio, El Campello, de una manera distendida y analítica. Temas como la Piscina, Vados, Presupuestos, Grúa, Edificant, Vertedero, contenciosos, superávit, Complementos, RPT…

PERO MEJOR ESCUCHA LA ENTREVISTA….

Programa Participativo correspondiente al mes de MAYO con D. Pedro Mario Pardo, Concejal de EUPV de El Campello

Programa Participativo correspondiente al mes de mayo con D. Pedro Mario Pardo, Concejal de EUPV de El Campello

ESCUCHA EL PROGRAMA

Geometría variable

Angel Sánchez
Opinión sobre: Geometría variable

Desde el inicio mismo de la legislatura, la geometría política que propició la investidura, varió. Y lo hizo, en primer lugar, con el rechazo de uno de los grupos políticos que apoyó la investidura a entrar en el gobierno, para pasado el tiempo, volver a variar con la abrupta salida de otro de los “socios fundadores” del actual gobierno de coalición en minoría. La salida fue acompañada de la entrada del grupo que decidió en principio no participar, cuestión que no resolvía la posición de debilidad del gobierno de coalición.

La cuestión de la aritmética se ha puesto sobre la mesa en nuestro municipio a lo largo de nuestra historia democrática. En 2014 el partido popular precisó de apoyos para aprobar el presupuesto que todavía sigue vigente. No obstante, esa misma geometría se complica a partir de 2015 con los resultados electorales: si al partido popular le hizo falta únicamente dialogar con un partido, en 2015 el diálogo concitó a cinco. La fragmentación que surgió de las urnas, anula cualquier intento formal de analizar la coalición resultante, no solo por el gran número de actores que intervienen, sino por el descuelgue de uno de los grupos mayoritarios en un primer momento, y la salida de otro pasado poco tiempo. Por lo tanto, el único enfoque posible de análisis es el multidimensional al haberse demostrado a lo largo del tiempo que el proceso de formación y modificación de la coalición ha sido un proceso dinámico y continuo.

En un primer momento, la distancia ideológica y programática parece salvarse con la redacción de un programa mínimo de gobierno que contiene unos puntos, además de unos principios que sirven como sustento al acuerdo. Pero éste documento se presenta como no valido con el paso del tiempo, pues la opción del gobierno de coalición minoritario fue la de seguir una estrategia incrementalista ( partiendo de lo hecho, incrementar o modificar las actuaciones políticas) frente a la reformadora que en principio se suponía y esperaba.

La situación que hoy vivimos, respecto a un supuesto y extraoficial debate presupuestarios ( no existe acuerdo en el órgano correspondiente que establezca un calendario con plazos temporales para culminar el debate), pone de relieve que la aritmética municipal sigue siendo cambiante. En principio, la exclusión manifiesta del que fuera socio de investidura planteaba una única alternativa: Ciudadanos. Los tres votos de éste grupo aseguraban la aprobación de los presupuestos, aunque tras las palabras del Alcalde en la última sesión plenaria ( a la recriminación del pp sobre su aparente posición prescindible, la respuesta fue un : “de momento”) cualquier posibilidad sigue abierta.

El hecho de que no se haya utilizado el mecanismo de la “moción de confianza”, instrumento anulado al haber entrado en el último año de legislatura, plantea un escenario complejo. La moción de confianza, planteada por el Alcalde al Pleno municipal, uniendo a ésta los presupuestos municipales habría sido ganada dadas las distancias ideológicas entre los grupos que hoy componen la oposición: un acuerdo entre PP, Ciudadanos y Esquerra Unida es inviable (variable aritmética imposible que ha posibilitado la permanencia del gobierno de coalición en minoría). Pero ésta cuestión ha decaído porque ya no se está a tiempo. En cuanto a lo que se establecía en la disposición adicional 16ª de la Ley 7/ 1985, introducida por el art. 1.38 de la Ley 27/2013, y tras declarar éste apartado inconstitucional por el Tribunal Constitucional, la aprobación por la Junta Local de Gobierno del Presupuesto (en el caso de no alcanzar la mayoría necesaria), tampoco es ya una posibilidad. ¿Entonces?. Únicamente queda la posibilidad de que la geometría variable municipal propicie los apoyos suficientes para aprobar unas cuentas que, por otro lado, trascenderán a la presente legislatura dadas las fechas en las que nos encontramos.

Casos similares hemos tenido ésta legislatura. Como antes mencionaba la aprobación del Estudio Económico-financiero de la piscina municipal e instalaciones anexas, así como el pliego de condiciones de éste servicio, fueron aprobadas con el apoyo “implícito” de PP y Ciudadanos (no votaron que si, pero cedieron “abstenciones” a la coalición de gobierno), en una prueba más de que la geometría es variable en función de la coincidencia en cuanto a los objetivos y no solo en la relación al eje ideológico.

Hasta ahora hemos hablado de la política de coaliciones que ha sido factible, pues del momento de la investidura hasta nuestros días lo políticamente deseable no ha sido aritmeticamente posible, ¿o si?. Esa es una buena pregunta, pues el abandono de los objetivos expresados en el documento que sustentó la investidura hace pensar que ha existido coincidencia siempre que se ha buscado, pero no siempre ha sido la que presumiblemente resultaba del proceso de investidura, o lo que es lo mismo: ha habido una tendencia hacia posiciones conservadoras en cuanto a las preferencias en los acuerdos, abandonando las posiciones de izquierdas que inspiraban el documento que propició el acuerdo inicial.

Es absolutamente legítimo que la realidad condicione la toma de decisiones, pero esta legitimidad debe reforzarse con una estrategia, más que comunicativa, explicativa: la ciudadanía debe conocer el porqué de las variaciones estratégicas. Hasta ahora solo han existido manifestaciones redundantes en el discurso retórico cuyo objetivo es el reforzamiento de los símbolos y, curiosamente, ese discurso solo ha sido realizado por uno de los socios del gobierno de coalición en minoría, algo que indica que las relaciones en el seno de la coalición son igualmente variables a estudiar para así poder, en principio entender el papel de cada actor y, de ahí, atribuir responsabilidades, positivas o no en cuanto a las decisiones y las no decisiones.

El último año de legislatura nos va a deparar situaciones interesantes, aunque creo que no será posible resolver el embrollo institucional hasta 2019, cuando la ciudadanía vuelva a votar expresando sus preferencias y, como decía, premiando o castigando, espero que no solo discursos retóricos, sino propuestas.